sábado, febrero 24, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

Hoy se festeja a San Antonio Abad

Patrono de los animales domésticos, amputados y de los enterradores, la fiesta de San Antonio Abad.

San Antonio Abad, su fiesta es el 17 de enero, es patrono de los amputados, protector de los animales, los tejedores de cestas, los fabricantes de cepillos, los carniceros, los enterradores, los ermitaños, los monjes, los porquerizos y los afectados de eczema, epilepsia, ergotismo, erisipela y enfermedades de la piel en general.

También este santo es conocido algunos países como San Antón. La parroquia que lleva este nombre en Puebla se ubica en la 105 poniente y privada B de la 16 de septiembre en la colonia la Popular, el decanato de Mayorazgo.

Por ser San Antonio protector de los animales se acostumbra a que en su fiesta se lleven a bendecir los animales domésticos, en el de San Antonio de Padua ubicado en la 24 poniente 110 B en el Barrio de San Antonio, los feligreses lleven a sus mascotas para ser benditas por los sacerdotes. Y podemos ver en estas fechas perros, gatos, canarios, conejos, pollos y animales exóticos, con adornos para recibir el agua bendita.

Así que conoceremos quién fue este santo, antes le diré que el nombre de Antonio etimológicamente significa Floreciente. Antonio nació en el pueblo de Comas, cerca de Heraclea, en el Alto Egipto en el año de 251.

antonio abad 3

Cuentan que al morir sus padres, y quedar al cuidado de su hermana la entrego al cuidado de las vírgenes consagradas, vendió todas sus posesiones, entregó el dinero a los pobres y se retiró a vivir en una comunidad local haciendo ascética, durmiendo en un sepulcro vacío, en esta época tenía 20 años de edad.

Luego pasó muchos años ayudando a otros ermitaños a dirigir su vida espiritual en el desierto, más tarde se fue internando mucho más en el desierto, para vivir en absoluta soledad.

Muchos dicen que vivió 105 años de edad. De acuerdo a los relatos de San Atanasio y de San Jerónimo, popularizados en el libro de vidas de los santos La leyenda dorada que compiló el dominico genovés Santiago de la Vorágine en el siglo XIII, Antonio fue reiteradamente tentado por el demonio en el desierto.

La tentación de San Antonio se volvió un tema favorito de la iconografía cristiana, representado por numerosos pintores de fuste.

La fama de hombre santo y austero atrajo a numerosos discípulos, a los que organizó en un grupo de ermitaños junto a Pispir y en Arsínoe.

Por ello, se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana; sin embargo y pese al atractivo que su carisma ejercía, nunca optó por la vida en comunidad y se retiró al monte Colzim, cerca del Mar Rojo como ermitaño; abandonó su retiro en el año de 311 para visitar Alejandría y predicar contra el arrianismo. Jerónimo de Estridón, en su vida de Pablo el simple, un famoso decano de los anacoretas de Tebaida, cuenta que Antonio fue a visitarlo en su edad madura y lo dirigió en la vida monástica; el cuervo que, según la tradición, alimentaba diariamente a Pablo entregándole una hogaza de pan, dio la bienvenida a Antonio suministrando dos hogazas.

A la muerte de Pablo, Antonio lo enterró con la ayuda de dos leones y otros animales; de ahí su patronato sobre los sepultureros y los animales.

Se cuenta que también en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos que estaban ciegos, en una actitud de súplica, Antonio curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara; pero con el tiempo y por la idea de que el cerdo era un animal impuro se hizo costumbre de representarlo dominando la impureza y por esto le colocaban un cerdo domado a los pies, por que era vencedor de la impureza.

Además en la Edad Media para mantener los hospitales soltaban los animales y para que la gente no se los apropiara los pusieron bajo el patrocinio de Antonio, por lo que corría su fama; en la teología el colocar los animales junto a la figura de un cristiano era decir que esa persona había entrado en la vida bienaventurada, esto es, en el cielo, puesto que dominaba la creación.

antonio abad 2

Algunos afirman que Antonio vivió 105 años y dio orden de que sus restos reposaran a su muerte en una tumba anónima; sin embargo, alrededor del año 561 sus reliquias fueron llevadas a Alejandría, donde fueron veneradas hasta alrededor del siglo XII, cuando fueron trasladadas a Constantinopla; la Orden de los Caballeros del Hospital de San Antonio, conocidos como Hospitalarios, fundad por esas fechas, se puso bajo su advocación.

La iconografía lo refleja representado con frecuencia a Antonio con el hito negro de los Hospitalarios y la tau o la cruz egipcia que vino a ser el emblema como era conocido.

Luego de la caída de Constantinopla, las reliquias de Antonio fueron llevadas a la provincia francesa del Delfinado, a una abadía que años después se hizo célebre se hizo célebre bajo el nombre de Saint-Antoine-en-Viennois; la devoción por este santo llegó también a tierras valencianas, difundida por el obispo de Tortosa a principios del siglo XIV.

antonio abad

La orden de los antonianos se ha especializado desde el principio en la atención y cuidado de los enfermos con dolencias contagiosas como peste, lepra, sarna, enfermedades venéreas y sobre todo el ergotismo, llamado también fuego de San Antón o fuego sacro o culebrilla; se establecieron en varios puntos del Camino de Santiago, a la afueras de las ciudades, donde atendieron a los peregrinos afectados.

El hábito de la orden es una túnica de sayal con capuchón y llevan siempre una cruz en forma de tau, como la de los templarios; durante la Edad Media además tenían la costumbre de dejar sus cerdos sueltos por las calles para que la gente les alimentara; su carne se destinaba a los hospitales o se vendía para recaudar dinero para la atención de los enfermos.

Existió otra antigua orden llamada Orden de San Pablo y San Antonio Abad hasta los años 40 del siglo XX, de carácter semianacorético con similitudes propias de los cartujos y los camaldulenses, esta orden se dividió entre sus miembros, en la que algunos se integraron dentro del Carmelo Descalzo, en 1957 y los demás formaron la Congregación de Fossores de la Misericordia dedicada al cuidado de los cementerios, existe una congregación posterior a esta orden, que ha tomado el mismo nombre Congregación de ermitaños de San Pablo y San Antonio.

Sus dos únicos monasterios están en la isla de Palma de Mallorca.

Las festividades en memoria de este santo son muchas y se hacen bailes y fiestas así en la zona de la Vega de Granada acostumbran elaborar en esta época la conocida Olla de San Antón, se trata de un puchero elaborado principalmente con habas secas, carne de cerdo, patatas junto con otros ingredientes que pueden variar dependiendo la zona. Así esta la historia de esta santo.

Te puede interesar:

Rézale al Santo del Amor

El gran predicador, San Vicente Ferrer

Hoy es la fiesta de san Roque

ÚLTIMOS ARTÍCULOS