Antonio Vivaldi, compositor de las cuatro estaciones

Antonio Vivaldi, compositor de las cuatro estaciones (1)

El músico italiano fue sacerdote católico pero se dedicó a su pasión, la música.

Hoy en Revista Única en el aniversario 281 de su muerte, recordamos a uno de los más grandes compositores de música de todos los tiempos, Antonio Lucio Vivaldi; nació el 4 de marzo de 1678 en Venecia, Italia. Fue apodado como Il prete rosso («el cura rojo»), esto por ser sacerdote católico y era pelirrojo. El primer maestro de música fue su padre, Giovanni Battista Vivaldi, quien era un violinista muy respetado y era empleado de la iglesia de San Marcos. Existe la posibilidad, de que siendo niño Antonio también estudió con el compositor Giovanni Legrenzi, aunque no esta demostrado. Desde pequeño fue educado para dedicarse al servicio religioso, además de la vida musical. Fue ordenado sacerdote en el año de 1703. Se dedicó por completo a la música, en otoño de 1703 fue nombrado profesor de violín en el della Ospitale Piedad de Venecia. Unos años después fue nombrado director de la orquesta en esa institución; bajo su dirección la orquesta dio muchos conciertos brillantes y logró una reputación internacional. Vivaldi estuvo en la Piedad hasta el año de 1740. A lo largo de los años realizó numerosos viajes que tomó para fines profesionales, a las ciudades italianas y extranjeras. De Viena, viajó a Italia de 1729- 1730 y hasta Amsterdam, los Países Bajos, desde 1737 a 1738. Dentro de Italia viajó a varias ciudades para dirigir las representaciones de sus óperas. Dejó Venecia por última vez en 1740. Murió en Viena el 28 de julio de 1741.

Las obras más famosas de Vivaldi. De las más de 770 obras que compuso Vivaldi, las más famosas son Las cuatro estaciones, una serie de conciertos para violín y orquesta. Obra que forma parte de su opus 8 «Il cimento dell’armonia e dell’inventione». Esta obra hizo historia, ya que rompió con el paradigma del Concerto Solli, en el cual el instrumento solista llevaba todo el peso de la melodía y la composición, y el resto de la orquesta se limitaba a ejercer el acompañamiento. Pero en Las cuatro estaciones la orquesta hace de relieve para el concierto de violín, desarrolla la obra. Esto influyó mucho en compositores posteriores.

Vivaldi fue muy productivo como compositor en la música vocal e instrumental, sagrada y secular (no religiosa). De acuerdo a las investigaciones que se han hecho de su vida y de su obra, Vivaldi compuso más de setecientas piezas –desde sonatas (composiciones instrumentales por lo general con tres o cuatro movimientos) y óperas (dramas musicales que consisten en piezas vocales e instrumentales) a conciertos (composiciones musicales para uno o dos intérpretes vocales establecidas en contra de una orquesta completa).

Hoy en día la música vocal de Vivaldi es poco conocida. Pero en su época fue famoso y exitoso como compositor de ópera. La mayoría de sus óperas fueron escritas para Venecia, pero algunos se llevaron a cabo en toda Italia en Roma, Florencia, Verona, Vicenza, Ancona, y Mantua. Vivaldi fue también uno de los grandes virtuosos del violín del siglo XVIII, o músicos con capacidad excelente. Este virtuosismo se refleja en su música, lo que hizo que fuera uno de los más demandados en la técnica del violín. En sus obras instrumentales, naturalmente, favoreció el violín. Él escribió la mayoría de sus sonatas para uno o dos violines y contrabajo a fondo. De sus conciertos, 221 son para violín solo y orquesta. Otros conciertos son para una variedad de instrumentos solistas, incluyendo la flauta, el clarinete, la trompeta, y la mandolina. También escribió varios conciertos para instrumentos solistas, conciertos Grossi, y conciertos para orquesta completa. El concerto grosso cuenta con un pequeño grupo de instrumentos en solitario, en contraste con la orquesta completa. El concierto para orquesta cuenta con diferencias de estilo en lugar de las diferencias de instrumentos.

Los conciertos de Vivaldi se desarrollan generalmente en tres movimientos, dispuestos en el orden de rápido rápido, lento. Los dos movimientos exteriores están en la misma clave; el movimiento central se encuentra en la misma clave o en una tonalidad vecina. Dentro de los movimientos, los ingresos de música en el principio de la alternancia dando paso para el instrumento solista alternativo (s) de conductos para la orquesta completa. El instrumento solista se puede extender al material interpretado por la orquesta, o puede reproducir material de muy diferente de la música propia. En cualquier caso, la alternancia entre solista y orquesta se acumula una tensión que puede ser muy dramática. El tiempo en la música orquestal de Vivaldi es diferente, por supuesto, en función de una música moderna en su tamaño y constitución. Aunque los vientos se utilizan a veces para, cadenas que constituían el grueso de los instrumentos. En un concierto de Vivaldi, la orquesta es esencialmente una orquesta de cuerdas, con una o dos claves u órganos para jugar a fondo el contrabajo.

Así algunos de los conciertos de Vivaldi son piezas de música de programa, pues no dan descripciones musicales de acontecimientos o escenas naturales. Las estaciones, por ejemplo, consiste en cuatro conciertos que representan las cuatro estaciones. Pero en sus conciertos el «programa» no determina la estructura formal de la música. Parte del material musical puede imitar la llamada de un pájaro o el susurro de las hojas; pero se mantiene en el plan formal del concierto. Los conciertos de Vivaldi fueron ampliamente conocidos durante y después de su vida. Ellos fueron copiados y admirados por otro músico, Johann Sebastian Bach (1685-1750). En Europa musical del siglo XVIII Vivaldi fue uno de los grandes nombres.

Curiosidades de Vivaldi.

Precursor de la radio. Al margen de lo dicho sobre el hecho de que fuera ordenado sacerdote, Vivaldi también destacó en su vida musical por esas composiciones cortas que para muchos expertos serían una especie de precursión al estilo radiofónico cuando la radio ni tan sin quiera se había inventado.

Le costaba respirar. Varios escritos de la época señalan de Vivaldi una “constricción del pecho”, que tuvo desde la infancia, y que podría ser asma, angina de pecho, o un trastorno neurológico no especificado. Vivaldi sufrió de asma. Muchas veces tuvo que abandonar cuando oficiaba misa debido a sus frecuentes ataques.

En el año de 1737 lo acusan de que es un sacerdote que nunca da misa a lo que Vivaldi responde lo siguiente en una carta dirigida a Bentivoglio:

“No he dicho misa por espacio de 25 años y no tengo intención de volver a hacerlo, no por causa de prohibición u ordenanza alguna, sino por mi propia voluntad, a causa de una enfermedad que he sufrido desde la infancia y que todavía me atormenta.

Después de haber sido ordenado sacerdote, dije misa durante un año, pero posteriormente decidí no volver a decirla por haber tenido en tres ocasiones que abandonar el altar antes de concluir el sacrificio a causa de mi enfermedad.

Por esta razón vivo casi siempre en interiores y nunca salgo si no es en góndola o carruaje, ya que no puedo caminar sin sentir dolor y opresión en el pecho.

Ningún caballero me ha invitado a ir a su casa, ni siquiera nuestro príncipe, porque todos conocen mi debilidad.

Puedo salir a pasear después de la cena, pero nunca voy a pie. Ésta es la causa de que nunca diga misa”

Cuando el Cardenal lo excusó de oficiar más misas a causa del asma, Vivaldi consiguió un trabajo como director musical en una escuela para niñas huérfanas.

Uno de sus trabajos musicales, Arsilda regina di Ponto, fue en un principio censurado debido a un supuesto contenido lésbico.

Vivaldi tuvo varios amoríos, uno de los cuales fue con la cantante Anna Giraud.

Durante la mayor parte de su vida profesional, era el músico residente en un orfanato católico. El edificio que ahora llamamos el Metropole en Venecia tiene una larga historia. En la época de Vivaldi, ya con varios siglos de antigüedad, era usado como un albergue para pobres, y habían sido reutilizado posteriormente como el Ospedale della Pietá, donde sirvió simultáneamente como un orfanato, convento, hospital y sala de conciertos. Vivaldi no fue el primer o último cura en servir como su director de la música, pero fue sin duda el más famoso.

Fue víctima de un robo de identidad. Nicolas Chédeville, un músico de otro modo sin celebración alguna de la época, de manera fraudulenta vendió parte de su propio trabajo como una serie de composiciones originales de Vivaldi a finales del 1730. La primera de estas piezas, “Il Pastor Fido,” finalmente se convertiría en la composición más conocida de Chédeville. Todavía se toca hasta hoy en día, y aún así, de vez en cuando, erróneamente es atribuida a Vivaldi.

El compositor italiano compuso la música de bodas del rey Luis XV de Francia.

El Emperador austriaco Carlos VI gustaba tanto de la música de Vivaldi que lo nombró caballero.

Vivaldi compuso más de quinientos conciertos, aparte de óperas y música sacra.

Johann Sebastian Bach admiraba tanto la música de Vivaldi que transcribió varias de sus obras.

Al morir Vivaldi en 1741 su música quedó en la más completa oscuridad.

Fueron los estudiosos de Bach en el siglo XIX, los que oyeron por primera vez de Vivaldi, ésto gracias a los antiguos manuscritos donde Bach había transcrito los conciertos de alguien llamado A.L.Vivaldi.

Se sabía quien era Bach, ¿pero quién era Vivaldi? Por fortuna se realizó una búsqueda, lo que dio como resultado el rescate de Vivaldi del olvido.

En el funeral de Vivaldi, celebrado en la catedral de Viena, cantaron los niños del coro de la catedral, entre los que se encontraba el futuro compositor Joseph Haydn.

Vivaldi compuso Las Cuatro Estaciones, “Le Quattro Stagioni”, (The Four Seasons) pequeñas historias musicalizadas de una manera única. Sus cuatro estaciones son un homenaje musical al mundo y a la vida.

Su aportación a la música de concierto fue invaluable, e influyó en las composiciones de otros grandes músicos como Händel y el mismo Bach. Pese a ello, su obra fue ignorada durante mucho tiempo, hasta que a principios del siglo XX el interés por la música del periodo barroco fue reavivado.

Te puede interesar:

Wolfgang Amadeus Mozart un niño prodigio

El extraordinario compositor Frédéric Chopin

A pesar de su sordera fue uno de los grandes músicos de la historia, Ludwing van Beethoven

Artículo anterior3 aguas frescas para hidratarte
Artículo siguienteRealiza la SSC más de 3 mil operativos en unidades del transporte público, del 15 de octubre a la fecha