miércoles, junio 19, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

Mitos y realidades de la diabetes, en el Día Mundial de la enfermedad

México, noveno país del mundo con más casos de diabetes

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad que va en aumento en los últimos años y que puede provocar graves complicaciones e incluso la muerte. Se trata de dar a conocer las causas, los síntomas y complicaciones de la enfermedad, así como los tratamientos.

¿Desde cuándo se celebra el Día Mundial de la Diabetes?

El Día Mundial de la Diabetes se celebra desde 1991, promovido por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que crearon esta campaña mundial ante el preocupante aumento en la incidencia de la diabetes alrededor del mundo.

La fecha del 14 de noviembre se escogió porque coincide con el aniversario de Frederick Banting quien, junto con Charles Best, concibió la idea que les conduciría al descubrimiento de la insulina, en octubre de 1921.

En 2007, Naciones Unidas celebró por primera vez este día tras la aprobación de la Resolución en diciembre de 2006 del Día Mundial de la Diabetes.

Lo más preocupante es que desde 1980 el número de personas con diabetes en el mundo casi se ha cuadruplicado, sobre todo en los países de medios y bajos ingresos. Este peligroso aumento se debe en parte al aumento de personas con sobrepeso y obesidad y a la inactividad física en general.

Qué es la diabetes

La diabetes se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina, o el organismo no utiliza eficazmente la que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en sangre. Si no se controla puede dar lugar a hiperglucemia, que es el aumento del azúcar en la sangre.

Tipos de diabetes

Existen dos tipos principales de diabetes, además de la diabetes gestacional:

Diabetes tipo 1: el cuerpo no produce suficiente insulina. Las causas y los factores de riesgo de este tipo de diabetes son desconocidas. Las estrategias de prevención tampoco han resultado eficaces hasta el momento.

Diabetes tipo 2: el cuerpo no gestiona correctamente la insulina que produce. Cuanto mayor es el perímetro de cintura y más elevado en Índice de Grasa Corporal (IGC) mayores posibilidades de desarrollarla. Este tipo de diabetes puede prevenirse y es mucho más frecuente que el tipo 1.

Diabetes gestacional: es un tercer tipo de diabetes y se caracteriza por el aumento de azúcar en sangre (hiperglucemia) durante el embarazo con valores superiores a los normales, pero no tan elevados como para diagnosticar la enfermedad. Las mujeres que la desarrollan corren más riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo y el parto. Y además tanto el bebé como la madre tienen más posibilidades de desarrollar diabetes del tipo 2 a lo largo de su vida.

Todos los tipos de diabetes pueden producir complicaciones graves e incluso la muerte. En 2012, la diabetes fue la causa directa de 1,5 millones de muertes en todo el mundo.

Gran parte de los casos y sus complicaciones podrían prevenirse manteniendo una dieta saludable, actividad física regular y un peso corporal normal y evitando el consumo de tabaco.

Síntomas de la diabetes

Los síntomas de la diabetes pueden ser sutiles así que presta atención a tu cuerpo y si observas varios de estos síntomas consulta a tu médico:

Sed excesiva y acudir con más frecuencia a orinar: el exceso de glucosa en sangre provoca que los riñones tengan que trabajar más para eliminar el exceso y cuando no pueden seguir el ritmo, la glucosa sobrante se elimina en la orina, provocando una deshidratación, que te provocará sed.

Cansancio: la diabetes deteriora la capacidad del cuerpo para usar la glucosa en las necesidades energéticas, así que probablemente te sentirás fatigado.

Pérdida de peso rápido: con la pérdida de glucosa por la orina, también se pierden calorías. La glucosa de los alimentos también tiene dificultades para llegar a las células, lo que provoca un hambre constante. La combinación de estos dos factores puede causar un adelgazamiento.

Otros síntomas son visión borrosa, llagas de curación lenta, infecciones frecuentes, hormigueo en manos y pies y encías rojas y sensibles.

El lema de 2019 es «Protege a tu familia«. Y puedes usar los
hashtags #DiaMundialDeLaDiabetes#ProtegeTuCirculo.

Cuando a una persona se le diagnostica diabetes, de inicio debe abordar una desventaja muy común: la carencia de información. En ocasiones, después de la consulta médica, el paciente tiene más dudas que soluciones. En otras, existen mitos alrededor de esta enfermedad, que van desde la causa hasta la dieta que debe seguir. Además, en internet circulan muchos datos sobre productos milagrosos que prometen curarla.

Por ello, te presentamos algunos de los mitos y realidades sobre esta enfermedad:

La insulina causa ceguera. Cuando se presenta la diabetes es porque la insulina que producimos tiene deficiencias en su estructura que limitan su utilidad. La ceguera se origina por una retinopatía diabética, la cual se presenta por manejar niveles altos de glucosa; es decir, por una diabetes mal cuidada.

Un susto o el estrés puede provocar diabetes. Aunque un susto o el estrés suben los niveles de glucosa en ese momento, no provocan diabetes en una persona sana. No obstante, a veces detonan los síntomas de la enfermedad en personas que no saben que la padecen.

Si tengo diabetes no puedo hacer ejercicio. Todo lo contrario, una alimentación sana y la actividad física son fundamentales para tratarla.

Para conocer un poco más, en Salud180 te presentamos un video del programa Platícame TV, donde la Dra. Elizabeth Rodríguez aborda más mitos en entrevista:

En la diabetes tipo 1, que suele presentarse en niños, existe destrucción de células beta en el páncreas, que son las que producen insulina; éstas no pueden regenerarse ni trasplantarse, por lo que la diabetes persistirá hasta que sea adulto.

Por su parte, la diabetes gestacional desaparece al momento del parto, pero eso no quiere decir que no siga latente. Estadísticamente, un alto porcentaje de mujeres desarrolla diabetes mellitus en los siguientes 10 años, especialmente si no toman medidas preventivas.

Lo más importante es que consultes a un especialista, quien te puede ayudar a resolver todas estas dudas; asimismo, puedes pedirle que aborden tu padecimiento desde una perspectiva interdisciplinaria, para que cubran cada aspecto relacionado con esta enfermedad en tu vida.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México 8.7 millones de personas sufren diabetes. Además se estima que alrededor de 12 millones de personas padecen la enfermedad sin saberlo, pues no han sido diagnosticados.

Estos datos colocan al país en el puesto noveno en casos de diabetes a nivel mundial, explicó el académico de la Facultad de Ciencias (FC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Adolfo Andrade Cetto. El experto confirmó que la cifra total crecerá para 2025, año en el que México ocupará el séptimo lugar mundial en diabetes.

Con el fin de tratar adecuadamente la enfermedad, Andrade Cetto estudia los principios activos de las plantas, ya que «el 93% de los diabéticos del país combinan el tratamiento médico y la medicina tradicional. Un 5% usa sólo fármacos y un 2% únicamente plantas», explicó.

Desde una perspectiva etnofarmacéutica, el equipo liderado por el experto se reúne con enfermos de diferentes comunidades para determinar las plantas a estudiar y de qué manera pueden combinarse con la medicación pautada.

«Platicamos con la gente para ver cómo entienden la enfermedad y cómo la tratan», contó el científico.

Andrade Cetto, autor con más trabajos a nivel mundial sobre el uso de las plantas medicinales en este padecimiento, desarrolló una ecuación que ayuda a validar el conocimiento tradicional. La fórmula estudia dónde se colecta la planta, en qué tiempo, cómo se prepara y sus efectos secundarios.

«Nuestra idea es aislar los principios activos para hacer un fitofármaco que tenga actividad hipoglucemiante. Las plantas no tienen principios activos todo el tiempo: su composición química cambia de acuerdo con el momento de su colecta», reveló el académico.

Especies como Cecropia obtusifolia, Malmea depressa, Smilax moranensis o Rhizophora mangle se recomiendan para tratar la enfermedad. Todas tienen en común que impiden la síntesis de glucosa en el hígado (gluconeogénesis), «pero hay que considerar que sólo en ciertas concentraciones los extractos son capaces de tener ese efecto».

Qué es la diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica en la que los niveles de glucosa (azúcar) en sangre están muy altos. Se da cuando el organismo pierde la capacidad de producir insulina o de utilizarla correctamente, y padecerla provoca problemas vasculares, ataques cardíacos, insuficiencia renal, ceguera, amputaciones, derrames cerebrales o daños al riñón.

Cuando las personas están en ayuno, el hígado produce glucosa. En el caso de un diabético, hay que evitar que este órgano aporte glucosa al torrente sanguíneo, y precisamente los compuestos de algunas plantas realizan esta función, y evitan que el hígado produzca azúcar en exceso.

Diabetes tipo 1: la insulina –hormona producida por el páncreas que ayuda a que la glucosa entre a las células y obtengan energía para hacer funcionar nuestro cuerpo– se halla disminuida y su secreción puede llegar a ser nula cuando aquel órgano deja de funcionar.

Diabetes tipo 2: sí hay insulina, pero fallan sus receptores. Es decir, aunque esté en el torrente sanguíneo, la glucosa no puede entrar a las células blanco y su concentración se eleva. En ambos casos se presenta hiperglucemia.

Los pacientes se sienten mal cuando se descompensa la producción de insulina y aumenta la glucosa. Aparecen entonces los síntomas clásicos de la enfermedad como la sed, la orina y el hambre.

«Sería ideal que en una comunidad los diabéticos utilizaran la misma planta hipoglucemiante, la misma parte (hoja, tallo, raíz) y preparación, pero eso no ocurre».

El equipo de Andrade Cetto busca «encontrar una planta o fármaco que evite la resistencia a la insulina en músculo, tejido adiposo e hígado».

El experto contó que en Alemania los médicos recetan fitofármacos hasta en un 40% (cuyas sustancias activas provienen de las plantas), por lo que en México deberían aprovecharse más. Aunque se trata de una enfermedad incurable, se pueden controlar los niveles de glucosa, y con ejercicio y dieta adecuados es posible retrasar sus efectos.

Día Internacional de…, Salud 180 y Infobae

ÚLTIMOS ARTÍCULOS