martes, julio 23, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

La moda lenta compra de forma sostenible y ética

Conoce todo sobre la moda lenta y las diferencias con la moda rápida, con el fin de aprovechar las ofertas del mercado.

Somos muchos los que en alguna ocasión hemos comprado alguna prenda barata solo por capricho, tal vez para usarla una sola vez o ninguna y guardarla en el armario en la parte de atrás.

Posiblemente te hayas comprado un par de zapatos y te das cuenta de que ya tenías unos muy parecidos en tu casa. O lo peor la prenda se deshace luego de una lavada y termina en la basura.

Ya sea por moda o por aprovechar la oferta sin embargo la moda lenta es una muy buena oportunidad para cuidar tu bolsillo y además el planeta.

aprovechar ofertas

Generalmente estas experiencias compartidas con la llamada «moda rápida» pueden ir en compañía de un sentimiento de culpa, y no es solo por el dinero que se gasta sino porque se fomenta el trato poco ético de los trabajadores y el trato que la ropa no deseada tiene en nuestro planeta.

La diferencia entre moda rápida y moda lenta.

De acuerdo a Jennifer Walderdorff, consultora de moda sostenible y autora del Look @ the Labels. Y es que la moda rápida tiene costos muy barato, materiales de muy bajo costo, no pagan al personal el salario mínimo legal de ese país o región, además de una fuerte estrategia de marketing para que compres ahora o te arrepientas.

Pero en la moda lenta los tejidos son de mayor calidad, la paga es justa para el personal, no se llevan las cosas volando de A a B. Aquí todo es más meditado en comparación con la moda rápida, que es más efímera de microtendencias, dice Walderdorff.

Pese a la creciente concienciación de los costos humanos y medioambientales de la moda rápida, no siempre las personas tienen la opción de la compra de forma más sostenible.

diferencias

Y es que con el incremento de la inflación en Estados Unidos, que aumenta todos los costos de la vida y la escasez de opciones de tallas sostenibles, mucha gente se pregunta si pueden permitirse ropa ética y sostenible que les quede bien.

Sin embargo los especialistas dicen que no hace falta gastar mucho para comprar despacio, de forma sostenible y ética. Cómo empezar.

Sumarse a la moda lenta.

Lo primero es hacer un inventario de lo que ya tienes. La estilista y experta en moda sostenible Roberta Lee quien recomienda hacer una revisión muy exhaustiva al armario por lo menos una vez al año a fin de revisar cada prenda y decidir si la conservas o la donas o vendes.

Debes tener en cuenta factores como el ajuste, el estado y la versatilidad, luego organiza las prendas por categorías para ver que falta o si están duplicadas.

Estos artículos cumplen los requisitos sin necesitar algo de cariño pueden remendarse o hasta cambiar de estilo con la ayuda de un sastre.

sumarse a la moda

La experta es partidaria de reparar las prendas, ya que se puede alargar su vida útil: sustituir botones, coser agujeros de polilla y rectificar manchas con un teñido de la prenda de otro color. A excepción de las medidas «casi todo se puede arreglar«, dice.

Así que si realmente necesitas cambiar algo, invierte en prendas que no pasen de moda, señaló, Roberta Lee. Debes buscar ropa de corte clásico y que puedas combinar con cualquier estilo.

«El involucrarse en la moda lenta no tiene que ver con la compra, sino más bien con la mentalidad. Tienes que pensar en una cosa que te encantaría añadir a tu armario y cómo la utilizarías con las cosas que tienes. Ahora que si te cuesta, busca ‘formas de llevar una americana’: te dará un plan estructurado».

Para elegir prendas que no pasen de moda te ayudará el responder a la pregunta: «¿Puedo ponerme esto 100 veces». Esto significa que se puede llevar en múltiples ocasiones, año tras año. «Si respondes no, mejor no inviertas», recomienda la estilista.

Las claves de la moda lenta: reutiliza comprando ropa usada y recicla la destruida.

Las compras de segunda mano puede ser la mejor forma de encontrar ropa asequible y de calidad.

De acuerdo a un reciente estudio da como sugerencia que se compre ropa de segunda mano de calidad ya que puede durar más que la moda rápida, lo que la hace accesible pare el bolsillo si se toma en cuanta el precio de la prenda.

Sin embargo esto no lo debes usar como justificación para comprar más dice Alana James, diseñadora de moda y profesora adjunta de la Universidad de Northumbria, su investigación se centra en la sostenibilidad. «Cuando el volumen de consumo refleja la moda rápida, puede ser algo negativo».

Ahora que si tu ropa no tiene arreglo, el reciclaje es una opción buena, pese a que es un proceso que genera muchas emisiones y podría solo aplicarse a prendas de un solo material.

Algo que es difícil de reciclar son los tejidos mixtos, explica Walderdorff, por eso es buena idea invertir en piezas de uno solo.

las claves

La moda lenta contra la moda rápida: Lo que dicen la etiqueta, los materiales y el precio.

Sabías que las etiquetas te puede inducir a un error. Y es que algunas empresas usan la expresión «diseñado en» en vez de «fabricado en» para que parezca de gama alta dice Walderdorff.

Hay que recordar que la fabricación no siempre lo dice todo. En ves de esto se tiene que fijar en las prácticas de cada una de las marcas.

Tienes que dirigirte al Directorio de Marcas Éticas y lee en donde aparecen unas 100 empresas de todo el mundo que valoran la sostenibilidad y se responsabilizan de lo que ocurre con las prendas al final de su vida útil.

En Good on You puedes también encontrar una guía de marcas éticas y sostenibles.Pese a que la mayoría es las prendas de precio medio están mal hechas: no tienen forro, el tejido es mixto, la composición es pobre, explica la autora de Look @the Labels.

«Debes fijarte si la prenda es translúcida, fina; eso es un indicio de que el material es de bajo costo y por esto fast fashion».

Pese a que puedes elegir tejidos naturales como el algodón en vez de sintéticos tiene sus ventajas, esta no es una solución perfecta. Un ejemplo las fibras naturales tratadas con tintes o estampados pueden cambiar sus propiedades y su biodegrabilidad, dice James.

En ves de esto compra prendas de mejor calidad que no hayan que cambiar de inmediato. Tienes que buscar los distintivos de las prendas bien hechas y explica Walderdorff, con costuras rectas y ajustadas sin hilos sueltos, confección que dé estructura, además de escotes que mantengan la forma.

Ahora bien la moda lenta se puede encontrar a precios muy variados, dice Lee. «Pero es conveniente recordar que la ropa de calidad costará más que la moda rápida, por eso la métrica del costo por uso es un factor importante a la hora de comprar ropa nueva»

Los consumidores que requieren de tallas más amplias, no cabe duda de que el mundo de la moda sostenible necesita mejorar en accesibilidad.

Pero aun hay docenas de marcas de calidad que se adaptan a tallas más grandes: estas guías pueden ayudarte a iniciar.

Para identificar una marca que es sinónimo de la moda rápida.

Se conoce que algunas marcas son sinónimo de moda rápida, tales como la chinas Shein y Temu, y es que sus prendas de bajo costo suponen un tercio de todos los paquetes libres de impuestos que entraron en Estados Unidos en 2022.

En este sentido Walderdorff explicó que las marcas de moda rápida cambiaron notablemente el diseño de sus tiendas y sitios web con frecuencia para mostrar las nuevas llegadas.

James dice que será cada dos o tres semanas, si no más rápido. «La moda rápida tiene ciclos de vida cortos, una colección muy amplia y se ve mucho en muy poco tiempo» agrega Walderdorff.

Lo que debes saber y tener en cuenta de las marcas en la moda lenta.

James dice que es un «campo de minas» el hecho de saber qué marcas se limitan a afirmar que son sostenibles y cuáles en realidad ponen en practica sus palabras.

Por su parte Lee coincide con esto y además advierte a las personas para que tenga cuidado con las marcas que animan a sus clientes a entregar la ropa que no quieren de un vale para gastar en la tienda.

«Todo el modelo consiste en impulsar el consumo y hacer que te sientas contento con lo que tienes».

Además que cada vez que compramos a una marca, la estamos apoyando a esta moda y sus valores, explica James. «Se trata de ser considerado a la hora de comprar y tener en cuenta el impacto que esas prendas tienen en el mundo».

Imágenes Pixabay

Te puede interesar:

Delineado Coreano: Transforma tu mirada con estilo

Trucos caseros para desinflamar las bolsas de los ojos

New Balance 1000 salen al mercado ¡no te los pierdas!

Alejandra Delgadillo
Egresada de la licenciatura de Ciencias de la Comunicación por la UPAEP.Colaboradora en El Sol de Tlaxcala. Reportera de Noticias en Grupo Acir Puebla, donde tenía a mi cargo las fuentes de Salud, Instituciones Asistenciales, Iglesias, Agrarias, Ecología y Empresariales.Participé en el área de prensa de la Delegación del ISSSTE Puebla.Las secciones que escribo son: Vida Sana, Cábalas y Tradiciones, Mamás y Algo Más, Feminismo Hoy, Salud, Economía, Ciudad y Seguridad, en Revista Única.Además, soy colaboradora del programa de radio Cinco Mujeres en Cinco Radio. Coautora del libro “Crónicas de Puebla, 50 años”.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS