Indira Gandhi, hoy en su aniversario luctuoso recordamos a la dama de hierro asiática

Indira Gandhi, hoy en su aniversario luctuoso recordamos a la dama de hierro asiática

Indira Gandhi, la mujer que pagó con su vida el sueño de unidad, fue la primera mujer en acceder al cargo de primer ministro de India

Este día recordamos a Indiara Gandhi quien fue asesinada un 31 de octubre de 1984, por dos guardias de su seguridad personal. «Hay esperanzas que no se pueden cumplir ni en toda una vida (…). Ahora las llamas se han extinguido, las cenizas están frías y pronto se recogerán en una urna de bronce. Le tocará a Rajiv llevarlas en un avión para esparcir sobre las montañas nevadas de Cachemira, según su deseo, los restos mortales de Madre Indira, la mujer más amada y odiada de la India».

Estas estremecedoras palabras de la escritora Paola Capriolo nos acercan a la muerte de una de las dirigentes más influyentes del siglo XX. La primera mujer de la historia parlamentaria de la India que llegó a ser elegida primer ministro del país. Un personaje odiado y admirado, tenaz y contradictorio.En la reflexión que abre la entrevista de Oriana Fallaci a Indira Ghandi, la periodista italiana afirma que «nadie es más accesible que Indira Gandhi cuando está en su casa». Precisamente fue durante el corto trayecto que separaba su casa de su oficina en Nueva Delhi donde dos guardias que formaban parte de su seguridad personal le dispararon a bocajarro la mañana del 31 de octubre de 1984.

Así pocas horas más tarde, los doctores que intentaron in extremis salvarle la vida, certificaron su defunción. El sueño de una India independiente, laica y unida -que había heredado de su padre y también primer ministro, Nehru– y al que había dedicado la mayor parte de su existencia, se hallaba más lejos que nunca de convertirse en una realidad.Los autores del crimen fueron Beant Singh -quien había sido guardaespalda de Indira durante más de cuatro años– y Satwant Singh, ambos sijs. En la conspiración también estuvo implicado un tercero: Kehar Singh. Los sijs habían dominado el Punjab desde la caída de los mogoles hasta la llegada de los británicos. La partición de la India en el año 1947 -tras la independencia del Imperio Británico de la que surgiría además Pakistán- supuso también la partición de los sijs. Los sijs akali consideraban un deber crear un Estado y argumentaban que sus reivindicaciones políticas derivaban de su identidad religiosa. Para ello, recurrieron a la provocación y los disturbios. En numerosos santuarios sijs lograron hacerse con un enorme acopio de armas.

El temor a un levantamiento llevó a Indira Gandhi a actuar con dureza. El ejército desalojó brutalmente numerosos santuarios, solo en el Templo Dorado -el cual se convirtió desde ese momento en todo un símbolo para los sijs– el 6 de junio de 1984 unos 1000 sijs fueron asesinados. Ese día fue, para muchos, el día que Indira Gandhi firmó sin saberlo una sentencia irrevocable. La venganza de los sijs habría de sellarse con sangre, la de la líder india.Tras la incredulidad, una ola de violencia de dimensiones insospechadas se cernió sobre la India. Los hindúes comenzaron una matanza indiscriminada de sijs. El odio llegó a tales extremos que Rajiv Gandhi -hijo de Indira y nuevo primer ministro de India– decidió recurrir al ejército para ponerle fin.

Indira nació el 19 de noviembre de 1917, en Allahabad, a orillas del río Ganges, en el seno de una familia acomodada. Su padre, fue Jawaharlal Nehru, era un abogado educado en el Reino Unido, en el Somerville College, de Oxford y en la Universidad de Cambridge. Su madre, Kamala Nehru también era descendiente de una familia pudiente de la India. Así Indira creció entre las comodidades que le ofrecía la situación económica familiar. Su apellido lo tomó de su marido, Feroze Gandhi, que no tenía ningún parentesco con Mahatma Gandhi. Su padre, Jawaharlal Nehru, fue uno de los líderes independentistas que lucharon por el fin del dominio colonial británico, llegando a ocupar el cargo de primer ministro de la India. En su infancia, Gandhi mostró una gran capacidad oratoria, talento del que había de sacar gran provecho en el futuro. Fue educada en algunas de las mejores universidades de Suiza e Inglaterra.

Los Nehru, vivían de cerca las consecuencias de la oposición a la dominación británica. «¡Si supiera cómo me ha formado el haber vivido en aquella casa en la que la policía irrumpía llevandóselos a todos!», le espetó a Oriana Fallaci. No le faltaba razón, su casa fue un ir y venir de reuniones y resistencia, de militares trajeados, detenciones y temor. Indira fue una niña nerviosa y llegó a confesar que su infancia tuvo poco de feliz y serena. Idolatró a figuras fuertes y decididas, entre ellas Juana de Arco. «No recuerdo dónde leí algo acerca de ella, pero sí recuerdo que inmediatamente asumió una importancia definitiva para mí. Quise sacrificar mi vida por mi país. Parecían tonterías y en cambio… Lo que sucede cuando somos niños incide para siempre en nuestra vida», llegó a afirmar siendo adulta.

Su padre era fiel discípulo de Mahatma Gandhi. De pequeña, Indira tiraba de los bigotes a todos los hombres importantes que construyeron la India, entre ellos al mismo Mahatma. La lucha por la independencia se desarrolló ante sus ojos. Indira Gandhi le contó a la periodista Oriana Fallaci que, cuando abría la puerta a los amigos, les decía: “lo siento, no hay nadie; mi padre, mi madre, el abuelo, la abuela y la tía están en la cárcel”. Eran frecuentes las prolongadas ausencias de su padre, motivadas por su entrega total a la independencia de la India. La enfermedad de su madre, que terminó muriendo muy joven a causa de la tuberculosis, y las ausencias de su padre -motivadas por su entrega total a la lucha por la independencia india- reforzaron el carácter solitario de Indira. Las posibilidades económicas de su familia le permitieron estudiar en el extranjero. Pudo conocer las principales capitales europeas (París, Londres) y formarse en grandes universidades, entre las que destaca Oxford.

En 1938, se afilió al partido del Congreso Nacional Indio, del cual su padre era líder del ala moderada socialista. Promovía activamente la lucha por la independencia de la India, que propugnaba el legendario Mahatma Gandhi. En 1939, estalló la Segunda Guerra Mundial. Gandhi declaró que la India no podría ser partidaria de una guerra que, aparentemente, era una lucha para la libertad democrática, mientras que esa misma libertad le era negada a la India. Gandhi y sus partidarios tuvieron claro que no apoyarían el esfuerzo de la guerra, a menos que le fuera concedida la independencia inmediata a la India.

En toda la India, se intensificaron las actuaciones en pro de la independencia. Millares de combatientes por la libertad murieron o cayeron heridos por el fuego de la policía, y cientos de miles fueron arrestados. Gandhi estuvo retenido durante dos años. En agosto de 1942, los británicos arrestaron a Gandhi. Indira regresó a la India para estar lo más cerca posible de su padre en estas terribles circunstancias.

Conoció a un joven abogado de Bombay, Feroze Gandhi (sin ningún parentesco con Mahatma Gandhi). Feroze Gandhi también estaba metido en política hasta el cuello. Se casaron. Indira tenía 25 años. Seis meses más tarde, ambos fueron arrestados por las autoridades británicas, acusados de subversión; y estuvieron 13 meses en la cárcel. El final de la guerra, trajo algo de alivio a la persecución de los líderes nacionalistas en la India y la promesa de una pronta independencia. Gandhi ordenó suspender la lucha; y los británicos liberaron a más de 100.000 presos.

El 15 de agosto de 1947, Jawaharlal Nehru, nombrado Primer Ministro del nuevo país, pronunció estas palabras ante el Parlamento: “Cuando suene la hora de la medianoche, mientras el mundo duerma, India despertará a la vida y a la libertad”. Ese día, 15 de agosto de 1947, significó para la India el inicio de su ansiada soberanía. Indira se fue a vivir a la residencia de su padre, que estaba viudo y necesitaba una mujer a su lado. Jawaharlal Nehru permaneció en el puesto de Primer Ministro de la India, durante 17 años. Impulsó la consolidación definitiva del país, con el apoyo del Partido del Congreso, del cual era jefe.

Indira se convirtió no sólo en su más allegada y abnegada aliada, sino que también pasó a ser una figura pública que participaba en reuniones y conferencias. Junto a su padre, iba conociendo a los más destacados políticos y estadistas a nivel internacional. Llegó a ser una figura clave del Partido, y pasó a desempeñar un rol esencial como figura pública. En cuanto a las relaciones de Indira con su esposo, los rumores de las continuas infidelidades de éste, hicieron que prácticamente lo abandonara. Habían tenido dos hijos: Rajiv (en 1944) y Sanjay (en 1946). Sin embargo, Indira conservó durante toda su vida, el apellido de su marido, quien falleció en 1960.

Un año antes, en 1959, Indira fue nombrada Jefa del Partido del Congreso y comenzó a intervenir más directamente en la política. En esas fechas, los pobres de la India empezaron a contar con la ayuda de una monja: Teresa de Calcuta. En mayo de 1964, Nehru murió de un infarto de miocardio. Tras la muerte de su padre, el nuevo gobierno, formado por el Primer Ministro Lal Bahadur Shastri, la nombró Ministra de Información y Radiodifusión. El liderazgo de Bahadur Shastri duró poco, pues sólo dos años más tarde, en 1966, murió repentinamente.

Indira fue elegida Secretaria General del Partido del Congreso y Primera Ministra de la India. Esto fue el comienzo de una nueva etapa en la vida de Indira Gandhi. Los jefes y líderes de los diferentes partidos habían pensado que lo más conveniente en ese momento de caos, era elegir a una líder dócil y manejable. La joven e inofensiva señora Gandhi parecía la opción ideal: reconocida dentro y fuera del país y vinculada a la portentosa pareja Nehru-Gandhi. Quienes así manipularon, descubrirían muy pronto, lo equivocados que estaban. Indira Gandhi es elegida por el Parlamento para ocupar su cargo, con 355 votos a favor y 169 en contra.

Indira Gandhi logró transformar su papel de miembro ornamental de la élite política, a ser la más poderosa líder de la India. Lo fue durante décadas, hasta su asesinato el 31 de octubre de 1984. Esto era debido a su popularidad en las masas y a su parentesco y filiación con la Dinastía Nehru. En 1967, tuvieron lugar las cuartas elecciones generales en la India. El partido de Indira retuvo el control mayoritario.

La carrera política de Indira Gandhi estuvo llena de luces y sombras, contradicciones que fueron forjando la personalidad una líder dotada de una contundente y ágil oratoria pero que tuvo dificultad para cumplir plenamente la palabra dada a los ciudadanos indios en forma de promesas electorales. Defensora de una política de no alineamiento fue capaz de firmar un tratado de amistad indo-soviético, llegó a barrer a los sectores opositores indios y sus decisiones en materia de política internacional le valieron, en ocasiones, duras críticas.

Sin embargo, después de veinte años de dominio político, el «Partido del Congreso» estaba experimentando serias dificultades. En el Este de Pakistán, las atrocidades generalizadas del ejército pakistaní contra la población civil, causaron una inmigración masiva de unos 10 millones de refugiados que huyeron a la India. Indira no impidió las inmigraciones masivas, sino que permitió que éstas entrasen en la India. La Administración de Richard Nixon y de Henry Kissiger en USA, estaba muy molesta con la tendencia izquierdista del gobierno de la Indira Gandhi. Los norteamericanos apoyaron a Pakistán en contra de la India, en los roces diplomáticos originados entre ambos países por esa inmigración masiva.

Estratega y pensadora política brillante, había utilizado todos los medios a su disposición para consolidar su poder y autoridad como Primera Ministra. Enfrentada a esta situación de conflicto internacional, en el cual los Estados Unidos se habían posicionado a favor de Pakistán y contra la India, hizo los arreglos adecuados para firmar un Tratado de Amistad y Cooperación con la Unión Soviética. El apoyo político del gigante ruso, que contaba con la facultad de veto en la ONU, dejó fuera de juego a todos los países que se enfrentaban a la India, en este conflicto con Pakistán. En 1971, ya sin temor a ninguna resolución internacional que pudiera detenerlos, el gobierno indio envió un ejército de 93.000 hombres, al Este de Pakistán. El ejército indio derrotó fácilmente a los ejércitos pakistaníes.

Con el apoyo popular de los pakistaníes del Este y con su victoria militar, Indira contribuyó decididamente al nacimiento de Bangladés, una «república declarada independiente», pero que en realidad fue una nación satélite de la India. La victoria de Indira Gandhi, en esta guerra de 1971, le otorgó el estatus de heroína y la transformó de forma definitiva en una Primera Ministra respetada y popular. Había demostrado al mundo su potencial político y su firmeza. La situación política en la India era caótica. En 1975 declaró al país en estado de emergencia en dos ocasiones, ordenó la detención de sus opositores, censuró las críticas en los medios, ordenó la esterilización obligatoria.

https://www.youtube.com/watch?v=1R1lmPMZb44

Indira Gandhi decidió imponer una dictadura que duró hasta 1977. En 1977, confiando en su popularidad decidió convocar un plebiscito popular. El Partido del Congreso se dividió durante la campaña electoral debido a las circunstancias creadas por Sanjay Gandhi, hijo menor de Indira. El rumor principal era que Sanjay tenía intenciones de desalojar del poder a su madre. El Partido del Congreso Nacional perdió las elecciones frente a la Janata, una coalición de casi todos los oponentes de Indira. Los de Janata reclamaban las elecciones como la última oportunidad para la India, de elegir entre «democracia y dictadura».

Después de las elecciones, Indira Gandhi se encontró sin trabajo. Incapaz de gobernar, debido a las muchas disputas internas, el ministro del gobierno culpó a los Gandhi y ordenó el arresto de Indira Gandhi y de su hijo Sanjay. Los acusaron de varios cargos, algunos de los cuales incluían que ella, durante el estado de emergencia, habría planeado asesinar en la cárcel a todos los líderes de la oposición. Sin embargo, cuanto más se alargaba el juicio, más aumentaba la simpatía popular hacia los Gandhi. Quedaba claro que la coalición Janata estaba unida sólo por su odio a Indira. Ésta comenzó a dar más discursos, pidiendo tácitamente disculpas por los errores cometidos durante su mandato.

En las elecciones de enero de 1980, el Partido del Congreso volvió al poder con una mayoría aplastante. Indira volvió a ser reelegida como Primera Ministra, debido a su carisma y a su inmensa popularidad entre las clases bajas. En 1980, Indira Gandhi hubo de enfrentarse a unos de los peores momentos de su vida: la muerte de su querido hijo Sanjay. La inestabilidad personal coincidió con un período de inestabilidad política. Esta última etapa de su mandato estuvo plagada de graves problemas. La crítica de sus tácticas contra los partidos de la oposición, había quedado equilibrada por la aprobación popular a su rápida respuesta, en junio de 1982, cuando tuvo que sofocar un brote terrorista sij en el estado de Punyab, en el noroeste de la India. En julio de 1982, el líder de la institución religiosa sij inició una campaña con la intención de crear un estado independiente confesional sij en la región.

Indira Gandhi había luchado incansablemente contra el nacionalismo sij en el Punyab. Un gran desastre con los independentistas de la India.En junio de 1984, en respuesta a este brote independentista, Indira Gandhi ordenó lo que se denominó: “Operación Estrella Azul”. El ejército indio abrió fuego en el Templo Dorado, en Amritsar, durante una de las fiestas más sagradas sij. En el ataque murieron alrededor de 600 personas; entre ellas, el principal líder sij. El gobierno impidió el acceso a los medios internacionales y a las organizaciones de derechos humanos. En julio de 1984, Indira volvió a ser reelegida.

Tres meses después de su reelección, el 31 de octubre de 1984, mientras se dirigía a una entrevista con el actor Peter Ustinov, fue asesinada por dos de sus guardaespaldas que formaban parte de la minoría sij y que fueron abatidos poco después. La noche antes de su muerte, dijo en un mitin político: «No me importa si mi vida va en el servicio de la nación Si muero hoy, cada gota de mi sangre vigorizará la nación«.

«Nunca he pensado en las consecuencias de un gesto necesario. Las consecuencias las examino después, cuando llega la nueva situación», son palabras de la propia Indira. Y pese a la aterradora clarividencia y el peligro, la firmeza de una decisión que había dirigido su vida y que, finalmente, terminaría por acabar con ella.

https://www.youtube.com/watch?v=gTNht_J0ARs

De las promesas a las depuraciones

1964 Fallece Nehru, primer ministro indio y padre de Indira Gandhi .

1966 Muere iesperadamente el primer ministro e Indira Gandhi es elegida para sustituirle.

1971 Consigue un gran triunfo electoral pero no logra cumplir lo prometido.

1972 Bangladesh se proclama Estado independiente. India y Pakistán inician un sangriento conflicto armado.

1974 La India se convierte en la sexta potencia nuclear del mundo.

1975 Indira Gandhi declara el estado de excepción e incia una campaña de depuración.

1976 Programa de esterilización masiva.

1977 Nuevas elecciones. El Partido del Congreso pierde el poder por primera vez en tres décadas.

1980 Victoria de Indira Gandhi en las elecciones generales. Fallecimiento de su hijo Sanjay.

1983 Es elegida presidenta del Movimiento de Países No Alineados.

1984 La incursión del ejército en el Templo Dorado supone casi una sentencia de muerte para Indira, que fallecerá el 31 de octubre a manos de fundamentalistas sijs.

Indira Gandhi fue Primera Ministra de la India, país con más de 1.200.000 habitantes, creyentes de ocho grandes religiones y que se reparten en un inmenso territorio de más 3 millones de km cuadrados. India, el sexto país que entró en el «Club Nuclear»; durante el mandato de Indira, por todo esto es conocida como la dama de hierro asiática.

El Mundo, Mujeres Notables y Muy Historia

Artículo anteriorEl Piojo Herrera da a conocer el destino del dinero de su multa
Artículo siguienteNetflix revela el trailer oficial de The Witcher