miércoles, abril 24, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

Hipatia de Alejandría, pionera de las mujeres en la ciencia con un trágico fin

Se dice que un 15 de marzo del año 415 en Alejandría, una turba cristiana enardecida por San Cirilo (370-444) lapida a la filósofa, astrónoma y escritora egipcio-romana Hipatia.

Sus aportes

Hipatia fue una filósofa y maestra neoplatónica griega, natural de Egipto, ​que destacó en los campos de las matemáticas y la astronomía,​ miembro y cabeza de la Escuela neoplatónica de Alejandría a comienzos del siglo V.

Seguidora de Plotino, cultivó los estudios lógicos y las ciencias exactas, llevando una vida ascética. Educó a una selecta escuela de aristócratas cristianos y paganos que ocuparon altos cargos, entre los que sobresalen el obispo Sinesio de Cirene (que mantuvo correspondencia con ella), Hesiquio de Alejandría y Orestes, prefecto de Egipto en el momento de su muerte.

Sus inicios

Hija y discípula del astrónomo Teón, Hipatia fue una de las primeras mujeres matemáticas de la historia. ​

Escribió sobre geometría, álgebra y astronomía, mejoró el diseño de los primitivos astrolabios (instrumentos para determinar las posiciones de las estrellas sobre la bóveda celeste) e inventó un densímetro, por ello está considerada como una pionera en la historia de las mujeres en la ciencia.

Su muerte

Hipatia fue asesinada, linchada por una turba de cristianos. La motivación de los asesinos y su vinculación con la autoridad eclesiástica, ha sido objeto de muchos debates.

Empezó entonces a correr entre los cristianos de Alejandría el rumor de que la causante de la discordia entre Cirilo y Orestes era la influyente Hipatia, amiga y consejera de su exalumno y, presumiblemente, opuesta a los abusos del poder religioso.

Sócrates Escolástico cuenta que, en plena Cuaresma, un grupo de fanáticos dirigidos por un lector de nombre Pedro se abalanzó sobre la filósofa mientras regresaba en carruaje a su casa, la golpearon y la arrastraron por toda la ciudad hasta llegar al Cesáreo, magno templo edificado por Augusto tras su victoria sobre Marco Antonio y convertido en catedral de Alejandría.

Allí, tras desnudarla, la golpearon con piedras y tejas hasta descuartizarla y sus restos fueron paseados en triunfo por la ciudad hasta llegar al Cinareo, donde los incineraron.

El asesinato se produjo en un contexto de tensiones entre el culto cristiano y el resto de religiones, contra el declinante paganismo y las luchas políticas entre las distintas facciones de la Iglesia, el patriarcado alejandrino y el poder imperial, representado en Egipto por el prefecto Orestes, exalumno de la filósofa.

Sócrates Escolástico, el historiador más cercano a los hechos, afirma que la muerte de Hipatia fue causado por el patriarca Cirilo y la iglesia de Alejandría. ​

Su legado

Su carácter singular de mujer entregada al pensamiento y la enseñanza en plena antigüedad tardía, su fidelidad a su filosofía y principios en el momento de auge del catolicismo teodosiano como nueva religión del Estado romano, y su muerte a manos de cristianos le han conferido gran fama.

La figura de Hipatia se ha convertido en un verdadero mito: desde la época de la Ilustración se la presenta como a una «mártir de la ciencia», víctima del fanatismo religioso y símbolo del fin del pensamiento clásico ante el avance del cristianismo.

En la actualidad se destaca que su asesinato fue un caso que conmocionó en su momento, de hecho, la escuela neoplatónica alejandrina, progresivamente cristianizada, floreció hasta pleno siglo VII.

Por su parte, los movimientos feministas la han reivindicado como paradigma de mujer libre pensadora. ​

También podría interesarte:

Hipatia de Alejandría, primera científica

«El legado de Hipatia» por Margaret Alic

ÚLTIMOS ARTÍCULOS