Aldous Huxley y Un mundo feliz

Aldous Huxley

Nace un 26 de julio, pero de 1894 nace el escritor y filósofo británico Aldous Huxley. Él fue novelista y ensayista inglés de prosa enciclopédica y visionaria.

Nieto de Thomas Henry Huxley, que había sido el principal defensor de la teoría de la evolución en tiempos de Darwin, y hermano del también eminente biólogo Julian Huxley, Aldous Huxley se educó en una familia de sólida tradición intelectual.

Primeros años

En su juventud quedó prácticamente ciego, y en 1942 publicó un libro, El arte de ver, acerca de sus esfuerzos para recuperar la visión. Se graduó en literatura inglesa en el Balliol College de Oxford (1913-1915) y trabajó para la célebre revista Athenaeum y como crítico de teatro en la Westminster Gazzette.

Huxley viajó constantemente con su esposa, tanto por Europa como por Estados Unidos, América y la India. Residió en Italia, donde escribió una de sus obras notables, Contrapunto (1928), en la cual despliega su solidez intelectual y las técnicas novedosas del arte de la novela.

En 1932 publicó otra gran obra, Un mundo feliz, tal vez su libro más importante y uno de los que lo hizo más conocido: una ficción futurista de carácter visionario y pesimista de una sociedad regida por un sistema de castas, y donde imagina una sustancia o droga llamada soma, utilizada con fines totalitarios.

Un mundo feliz ocupa un lugar de privilegio entre las ficciones distópicas del siglo XX, junto a novelas como 1984, de George Orwell, y Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.

En 1936 publicó Ciego en Gaza, de carácter autobiográfico, en el que desarrolló la contraposición entre intelecto y sexo.

Tras ello comenzó su «época mística»; en 1941 se acercó a la literatura religiosa de la India.

En 1944 publicó El Tiempo debe detenerse, inspirada por El Libro Tibetano de los muertos y en 1946 una colección comentada de textos místicos de todos los tiempos, La filosofía perenne.

Además de ser considerado uno de los iniciadores de la psicodelia (por sus meditaciones en torno a las experiencias con mezcalina y LSD), Aldous Huxley fue el portavoz de la clase intelectual de la primera mitad del siglo XX.

Sus libros permanecen no sólo por su valor documental, sino también por la fresca prosa y por su sabor original hecho de erudición, de ironía y de seriedad.

Aldous Huxley y Un mundo feliz

Hoy que recordamos el día de su nacimiento, te dejamos 5 de sus obras que no puedes perderte:

Contrapunto (1928)

Es su novela más lograda. En ella se expone un contrapunto de ideas, emociones, deseos y esperanzas; esbozando el cuadro de una sociedad que se desintegra en contradicciones irresolubles, la narración causó escándalo en su momento, entre otras razones porque detrás de los nombres ficticios se escondían artistas, literatos, políticos, gente de la época.

Un mundo feliz (1932)

Es la novela más popular del autor. Esta sarcástica antiutopía describe un futuro científicamente determinado en el que se han abolido la historia y la familia, la reproducción se realiza en botellas y las personas, son piezas de un mundo utilitario sometido por controladores. Un mundo feliz se adelanta por casi dos décadas a 1984, de George Orwell.

Las puertas de la percepción (1954)

Huxley narra de manera inteligente y aguda sus experiencias alucinógenas con la mescalina, en un intento de ver lo que sus ojos ya no le permitían. The Doors, la banda liderada por Jim Morrison, rinde homenaje a esta obra a través de su nombre.

La isla (1962)

Es una ficción ocurrida en la isla a la que un periodista inglés llega para vivir una transformación de índole espiritual. Las preocupaciones que quedaban en el autor después de la Segunda Guerra Mundial quedan de manifiesto.

Ciego en Gaza (1936)

El protagonista es un hombre extraño, que se dedica a evaluar con mirada crítica el ir y venir de las personas que lo rodean. El profundo estudio psicológico que hace el autor sobre cada uno de los personajes, representa miradas del hombre de aquella época, pero que sigue replicándose en la actualidad.

También podría interesarte:

«Un mundo feliz» por Aldous Huxley

Artículo anteriorLas deliciosas tortas ahogadas
Artículo siguienteLas obras de «Construyendo Contigo» llegaron a San Francisco Totimehuacán