martes, abril 16, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

En busca de la felicidad

Cuántas cosas hay por mejorar, por conocer, por explorar: miles, cientos, no lo sé. Dos, tres o cuatro vidas no nos alcanzarían para adquirir esa sabiduría que nos permitiera marcar una verdadera diferencia que impactara la existencia de otros seres humanos como lo hizo en su momento y lo sigue haciendo un hombre que se despojó de todo para trascender y enseñarnos a tener paz y a ser felices. Pero la humanidad, en su profunda rebeldía a ignorancia siempre está enfocada en satisfacer su ego. El ego que para mí es un pequeño monstruo devorador de buenas causas y de armonía en las relaciones con otros seres humanos. Nos han enseñado a despegarnos de nuestros verdaderos sentimientos, a fingir que no nos duele o no nos importa cuando tal vez necesitamos apoyo o ayuda. A no profundizar en nuestro interior. Pero todo eso puede cambiar.

Me permití hacer esta pequeña reflexión, porque yo creo en la filosofía de este hombre que vivió hace más de 2 mil años y que hasta la fecha sus enseñanzas de vida siguen impactando al mundo. Aunque estoy consciente de que no todos los que me leen son creyentes o religiosos, lo que si puedo compartirles es que cada uno de nosotros siempre está en busca de la felicidad, y sin duda, hasta ahora nadie ha logrado abrazarla en su totalidad. Pero si creo que podemos estar lo más cerca posible de ella durante toda nuestra existencia.

Debido a que no me considero experta en el tema, pero si lo suficientemente conocedora les puedo compartir que para mi la paz espiritual que nos otorga, la oración o el cántico de algún salmo es parte de la felicidad. Si no lo creen, alguna vez podrían probarlo.  También dedicarnos a lo que nos gusta. Hábitos como dormir bien, hacer ejercicio, socializar, ir de vacaciones y uno de los más importantes agradecer lo que tenemos: la familia, el trabajo, el amor de nuestro esposo o nuestra pareja. Es decir, una vez que comencemos a identificar los caminos de la felicidad podremos -sin duda- tomar las riendas de nuestras emociones. Ahora que lo pienso, igual que el amor, la felicidad también es práctica, estar dispuestos y esforzarnos para ser constantes y repetir estos hábitos que nos conducirán hacia la felicidad. Pero como en todo, los efectos de mantenernos armoniosos y bienaventurados, algunos dirían en estado de gracia, son producto del interés de cada persona.

Recuerdo que hace tiempo leí un artículo sobre la felicidad y se hacía mucho énfasis en que debemos aprender a detectar aquellas formas en las que nuestra mente nos engaña para hacernos más infelices, por ejemplo, tendemos a comparar nuestros logros con quienes en apariencia parecen más acaudalados y exitosos. Además, nuestro cerebro siempre está cambiando ligeramente, ajustándose a sí mismo en función de nuestras experiencias, así que, cuando compramos un coche nuevo o tenemos una nueva relación, al principio es emocionante, pero con el paso del tiempo se convierte en algo sin trascendencia o la emoción ya no es la misma, por lo tanto, mantener nuestras endorfinas en niveles apropiados para sentirnos plenos y a gusto, es tarea de cada uno. Se que existen factores hereditarios, psicosociales, ambientales y genéticos, pero también se que cuando tomamos una decisión para mejorar nuestra calidad de vida, habrá valido la pena, nuestro transitar por este hermoso mundo. 

Comentarios: marumora222@gmail.com

ÚLTIMOS ARTÍCULOS