lunes, julio 15, 2024
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

El carismático San Juan Pablo II, el Papa Misionero

Conmocionó al mundo, mostró un extraordinario amor y perdón cuando realizó una visita personal a su atacante, Ali Agca, en la Prisión de Rebibbia en 1983

La iglesia católica celebra hoy 22 de octubre a un santo que todos conocimos y que para muchos fue el único Papa que conocieron, estamos hablando de el Papa Viajero, San Juan Pablo II, el hablar de él es recordar su rostro angelical, sereno, lleno de paz y alegría. Su nombre original Karol Jósef Wojtyla, nació el 18 de mayo de 1920 en Wadowice, Polonia, fue el menor de tres hijos. Nació en el seno de una amorosa familia, sus primeros años de vida estuvieron marcados por el sufrimiento y la pérdida. «Aún no había hecho mi Primera Santa Comunión cuando perdí a mi madre: tenía apenas nueve años de edad»  Karol Wojtyła.  

Olga, su hermana mayor, murió en la infancia y cuando Karol tenía doce años de edad, Emelia, su madre, murió de insuficiencia renal y Edmund, su hermano mayor, murió heroicamente sirviendo a los enfermos de escarlatina. Conocido por sus amigos como Lolek, creció bajo la amorosa orientación de su padre, era un joven activo, atlético, estudioso y un talentoso actor de teatro. «Las palabras de mi padre representaron un papel muy importante porque me llevaron a convertirme en un adorador de Dios» Karol Wojtyla. «Después de su muerte, y más tarde, después de la muerte de mi hermano mayor, quedé solo con mi padre, un hombre profundamente religioso. Día tras día podía observar su austera forma de vida…su ejemplo fue en cierta forma mi primer seminario, una especie de seminario doméstico» Karol Wojtyla.

Cuando Wojtyla aún era una niño, su país, Polonia, atravesaba un breve período de libertad e independencia, que abarcó desde la derrota del Ejército Rojo (1920) hasta la invasión nazi en 1939. Su ciudad, Wadowice, estaba a solo 24 km de Auschwitz y estaba habitada por 10.000 personas, en su mayoría católicos, pero con un fuerte componente judío unas 2.000 personas. El padre de Wojtyla, también llamado Karol, era un soldado del ejército polaco. Su madre, hermana y su hermano habían muerto cuando el futuro Papa aún era muy joven. Realizó sus estudios de educación primaria y secundaria, y tras finalizarlos se dedicó un tiempo al ajedrez, coronándose campeón de varios torneos.

El joven Karol Wojtyla fue a vivir a Cracovia para ir a la universidad, donde en 1938 ingresó a la Universidad Jagellónica de Cracovia y de manera simultánea a una escuela de teatro, en la universidad estudió polaco, literatura, teatro y poesía. También actuó en producciones teatrales locales, cofundando el Teatro Rhapsodic de Cracovia. Fue durante esta época cuando conoció a su mentor, Jan Tyranowski, y conoció el misticismo carmelita de San Juan de la Cruz. Este encuentro cambió profundamente el curso de su vida, conduciéndolo al sacerdocio,
pero el 1 de septiembre de 1939, el país se vio afectado por la invasión nazi.

Los alemanes cerraron la universidad donde estudiaba, Karol Wojtyła empezó a trabajar en una cantera. No solo los judíos, sino también los líderes religiosos y culturales de la Polonia católica fueron deportados en masa por los nazis, quienes consideraban a los eslavos una raza inferior. Karol Wojtyla y su padre intentaron escapar hacia el este, para descubrir que la parte oriental de Polonia había sido invadida por los soviéticos. En este período, mientras continúa estudiando en la clandestinidad, el futuro Papa Juan Pablo II trabajó en una fábrica de productos químicos Solvay, con el objetivo de mejorar su situación económica y no ser deportado a Alemania.

Encontró tiempo para escribir guiones teatrales de temática nacionalista y comenzar a interesarse cada vez más por la espiritualidad católica. Durante esa época, Karol sufrió la pérdida de su padre, quien murió de un ataque al corazón, el 18 de febrero de 1941. Después de perder a su padre en 1941, Karol Wojtyla comenzó el camino desde 1942 para convertirse en sacerdote. En el año 1943, inició en el seminario clandestino fundado por monseñor Adam Stefan Sapieha, donde estudió teología. Al acudir al seminario del arzobispo de Cracovia Adam Sapieha, Karol se tuvo que refugiar para evitar ser reclutado por la fuerza de los nazis, que en 1944 barrieron las ciudades de Polonia en busca de hombres que fueran capaces de luchar.

En el año de 1944, sobrevivió milagrosamente al ser golpeado por un camión alemán. A través de todo esto, relata la madurez de su vocación y la formación de su identidad sacerdotal. Después del final de la guerra (1945), Polonia comenzó a entrar en el bloque soviético, convirtiéndose en un régimen comunista fuertemente hostil al catolicismo, practicado por la mayoría de los polacos. En estos años Wojtyla finalmente fue ordenado sacerdote el uno de noviembre de 1946 en la capilla privada arzobispal; tiempo después de su ordenamiento, se fue a Roma a realizar unos cursos en la facultad de filosofía del Pontificio Ateneo Angelicum, donde obtuvo el doctorado en Teología. En su estancia en Roma, estudió teología durante dos años, obteniendo su primer doctorado. En los siguientes 10 años, el joven Papa Juan Pablo II estudia y enseña filosofía y teología en Lublin, mientras continúa escribiendo poesía y publicando artículos de forma anónima sobre una amplia variedad de temas.

«Como joven sacerdote aprendí a amar el amor humano…Si se ama el amor humano, surge de manera natural la necesidad de comprometerse totalmente al servicio del ‘amor justo’, porque el amor es justo, es hermoso» Papa Juan Pablo II. Para el año 1948, volvió a Polonia para ejercer su primer ministerio pastoral como vicario coadjutor de la parroquia de Niegowić, durante 13 meses e comenzó su vital obra con los jóvenes. En noviembre de ese mismo año fue habilitado para ser profesor de la Facultad de Teología de la Universidad Jagellónica. Después viajó a Roma y continuó sus estudios doctorales. El 17 de agosto de 1949, Karol Wojtyła fue trasladado como vicario a la parroquia de San Florián, en Cracovia, donde hizo parte del ministerio por dos años, en simultánea con un trabajo de consejero de los estudiantes y egresados de la universidad estatal de esa ciudad. Para el 1 de octubre de 1953, fue nombrado profesor de Teología moral y Ética social del seminario metropolitano de Cracovia, y un año después, empezó a dictar clases en la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica de Lublin, donde posteriormente fue nombrado director.

El Padre Wojtyla fue consagrado obispo auxiliar de Cracovia, el 4 de julio de 1958; por el Papa Pio XII, fue el obispo más joven en la historia de Polonia. Entre los primeros en escuchar su elección se encontraban los jóvenes que lo acompañaron en sus numerosas excursiones y paseos en la montaña. Constantemente preocupado por la cuestión del hombre, el Obispo Wojtyla exhortó a una resistencia espiritual y cultural contra la ocupación comunista de Polonia, dando a sus compatriotas esperanza ante la grave opresión. Desde el 11 de octubre del año 1962, empezó a hacer parte del Concilio Vaticano II, donde se destacó por sus especificaciones sobre el ateísmo moderno y la libertad religiosa. En estos años, el futuro Papa Juan Pablo II escribe su primer ensayo, Amor y responsabilidad (1962), dedicado al amor conyugal, que causará cierta sensación.

También logra organizar la vida de su comunidad católica a pesar de las restricciones del régimen comunista, por ejemplo, organizando excursiones con masas al aire libre, infringiendo las leyes del régimen, lo que permitió la celebración de la misa solo en las iglesias. En este punto, Wojtyla comenzó a trabajar en una comisión sobre el estudio de los problemas familiares y de nacimiento, desarrollando un claro rechazo a la anticoncepción artificial, que tendrá una fuerte influencia en la encíclica del Papa Pablo VI. Su visión y talento también fueron centrales en la formulación final de Humanae Vitae, que fue promulgada por el Papa Pablo VI en 1968. Poco después, fue elevado al Colegio Cardenalicio.

En el año 1962, tras la muerte del arzobispo Baziak, fue escogido como el nuevo vicario capitular; un año después, el Papa Pablo VI lo consagró arzobispo de Cracovia. Para el 8 de diciembre de 1965, formó parte de las congregaciones para los Sacramentos y la Educación Católica, y del Consejo para los Laicos. Fue nombrado cardenal el 29 de mayo de 1967, a la edad de 47 años. En sus años como cardenal, Karol Wojtyla trabaja incansablemente por la causa del catolicismo en Polonia, logrando obtener el permiso para la construcción de una nueva iglesia en Cracovia en 1977, preguntando (y con frecuencia obteniendo) permisos para llevar a cabo procesiones tradicionales en las calles y celebrar misas al aire libre en varias ocasiones. En su texto filosófico más importante, Persona e Atto (1969), escrito en los últimos años, el futuro Papa Juan Pablo II sostiene que son las acciones morales, y por lo tanto no sólo los pensamientos o palabras, los que definen a las personas .

Karol Wojtyla y los otros líderes de la iglesia del país logran desarrollar así un nuevo estilo de comunicación en estos años, destinado a revolucionar la relación de la iglesia con los fieles: viajan continuamente, están entre la gente, se comunican con las multitudes. Es en estos años que el futuro Papa Juan Pablo II elabora la capacidad comunicativa que más tarde le garantizaría el consentimiento y la simpatía de las masas a nivel global que le permitirán pasar a la historia revolucionando el papel y el estilo comunicativo del papado en el mundo.

Tras la muerte de Pablo VI (agosto de 1978), el Colegio de Cardenales eligió al veneciano Albino Luciani como Papa Juan Pablo I (nombre elegido en honor de los dos Papas del Consejo Vaticano II) pero este morirá después de estar tan solo 33 días en el cargo. En estos años, la iglesia está fuertemente dividida, y las facciones del cónclave posterior ven a Karol Wojtyla como un excelente candidato. Relativamente joven y lo suficientemente enérgico como para atraer a los jóvenes, también es lo suficientemente tradicional sobre la disciplina de la iglesia (en crisis, según muchos, durante el Concilio Vaticano II), y al mismo tiempo es relativamente abierto. Elegido el 16 de octubre de 1978 como Juan Pablo II, Wojtyla, tenía 58 años de edad, fue el primer Papa no italiano en ascender el trono Papal desde el holandés Adriano VI (1522-1523).

Al elegir el nombre de Juan Pablo II, al igual que su predecesor que murió prematuramente, el nuevo Papa expresa continuidad con las reformas del Consejo que tanto revolucionaron a la iglesia en la última década logrando una mayor participación de los fieles en el rito en la misa, ya la vez, luchando por el reconocimiento de los derechos humanos en todo el mundo. El nuevo sumo pontífice de la iglesia católica, tenía como objetivo colocar la iglesia como guía del mundo contemporáneo en 5 direcciones:

Nueva evangelización.

Ecumenismo: Por medio del diálogo y el encuentro con otras iglesias cristianas y confesiones religiosas.

Compromiso ético y social.

Lucha por la paz.

Rigor doctrinal.

El pontificado de Juan Pablo II estará marcado por viajes continuos, todos con una gran importancia política. Durante su primer viaje a México (enero de 1979), el nuevo Papa atrae a multitudes de millones de personas al abordar temas como la lucha por los derechos humanos y la libertad religiosa, temas controvertidos en América Latina. Unos meses más tarde, se encuentra en Polonia, donde alienta al clero a luchar por su libertad, y luego en Irlanda y los Estados Unidos, donde condena la violencia religiosa y denuncia la explotación del capitalismo estadounidense. En los siguientes 10 años, el Papa seguirá viajando incansablemente por todo el mundo. Mientras tanto, para evitar que el impacto político del cristianismo sea ​​alterado por problemas políticos locales, se prohíbe a los sacerdotes participar activamente en los partidos políticos.

Uno de los momentos más destacados en la vida de Karol Wojtyla como Juan Pablo II se produce el 13 de mayo de 1981, cuando es víctima de un ataque casi letal por parte de un joven turco, Mehmet Ali Agca. Durante un recorrido en un vehículo abierto, Juan Pablo II sufrió un atentado contra su vida, recibiendo varios disparos en brazo y abdomen. La opinión pública, aunque no hubo pruebas convincentes, vinculó el ataque a la Unión Soviética, que en los últimos años intentaba en todos los sentidos oponerse al sindicato católico Solidarnosc en Polonia. El Papa logró recuperarse, aunque quedo con algunas secuelas que le originaron varios problemas de salud; sin embargo, en el año 1983 visitó en la cárcel a su agresor, para concederle el perdón.

Conmocionando al mundo, mostró un extraordinario amor y perdón cuando realizó una visita personal a su atacante, Ali Agca, en la Prisión de Rebibbia en 1983. Tiempo después, sufrió un nuevo atentado en una visita a Fátima, Portugal, donde el sacerdote conservador Juan Fernández Krohn, intentó ensartarlo con una bayoneta. Después de su recuperación, el Papa Juan Pablo II continuó con su actividad misionera reuniéndose con más de 17,600,000 peregrinos durante las Audiencias Generales y con millones de fieles durante sus posteriores visitas pastorales por todo el mundo. Continuó reuniéndose con numerosos líderes gubernamentales durante 38 visitas oficiales y 738 audiencias y reuniones realizadas con jefes de estado, incluyendo dos discursos memorables en las Naciones Unidas y 246 audiencias con primeros ministros.

En diciembre de 1989, Mikhail Gorbachov fue el primer líder soviético en ingresar al Vaticano en una visita oficial, dos años antes del colapso final de la Unión Soviética. A lo largo de la década de 1980, el Papa mantuvo un estrecho contacto con los líderes polacos y soviéticos, haciendo un firme compromiso de que Solidaridad, el movimiento clandestino y la principal encarnación política del catolicismo polaco hostil al régimen comunista, nunca recurría a la violencia. Esta apertura al diálogo del Papa Juan Pablo II inspirará otros movimientos similares en muchos países del bloque soviético.

En otras áreas, las iniciativas políticas de Juan Pablo II no tuvieron un éxito particular: en particular cuando critica abiertamente la política exterior de los Estados Unidos o el bloqueo contra Cuba, donde se reunirá con otro líder comunista, el presidente Fidel Castro, en 1998. Después de la caída de la Unión Soviética, Juan Pablo II nunca dejará de criticar los que cree que son los efectos más negativos del materialismo capitalista occidental: el consumismo, la pornografía, la aceptación del aborto y la eutanasia, la indiferencia hacia la pobreza y el hambre, o la fe ciega en la tecnología como solución a todos los problemas.

En 1986, Juan Pablo II invitó a los líderes de las principales religiones del mundo a Asís para una oración universal por la paz mundial. La iniciativa genera muchas críticas por parte de los representantes más conservadores de todas las religiones(comenzando por el propio catolicismo). En los años 90 siguen una serie de reuniones con el judaísmo y el islam. Para hacer que estas iniciativas sean más creíbles, también está el hecho de que el Papa Juan Pablo II pide públicamente perdón por los pecados de católicos anteriores, como las cruzadas, el colonialismo, la quema de herejes, etc. El Papa, que consideraba a los judíos como «hermanos mayores» del cristianismo, declaró en 1990 que el antisemitismo era como un pecado contra Dios y la humanidad.

Para el año 2000, Juan Pablo II se reunió con el Gran Imán de al-Azhar en El Cairo, una de las más altas autoridades del islamismo sunita, y al año siguiente visitó la Mezquita de Damasco, estableciendo una Nuevo récord: es el primer Papa en pisar una mezquita, donde incluso reza junto con algunos clérigos musulmanes. Con más de 50 reuniones con líderes musulmanes, Juan Pablo II dialogará con el Islam mucho más que todos los Papas del pasado juntos.Con mayor razón, los esfuerzos del Papa no faltan con respecto a otras iglesias cristianas: Juan Pablo II se encuentra con personalidades de la iglesia anglicana, así como de las iglesias luteranas en Alemania y Suecia, con el fin de curar el cisma oriental de 1054 con la iglesia ortodoxa, aunque nunca logró, en particular, dialogar con la sospechosa iglesia ortodoxa rusa.

Juan Pablo II, quien siempre fue un hombre robusto y vigoroso, sufre los graves efectos de la enfermedad de Parkinson desde principios de los años noventa. El Papa acepta su sufrimiento y decide no frenar su actividad, de modo que sigue viajando y atrayendo multitudes prácticamente hasta el final de sus días. A partir de 2003 comenzó a aparecer en público tan solo sentado, y a partir de 2005 su voz se desvaneció: murió el 2 de abril de ese año. Su funeral en Roma atrae a millones de fieles, peregrinos y líderes políticos de todo el mundo.

Su sucesor fue el Papa Benedicto XVI, el cual inició el proceso para la beatificación y canonización de Juan Pablo II en mayo de 2005, a pesar de las reglas por un período de al menos cinco años después de la muerte de un santo. En 2011, el Vaticano reconoce, a los efectos de la canonización, un milagro del Papa Juan Pablo II (la curación de una monja francesa, también afectada por la enfermedad de Parkinson). La beatificación tendrá lugar el 27 de abril de 2014. De entre los Papas de Roma que han habido a lo largo de la historia, quizás la figura de Juan Pablo II sea una de las más recordadas por su popularidad entre la gente corriente. Un Papa que se caracterizó por su sencillez y sobre todo por su buen hacer en favor de los más necesitados.

Durante sus 26 años de pontificado, el Papa Juan Pablo II intentó promover el diálogo entre naciones y entre religiones, moviéndose por todo el mundo como ningún Papa lo había hecho antes, y pidiendo perdón por las injusticias cometidas en el pasado por la Iglesia Católica. En particular, Wojtyła trabajó arduamente para oponerse al régimen comunista en Polonia, y utilizó su influencia global para promover el reconocimiento de los derechos humanos en todo el mundo. Entre los aspectos más controvertidos de Juan Pablo II , canonizado en 2014, estaba su concepción fuertemente centralizada del papado y su tradicionalismo extremo con respecto a la moral católica y las doctrinas eclesiásticas, que ayudaron a alejar algunos segmentos de la sociedad laica de la iglesia. Fue el Papa número 264 en la historia de esa religión.

Conservó su lema episcopal, extraído del profundo conocimiento de San Luis de Montfort, «Totus Tuus – Soy completamente tuyo». Pronto sería cada vez más claro para el mundo que su papado era una encarnación de ese lema y una respuesta directa al Amor Divino, el cual expresó profundamente en su amor por el hombre.

«Todos conocen a Juan Pablo II: su rostro, su característica forma de moverse y hablar; su inmersión en la plegaria y su espontáneo buen humor. Muchas de sus palabras se han quedado grabadas para siempre en nuestra memoria, comenzando por el apasionado grito con el que se presentó al pueblo al inicio de su pontificado: ‘Abrid las puertas a Cristo, ¡no tengáis miedo!’. O su expresión: ‘Nadie puede vivir una vida de prueba; nadie puede amar de manera experimental’. Todo un pontificado se condensa en palabras como estas. Es como si quisiera abrir las puertas a Cristo a todos y deseara abrir al pueblo la puerta que conduce a la vida verdadera, al amor verdadero»Papa Emérito Benedicto XVI.

La vida de un santo es una vida en la que el Evangelio es luminoso. De esta forma, la iglesia ha recibido un regalo incalculable en San Juan Pablo II. A lo largo de su vida, ha mostrado la irradiación de la paternidad de Dios en la humanidad, o lo que San Pablo llama la «novedad de la vida en Cristo» (Cf. Rom. 6: 4).

«¡No tengáis miedo! Abrid las puertas a Cristo…Cristo sabe ‘qué hay en el hombre’. ¡Solo él lo sabe!» Papa Juan Pablo II en su Discurso Inaugural, Plaza San Pedro, 22 de octubre de 1978.

Legado del Papa Juan Pablo II llegó al mundo entero con un vigoroso espíritu misionero. Emprendió 104 viajes apostólicos a 129 diferentes países, «a los confines de la tierra» (Hechos 13, 47), iniciando con occidente, México y Estados Unidos, en aras del Evangelio. Su amor por los jóvenes lo condujo a establecer la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebró 19 veces durante su pontificado y que atrajo a millones de jóvenes de todas partes del mundo. La preocupación del Papa por el matrimonio y la familia se expresó claramente en el establecimiento del Encuentro Mundial de las Familias, su catequesis de los miércoles sobre el amor humano y la fundación del Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia.

La presencia del Papa en el escenario mundial comenzó la eliminación gradual y pacífica del comunismo en Europa del Este, evitó la guerra entre las naciones de Chile y Argentina, y empezó la restauración de la paz y la sanación de la división entre las religiones más predominantes en el mundo.

«En todo lo que me pasó ese día, sentí la extraordinaria protección y el cuidado maternal (de la Madre de Dios), que resultó ser más fuerte que la bala mortal»Papa Juan Pablo II.

«La respuesta al temor que oscurece la existencia humana a finales del siglo XX, es el esfuerzo común para construir la civilización del amor… Con la ayuda de la gracia de Dios, podemos construir en el siglo que está por llegar y para el próximo milenio una civilización digna de la persona humana, una verdadera cultura de libertad. ¡Podemos y debemos hacerlo!» Papa Juan Pablo II en su discurso en las Naciones Unidas.

El legado doctrinal de Juan Pablo II es uno de los más ricos en la historia de la Iglesia. Guardó incansablemente el depósito de la fe y la tradición de la Iglesia de errores, promoviendo una doctrina teológica, moral y espiritual auténtica.

San Juan Pablo II también fue un escritor prolífico; entre sus principales documentos se encuentran muchos tesoros de la Iglesia. Sus escritos incluyen 14 encíclicas, 15 exhortaciones apostólicas, 11 constituciones apostólicas y 45 cartas apostóicas, además de catequesis dictadas en audiencias generales, lecturas y homilías durante sus numerosos viajes.

Con su énfasis sobre el llamado universal a la santidad, beatificó a 1,338 personas y canonizó a 482 santos, más que todos los Papas en los últimos 500 años.

«Toda la vida cristiana es como una gran peregrinación hacia la casa del Padre, del cual se descubre cada día su amor incondicional por toda criatura humana, y en particular por el ‘hijo pródigo’, lo descubrimos día a día… El Jubileo… debe animar a todos a emprender…un viaje a la conversión» Papa Juan Pablo II.

A lo largo de su pontificado, el Papa Juan Pablo II guió y preparó a la Iglesia para celebrar el Gran Jubileo, una celebración de la misericordia de Dios y del perdón del pecado, que inicia con la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro. Ocho millones de peregrinos llegaron a Roma para orar durante el Año 2000, mientras la Iglesia y toda la humanidad entraban al tercer milenio desde el nacimiento del Redentor.

Durante esta época, el Papa Juan Pablo II oró por el perdón de Dios y el perdón de aquellos heridos por los pecados de los cristianos durante los dos útimos milenios.

Juan Pablo II exhortó con éxito al diálogo con los judíos e inauguró una época de curación entre judíos, musulmanes y representantes de otras religiones. Numerosas veces extendió una invitación a estos grupos a participar en reuniones en todo el mundo para orar por la paz.

Con el Año de la Redención, el Año Mariano y el Año de la Eucaristía, se entregó a la renovación espiritual de la Iglesia. Estaba convencido de que la Iglesia debía recibir valentía y renovación, incluso ante los grandes desafíos de la humanidad vividos el siglo anterior, acercándose al Corazón de Cristo en la Eucaristía. Declaró, «…La mirada de la Iglesia se dirige continuamente a su Señor, presente en el Sacramento del altar, en el cual descubre la plena manifestación de su inmenso amor». (Juan Pablo II, Ecclesia de Eucharistia, 2003).

El amor de Cristo, «este amor que va hasta el final», proclamado por San Juan Pablo II con toda su vida, se hizo cada vez más comprensible para el mundo a medida que se acercaba el día de su regreso a la Casa del Padre.

«La muerte en sí no es nada más que un suceso sin esperanza. Es la puerta que se abre de par en par a la eternidad y, para aquellos que viven en Cristo, una experiencia de participación en el misterio de su Muerte y Resurrección» Papa Juan Pablo II.

Sufriendo por los efectos debilitantes de la enfermedad de Parkinson, las secuelas de las heridas del intento de asesinato, las múltiples cirugías y la pérdida de su voz, el Papa Juan Pablo II expresó en sus últimos días el misterio del Señor Crucificado.

Con cientos de miles de personas debajo de la ventana del apartamento papal, manteniendo una vigilia a la luz de las velas durante la agonía final del Papa, Juan Pablo II susurró en respuesta, «Os he buscado. Ahora habéis venido a verme. Os doy las gracias». El Papa Juan Pablo II murió la víspera del sábado de la Divina Misericordia, el 2 de abril de 2005, a las 9:37 p.m. poco después de haber pronunciado sus palabras finales audibles, «Dejadme ir a la casa del Padre».

Más de tres millones de peregrinos viajaron a Roma para rendir homenaje al Papa, algunos permanecieron en fila por más de 24 horas para orar en acción de gracias por su amado Santo Padre.

Entre los principales hechos de su pontificado se destacan:

La primera visita de un Papa a una iglesia luterana: Roma, 1983.

Primera visita a una sinagoga: Roma, 1986.

La Jornada Mundial de Oración por la Paz: Asís, 1986.

La excomunión del obispo Marcel Lefebvre: 1988.

Visitó Grecia, un país ortodoxo.

Entró a la mezquita de Damasco en Siria.

Primer encuentro de un Papa con una comunidad musulmana: Casablanca, 1985.

Creación de las Jornadas Mundiales de la Juventud, a partir del Jubileo de la Redención de 1983.

El encuentro con el último presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, en el mes de diciembre del año 1989.

En el año 2000, por primera vez fue a Tierra Santa, donde visitó el Monte Nebo, Belén, Jerusalén, Nazaret y varias localidades de Galilea; realizó una misa en la plaza del pesebre de Belén, pidió perdón en el Muro de los lamentos y en el Museo del Holocausto por los pecados cometidos por los cristianos que persiguieron a los judíos, finalmente celebró una misa en el Santo Sepulcro.

Tiempo después, de su muerte se dio a conocer el fragmento de una carta, que dictó a su secretario Stanisław Dziwisz, momentos antes de morir. El fragmento decía:

“Soy feliz, séanlo también ustedes. No quiero lágrimas. Recemos juntos con satisfacción. En la Virgen confío todo felizmente”

El 5 de julio del año 2013, el Papa Francisco autorizó la canonización de Juan Pablo II y de Juan XXIII, ceremonia que se llevó a cabo el 27 de abril de 2014 en Ciudad del Vaticano.

Sobre Historia, Historia-Biografía y Juan Pablo II, Santuario Nacional

ÚLTIMOS ARTÍCULOS