Todo cambia para que todo siga igual

Todo cambia para que todo siga igual

La política es una profesión que se ha desvirtuado a niveles que el ser humano tal vez nunca imaginó. En la época de los reyes, las traiciones, las venganzas y la envidia, eran la constante en aras de mantener el poder y el trono. En estos tiempos modernos me parece que hacer política se mantiene en ese perfil un tanto escatológico, tirano y mentiroso que varios políticos tienen.

Un aspecto más en este ambiente es la simulación, los discursos vacíos carentes de sentido para el ciudadano de a pie que no logra entender la lógica de quienes gobiernan. Lo digo, en todos los niveles de gobierno.

Recientemente el Ayuntamiento poblano impuso el cobro para estacionarse en la vía pública con los parquímetros en el centro de la ciudad. Hace unos días el Congreso Estatal, en su mayoría legisladores de MORENA autorizaron el incremento en las tarifas del servicio de agua potable. Esto en el contexto local.

A nivel nacional, ayer se reveló otro audio totalmente soez de Alejandro Moreno, líder nacional del PRI, que verdaderamente lo deja a uno petrificado al escuchar su forma de pensar y actuar para mantenerse en el poder.

Respecto a la lógica con que se manejan en el discurso escuché al presidente municipal, Eduardo Rivera, decir cuando justificaba los parquímetros, “que ni él tiene el derecho de estacionarse”; es fácil decirlo cuando a uno le siguen al menos dos asistentes o ayudantes para estacionar la camioneta de lujo en que se viaja, pero los simples mortales tenemos que ir a dejar a los hijos a la escuela y llegar a la hora para que no se nos descuente el día”. Es decir, si no tienes forma de compararte con un simple mortal, mejor no lo hagas, no seas el referente para justificar un cobro, mejor quédate callado.

Estos acontecimientos reflejan de cuerpo entero cómo piensan quienes ejercen el poder. No digo que todo esté mal, por el contrario, existen programas bien ejecutados y rescatables en todos los niveles de acción de los gobiernos; sin embargo, mi deber como periodista es señalar aquellos actos en los que se pueda mejorar para beneficio de la sociedad.

En mi opinión me parece que cada determinado tiempo, cada tres años, cada seis, todo cambia para que todo siga igual, una frase trillada pero que hasta cierto punto refleja el hartazgo hacia la clase política. Como ciudadana a la que le afectan las decisiones de quienes nos gobiernan es mi deber insistir para que algún día existan cambios sustanciales en nuestro estado y en nuestro país.

Estoy completamente segura que a pesar de que todos defendemos intereses personales, existe un sentimiento colectivo para que esta frase algún día se transforme y diga: todo cambia para que todo mejore.

Comentarios: marumora222@gmail.com

Twitter: @marumora7

Artículo anteriorReforzar medidas de seguridad: Franquiciantes
Artículo siguienteTurismo inteligente ¡Te contamos de que va!