Prepara birria casera

Prepara birria casera

Revista Única te da la receta de la tradicional birria casera para estos días de frío.

Te decimos como preparar una deliciosa birria casera.

Necesitas:

8 chiles guajillo.

8 chiles pasilla.

2 dientes de ajo.

1/2 cebolla.

1 clavo.

1 cucharadita de comino.

1 cucharada de orégano.

2 kilos de carne de res para birria (pecho o chamorro).

4 cucharadas de cebolla picada.

2 cucharadas de chile seco.

Preparación:

Hidrata los chiles y lícualos con el ajo, la cebolla, el clavo, el comino y el orégano.

Marina la carne en la salsa durante mínimo cuatro horas.

Colócala en una olla con tres litros de agua. Cocina a fuego medio durante tres horas o hasta que notes que la carne está suave. Sirve con un poco de cebolla picada y chile seco.

PORCIONES: 6-8.

¿Se te antoja un caldo jalisciense? Puedes preparar una birria casera.

La birria es uno de los platillos jaliscienses más populares de todos los tiempos. Aquí te decimos cómo preparar birria tradicional sin salir de casa.

Origen de la birria.

Birria significa cosa fea o algo de poco valor este nombre se lo pusieron los españoles, porque para ellos la carne de chivo era fea y dura. Tras la sobrepoblación de esta especie animal, optaron por regalarlos a los indígenas con la idea de que tal vez les resultaría de mala digestión. La sorpresa de los españoles es que los indígenas supieron adobar y hornear bajo tierra esta carne, dando como resultado un platillo con un sabor exquisito y apetitoso.

La receta básica para preparar birria está hecha a base de carne de borrego, pero según la región del país puede variar, por ejemplo, en el norte se suele preparar con carne de res. Tradicionalmente se hornea en tierra, con piedras calientes y hojas de maguey, pero también se puede hacer en horno de gas o leña.

Ingredientes para preparar birria en casa.

Laurel.

Pimienta.

Tomillo.

Ajo.

Orégano.

Jengibre.

Ajonjolí.

Mejorana.

Jitomate.

Cebolla.

Chile puya o guajillo.

Datos de la gastronomía mexicana.

Desde el 2010 la gastronomía mexicana forma parte de la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, esto por ser un modelo cultural que comprende actividades agrarias, rituales, conocimientos prácticos y antiguos, técnicas culinarias, costumbres y modos de comportamiento comunitarios ancestrales.

La derrama económica que produce la gastronomía mexicana ronda los 183 millones de pesos, el cual representa en 2% del Producto Interno Bruto del país.

La comida mexicana genera en el país 1.7 millones de puestos de trabajo de forma directa, mientras que 3.8 millones de forma indirecta, además se cuenta con 515 mil establecimientos. Cuando los turistas visitan en país, el 30% de sus gastos son destinados en la comida mexicana.

Antes de la conquista española, la dieta de las culturas prehispánicas mexicanas se basaba en platillos elaborados con maíz, frijoles, chiles, nopales, tomates, aves como el guajolote, hierbas, insectos y condimentos mexicanos; una alimentación que hoy en día se preserva.

En la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo desfilan 3 mexicanos: Pujol, Biko y Quintonil, los cuales están ubicados en la capital del país.

Después de la CDMX, Puerto Vallarta es el destino que cuenta con la mayor oferta gastronómica del país, donde cada año se lleva a cabo el Festival Gourmet Internacional, mismo donde acuden chefs de todo el mundo.

En Estados Unidos existen 57 mil establecimientos de comida mexicana, es decir el 8% del total del país; aquí la comida mexicana es el tercer tipo de menú más popular.

Existen 18 rutas gastronómicas para dar a conocer platillos y bebidas tradicionales de México a turistas nacionales e internacionales, las cuales abarcan 155 destinos, 31 pueblos mágicos, 9 ciudades Patrimonio de la Humanidad, 14 sitios naturales y culturales, 25 etnias, más de 1,500 platillos y bebidas típicas de todo el país.

@

Te puede interesar: Sopa de pollo en caldo rojo

Para el frío un caldo de gallina

Prepara una pancita

Artículo anteriorMorena madruga y registra candidaturas antes que los demás
Artículo siguienteEl «Cheslis» le entra a la política poblana