domingo, mayo 26, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

Mujeres poetas en la historia

Me atrevería a aventurar que Anónimo, que tantas obras ha escrito sin firmar, era a menudo una mujer

Virginia woolf

Cada 21 de marzo celebramos el Día Mundial de la Poesía.

Es por ello que, para festejar la fecha, en Revista Única te compartimos a algunas de las muchas mujeres poetas que han hecho historia.

Porque además de todo, también conmemoramos el mes de la mujer.

Aunque no podemos decir que la poesía es un asunto de mujeres, porque en realidad es un asunto de la humanidad.

Mujeres poetas en la historia: Sor Juana Inés de la Cruz (1648-1695)

Mujeres poetas en la historia

Sor Juana es la última gran poeta de los Siglos de Oro de la literatura en español. Su vida intelectual fue muy intensa y abarcó todos los saberes de la época.

Escribió numerosos poemas líricos, cortesanos y filosóficos, comedias teatrales, obras religiosas y villancicos para las principales catedrales del Virreinato.

Procura desmentir los elogios

Éste que ves, engaño colorido,
que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores
es cauteloso engaño del sentido;

éste en quien la lisonja ha pretendido
excusar de los años los horrores
y venciendo del tiempo los rigores
triunfar de la vejez y del olvido:

es un vano artificio del cuidado;
es una flor al viento delicada;
es un resguardo inútil para el hado;

es una necia diligencia errada;
es un afán caduco, y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada.

Mujeres poetas en la historia: Emily Dickinson (1830-1886)

Mujeres poetas

Una de las poetas más importantes de todos los tiempos, una mujer experta en poemas-revolución con líneas cortas, puntuación poco clara y rimas imperfectas.

En su momento, editaron muchísimo sus poemas para adaptarlos a las normas de la época, pero aún así, siempre fueron una maravilla.

Cuando cuento las semillas

Cuando cuento las semillas
sembradas allá abajo
para florecer así, lado a lado;

cuando examino a la gente
que tan bajo yace
para llegar tan alto;

cuando creo que el jardín
que no verán los mortales
siega el azar sus capullos
y sortea a esta abeja,
puedo prescindir del verano, sin queja.

Mujeres poetas en la historia: Gabriela Mistral (1889-1957)

Mujeres poetas en la historia

Chilena de nacimiento, su huella fue tal que se llevó el Premio Nobel de Literatura. Una de las mujeres más influyentes en el mundo de la literatura y una de las chilenas más importantes de todos los tiempos.

Doña Primavera

Doña Primavera
viste que es primor,
viste en limonero
y en naranjo en flor.

Lleva por sandalias
unas anchas hojas,
y por caravanas
unas fucsias rojas.

Salid a encontrarla
por esos caminos.
¡Va loca de soles
y loca de trinos!

Doña Primavera
de aliento fecundo,
se ríe de todas
las penas del mundo…

No cree al que le hable
de las vidas ruines.
¿Cómo va a toparlas
entre los jazmines?

¿Cómo va a encontralas
junto de las fuentes
de espejos dorados
y cantos ardientes?

De la tierra enferma
en las pardas grietas,
enciende rosales
de rojas piruetas.

Pone sus encajes,
prende sus verduras,
en la piedra triste
de las sepulturas…

Doña Primavera
de manos gloriosas,
haz que por la vida
derramemos rosas:

Rosas de alegría,
rosas de perdón,
rosas de cariño,
y de exultación.

Mujeres poetas en la historia: Sylvia Plath (1932-1963)

Poetisa estadounidense que dejó una gran obra tanto en prosa como en poemas, estando considerada además una de las mayores mujeres especializadas en la llamada poesía confesional. Tenía una pluma privilegiada y una personalidad única, pero lamentablemente se suicidó cuando tenía tan solo 30 años.

Carta de amor

No es fácil expresar lo que has cambiado.
Si ahora estoy viva entonces muerta he estado,
aunque, como una piedra, sin saberlo,
quieta en mi sitio, mi hábito siguiendo.
No me moviste un ápice, tampoco
me dejaste hacia el cielo alzar los ojos
en paz, sin esperanza, por supuesto,
de asir los astros o el azul con ellos.

No fue eso. Dormí: una serpiente
como una roca entre las rocas hiende
el intervalo del invierno blanco,
cual mis vecinos, nunca disfrutando
del millón de mejillas cinceladas
que a cada instante para fundir se alzan
las mías de basalto. Como ángeles
que lloran por la gente tonta hacen
lágrimas que se congelan. Los muertos
tenían yelmos helados. No les creo.

Me dormí como un dedo curvo yace.
Lo primero que vi fue puro aire
y gotas que se alzaban de un rocío
límpidas como espíritus. y miro
densas y mudas piedras en tomo a mí,
sin comprender. Reluzco y me deshojo
como mica que a sí misma se escancie,
igual que un líquido entre patas de ave,
entre tallos de planta. Mas no pienses
que me engañaste, eras transparente.

Árbol y piedra nítidos, sin sombras.
Mi dedo, cual cristal de luz sonora.
Yo florecía como rama en marzo:
una pierna y un brazo y otro brazo.
De piedra a nube iba yo ascendiendo.
A una especie de dios ya me asemejo,
hiende el aire la veste de mi alma
cual pura hoja de hielo. Es una dádiva.

Mujeres poetas en la historia: Alejandra Pizarnik (1936-1972)

Mujeres poetas en la historia

Alejandra Pizarnik dejó un gran legado que incluía un diario de casi 1000 páginas, poemas, cartas, relatos y varias novelas cortas.

Su obra está marcada por el surrealismo y trató especialmente temas como la muerte, la naturaleza o la infancia.

La poeta se suicidó a los 36 años.

Hija del viento

Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero hace tanta soledad
que las palabras se suicidan.

Y como un regalo extra, compartimos a una gran poeta que, además, es poblana.

Mujeres poetas en la historia: Elena Garro (1916-1998)

Elena Garro fue una poeta poblana, mayormente conocida por su prosa, sus novelas, y por la pasada represión política de su obra en respuesta a su activismo social y su perspectiva feminista.

Sin embargo, su poesía no es muy conocida, ya que fue compilada y publicada por la Dra. Patricia Rosas Lopátegui por primera vez en 2016 con Cristales de tiempo.

El extranjero

Allá donde encontramos lo perdido
Allá donde se va lo que se tuvo
Allá donde los muertos están muertos
y hay días en que renacen y repiten 
los actos anteriores a su muerte
Allá donde lloradas lágrimas se vuelven 
a llorar sin llanto
y en donde labios intangibles se buscan 
y se encuentran ya sin cuerpo
Allá donde pronto somos niños 
y tenemos casa
y en donde las ciudades son fotografías 
y sus monumentos residen en el aire
y hay pedazos de jardines atados a unos ojos
Allá donde los árboles están en el vacío
donde hay amores y parientes mezclados
con objetos familiares 
Allá donde las fiestas suceden a los duelos
los nacimientos a las muertes 
los días de lluvia 
a los días de sol
Allá, solitario, sin tiempo, sin infancia,
cometa sin orígenes, extranjero al paisaje
paseándote entre extraños 
Allá resides tú,
donde reside la memoria.      

Foto de portada: NuestrasVoces.

Mujeres poetas en la historia: Elvira Sastre (1992)

Elvira Sastre nació en Segovia, España, en 1992. A los quince años inauguró el blog Relocos y Recuerdos, donde comenzó todo.

Pronto sus poemas y escritos cobraron gran relevancia y a la fecha cuenta con más de diez obras publicadas, entre poemarios y audiollibros.

En 2019, Elvira Sastre ganó el premio Biblioteca Breve por su primera novela ‘Días sin ti’.

Me sobra la poesía

Me sobró el resto

desde el primer beso.

Amor,

a mí desde que estás

me sobra amor por los cuatro puntos cardinales

de este país que no quería ser conquistado

y acabó enamorado de tu bandera.

Se me han roto las brújulas

y ahora mire donde mire

solo

estás

tú,

y un trozo de mar conjugado en futuro

y un beso en cada ola de tu marea

y varias frases cosidas a tu frente

para que leas poesía cada vez que te mires al espejo.

De igual manera

que me sobran las manos cuando no estás

y tengo demasiados latidos

para tan poco pecho

—aunque me hayas

hecho el corazón más grande que la pena—,

del mismo modo

que mis pies pierden el ritmo

cuando no van a tu casa

—el aire solo se mueve

cuando tú bailas—

y el cartero me pregunte por ti

de tanto escribirle tu nombre…

De igual manera,

me sobran las formas

y las excusas

y las palabras,

me sobra hasta el silencio

y el eco de las estaciones,

me sobra el pasado

y la tristeza

y los poemas,

me sobra la ciudad

y los enamorados que cabalgan sobre ella,

me sobran las mentiras

—menos esas que consiguen

que te quedes un ratito más—,

me sobran todos los besos llenos de tinta

y todas las palabras manchadas de saliva,

me sobra tu casa

y la mía

y las noches que duran días,

me sobra esta bendita paz

y esta ausencia de ruidos

que me has regalado,

me sobran mis dedos

y mis sueños

y mis dedos que te sueñan

y mis sueños con tus dedos,

me sobra el miedo

y los callejones

y la luz,

me sobran las huellas

porque me sobra el camino.

Desde que estás

me sobra todo lo que tengo

—me sobra hasta lo que no tengo—

porque tú me das todo.

Mi vida,

desde que estás tú

lo único que me falta

es la muerte.

Y no la echo de menos.

Podría interesarte:

Mariel Damián: 5 poemas

Las cinco escritoras que impresionaron al mundo

ÚLTIMOS ARTÍCULOS