lunes, abril 15, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

La tragedia detrás de la sonrisa de Robin Williams

El actor sufría una demencia neurodegenerativa que fue agotando su calidad de vida.

En esta ocasión Revista Única a ocho años de su fallecimiento recuerda a uno de los mejores actores de Estados Unidos, quien decidió quitarse la vida el 11 de agosto de 2014, Robin Williams.

El actor nació en Chicago,Illinois, el 21 de julio de 1951, su nombre completo Robin McLaurin Williams, fue hijo del ejecutivo de la Ford Motor Company, Robert Williams y la modelo Laura Williams.

Tuvo dos hermanos llamados Todd y McLaurin. Estudió interpretación en la Juilliard School de Nueva York bajo la tutela de John Houseman y luego acudió a la Universidad de Marin en California.

Durante su estancia en Juliard se hizo amigo del también actor Christopher Reeve. Al terminar sus estudios, ingreso a la Universidad de Claremont para estudiar Ciencias Políticas.

Una vez terminó la carrera regreso a San Francisco y se unió a un taller de comedia. Posteriormente empezó a darse a conocer como comediante en las calles y algunos pequeños establecimientos dedicados al stand up.

Unos años más tarde consiguió su primer papel en la pantalla pequeña, debutando en Laugh-In (1977-78), una serie cómica de NBC protagonizada por Dan Rowan y Dick Martin.

Durante los dos años que permaneció en la serie, trabajó en Eight Is Enough, The Richard Pryor Show y America 2-Night; además tuvo un pequeño papel en el telefilme Sorority ’62 (1978), de Tony Csiki.

Posteriormente obtuvo un rol recurrente en la sitcom Happy Days, interpretando a Mork, personaje que le valió el reconocimiento del público. Tanto a así que tuvo su propio spin off, titulado Mork y Mindy (1978-82).

Gracias a la popularidad que alcanzó con Mork, en 1980, hizo su debut en la pantalla grande protagonizando Popeye, un filme de Robert Altman basado en la caricatura del mismo nombre.

Luego de su debut, Robin aparecería en numerosos filmes y series durante los ochentas y en los noventas se convertiría en uno de los actores más vistos y respetados de Hollywood.

Intervino en títulos de comedia como El Mundo Según Garp (1982), de George Roy Hill y Un Ruso En Nueva York (1984), de Paul Mazursky.

Protagonizó además el filme dramático sobre la guerra en Vietnam, Good Morning, Vietnam (1987), de Barry Levinson y en 1989 conquistó al público y la crítica especializada con su actuación en El Club De Los Poetas Muertos, filme dirigido por Peter Weir que la valió otra nominación a los Premios Óscar.

Una de las etapas más prolíficas para la carrera de Williams fue la década de los noventas donde apareció en grandes éxitos de taquilla como la comedia de aventuras Hook, el retorno del Capitán Garfio (1991) y el drama cómico Pescador de ilusiones (1991).

También protagonizó Papá por siempre (1993), filme en el que se vistió de mujer para poder pasar tiempo de calidad con sus hijos, los cuales habían quedado al cuidado de su exesposa.

Poco después se le vio como Hector en Being Human (1994) y un año más tarde encarnó a Alan Parrish en la comedia familiar Jumanji (1995), filme de culto que contó con las actuaciones de Kirsten Dunst, Bonnie Hunt y Jonathan Hyde.

Luego de varias nominaciones, en 1997, Williams consiguió el tan deseado Premio Óscar por su actuación en El Indomable Will Hunting o En busca del destino (1997), de Gus Van Sant. En el filme también actuaron Matt Damon y Ben Affleck.

A este exitoso filme le siguieron el drama biográfico sobre Hunter Doherty Adams, Patch Adams (1998) y el filme de ciencia ficción, El hombre bicentenario (1999), en el que Williams encarna al autómata Andrew Martin. También protagonizó Más allá de los sueños (1998), con Annabella Sciorra.

En el año 2000, Williams continuó cosechando éxitos en la pantalla grande con Insomnia (2002), Robots (2005), ¡Vaya vacaciones! (2006) y Happy Feet: el pingüino (2006). Además trabajaría en August Rush: escucha tu destino (2007), con Freddie Highmore y con Ben Stiller en Una noche en el museo 3: el secreto de la tumba (2014), encarnando a Theodore Roosevelt. Entre 2013 y 2014, protagonizó la sitcom The Crazy Ones junto a Sarah Michelle Gellar y Hamish Linklater. Además, aparecería en filmes como The Butler (2013), de Lee Daniels, The Angriest Man in Brooklyn (2014), de Phil Alden Robinson y Absolutely Anything (2015), de Terry Jones. Tras una larga y exitosa trayectoria, Robin Williams falleció el 11 de agosto de 2014 a los 63 años de edad. Williams acabo con su vida tras sufrir numerosos reveses emocionales debido a la depresión y su lucha con las adicciones.

Hablaremos de lo que ocurrió antes del suicidio del actor Robin Williams, ya que, fueron muchas las señales que indicaban que algo andaba mal en la vida de uno de los mayores cómicos que Hollywood ha conocido. Un declive que el periodista del New York Times Dave Itzkoff ha recogido en su nueva biografía, Robin. “Fue uno de los cómicos más lanzados que he conocido. El artista más arriesgado”, afirma Billy Crystal. Un actor que parecía tenerlo todo, pero que durante los últimos años estuvo poseído por el sentimiento de haber llegado a su final. “Lo que vi [aquel día] fue un hombre asustado”, cuenta Crystal sobre una de las últimas veces que estuvo con su amigo y compañero de profesión. Fue uno de los entrevistados en esta biografía, que salió a la venta el 15 de mayo de 2018 y en la que también participan la tercera esposa de Williams, Susan Schneider; su primogénito, Zak Williams, y su nuera, Alex Mallick, además de otros muchos actores, amigos y compañeros de trabajo.

Con la ayuda de todos ellos, Itzkoff logra retratar al artista. La sensación que le asaltaba en los últimos años venía marcada por una carrera en declive, lejos de los tiempos en los que ganó el Oscar por El indomable Will Hunting o cuando su voz dio vida al genio de Aladdin.

También estaba en declive su fortuna. Como dijo el cómico en una ocasión, “divorciarse es caro”. Y él lo había hecho dos veces, primero de Valerie Velardi y después de Marsha Garces, con quien tuvo otros dos hijos.

En el libro se muestra a un Williams que nunca llegó a superar el peso de su segundo divorcio y cómo este había dividido a su familia, especialmente en cuanto a la relación con sus hijos.

“Tenía la seguridad de que nos había defraudado. Nunca acabó de aceptarlo. Algo triste porque todos le queríamos y solo queríamos su felicidad”, recuerda su hijo en el libro.

A las dificultades personales y laborales se unieron diferentes problemas de salud de los que durante un tiempo no supo la causa. Incluso el diagnóstico de Parkinson, en 2014, pudo haber estado equivocado, según se recoge en el libro de Itzkoff.

La autopsia indicó que Williams padecía una forma de demencia incurable que tiende a manifestarse de forma agresiva en el cerebro y suele aumentar el riesgo de suicidio.

En medio de estas crisis estaba un hombre como Robin Williams, que vivía para su arte, que había dedicado 35 años a su carrera y, superados los 60, no sabía hacer otra cosa.

Sin embargo, como declaró a muchos de sus allegados, Williams pensaba que era incapaz de volver a hacer reír a su público. “No puedo. No sé cómo ser gracioso”, le dijo llorando por aquel entonces a Cheri Minns, durante años su amiga y encargada de su maquillaje.

Para entonces, la serie que le había devuelto a la televisión, medio en el que se dio a conocer al principio de su carrera, había fracasado, y las invitaciones que recibía de sus amigos para que regresara a los escenarios como monologuista le abrumaban.

Siempre las rechazaba. Según la biografía, su deterioro físico llegó a afectar su prodigiosa memoria, imposibilitando que el actor se aprendiera sus guiones.

También presentaba problemas digestivos, a la hora de dormir, al orinar. Su voz había cambiado, había perdido mucho peso y sus músculos se paralizaban incomprensiblemente. El diagnóstico de Parkinson hizo realidad los peores temores del mejor amigo de Christopher Reeve. “Se sintió atrapado en su cuerpo”, recuerda otra de sus amistades, Cyndi McHale.

En esta crisis personal y laboral, Williams se fue aislando de todos. Según la biografía de Itzkoff, su tercera esposa, diseñadora gráfica, estaba acostumbrada a mantener una vida más independiente del actor que aquella a la que se había acostumbrado con Marsha, quien actuó durante años como su manager y le organizaba frecuentes encuentros y cenas con sus amigos.

El matrimonio comenzó a dormir en habitaciones separadas, cada una en un extremo de la casa. Y meses antes de su muerte, Williams recurrió a un centro de desintoxicación que había conocido años atrás, cuando tuvo problemas de adicción, en busca de un lugar en el que meditar y encontrarse a sí mismo.

“En retrospectiva, siento que tendría que haber pasado más tiempo con él. Porque alguien que necesitaba apoyo no recibió lo que quería”, recuerda ahora su hijo. El cuerpo de Williams fue hallado sin vida en su casa al norte de San Francisco. Se había ahorcado con su cinturón. Unos amigos encontraron el cadáver mientras su esposa le esperaba para hacer meditación juntos. Era la primera noche en mucho tiempo que parecía haber dormido bien y no quería despertarle.

Datos curiosos de la vida de Robin Williams:

Nació el 21 de julio de 1951 en Chicago y fue descendiente del ex gobernador y senador de Mississipi Anselm J. McLaurin. Estuvo casado en tres ocasiones y tuvo tres hijos. En su juventud estudió Ciencias Políticas, sin embargo, comenzó a participar en clubes nocturnos realizando una serie de rutinas de humor y se dio cuenta que su pasión era actuar, e incluso de esas mismas actuaciones creó su primer personaje televisivo: Mork.

El ganador de un premio Oscar en 1998, tuvo papeles inolvidables en Buenos días, Vietman; La sociedad de los poetas muertos y Jumanji. Aquel pequeño Robin cambiaba permanentemente de ciudad a medida que su padre ascendía en la Ford.

Esa condición nómada lo definió en algo muy puntual: tuvo que ejercitar su imaginación de diferentes modos para divertirse en soledad, ya que le costaba mucho hacer nuevos amigos.

Por ejemplo, uno de sus pasatiempos era memorizar los discos del comediante Jonathan Winters imitando sus diversas voces. En ese ejercicio tomó algo de la actuación como acto espontáneo del imaginario, pero también como una repetición minuciosa de ciertos detalles.

Al mismo tiempo, llegó a coleccionar más de dos mil soldaditos con los que solía pasar su tiempo libre. Eso potenció a tal punto su imaginación que sentó las bases de su capacidad expresiva.

Pero Williams no siguió en sus comienzos los caminos del arte, más bien todo lo contrario. Llegó a estudiar Ciencias en el Claremont Men’s College y fue mechando esa formación con puestas de teatro aficionado.

Tanto le gustó el escenario que ingresó a la prestigiosa Julliard School, donde fue compañero de quien, con los años, sería el actor asociado a Superman: Christopher Reeve. Entre ellos hubo una gran amistad que duró hasta el final.

Ya en 1977 se casó con la bailarina Valerie Belardi, con quien tuvo su primer hijo, Zachary, en 1985. Tres años después se divorciaría, entre otras razones, por la adicción del actor a la cocaína, algo que luego se planteó abandonar definitivamente a través de diferentes tratamientos.

Más adelante Robin conoció a la que luego fue su pareja y madre de sus otros dos hijos: Marsha Graces. Con ella tuvo a Zelda y Cody Alan Williams

Su primer rol protagónico en televisión fue “Mork y Mindy” (1978), mientras que en el cine fue “Popeye” (1980). En tanto, durante el desarrollo de su carrera destacó por su versatilidad debido a que era uno de los pocos actores que podía desarrollar comedia y drama realizando interpretaciones de calidad.

Otra de las características de Williams, como actor, radica en su participación en una gran cantidad de películas exitosas que abordan diversos temas que hasta el día de hoy son recordadas por la audiencia. Entre ellas destacan: “Good Morning Vietnam”, “La Sociedad de los Poetas Muertos”, “Despertares”, “Pescador de Ilusiones”, “Hook”, “Mrs. Doubtfire”, “Jumanji”, “La Jaula de los Pájaros”, “Good Will Hunting”, “El Hombre Bicentenario”, “Patch Adams”, “Una Noche en el Museo” y el “El Mayordomo”.

Sus mejores amigos, en la industria del cine, eran Whoopi Goldberg, Mel Gibson y John Travolta. Asimismo, el actor con el cual más compartió en pantalla fue Billy Cristal. Dicha “sociedad” se dio en cuatro instancias: “En busca del Dr. Seuss” (1994), “Hamlet” (1996), “El Día del Padre” (1997), “Desmontando a Harry” (1997) y un cameo en “Friends” (1994).

Williams era fanático de la serie Star Trek. Debido a esto, le invitaron a participar en la serie de Star Trek: The Next Generation (1987) para interpretar a un viajero del tiempo llamado profesor Berlinghoff Rasmussen. No obstante, un conflicto de horario le obligó a abandonar el rol por lo que el papel fue para Matt Frewer. En tanto, logró conseguir un papel para su amiga, Whoopi Goldberg, quien hizo varias apariciones en la serie e incluso en una película.

También era un fan del rugby, sobre todo, de los All Blacks y gustaba de jugar paintball. En el ámbito político era miembro del Partido Demócrata.

Una semana después del trágico accidente a caballo que tuvo su amigo Christopher Reeve, Robin lo visitó en el hospital. En dicha ocasión, estaba disfrazado con varias ramas de árbol y le habló con un acento ruso utilizando una máscara quirúrgica debido a que trató de actuar como si fuera un médico de verdad. Después que se quitó la máscara, Reeve dijo que, “esa fue la primera vez que me reía desde el accidente”.

7.- En 1993, fue considerado para el papel de Joe Miller en la cinta “Philadelphia”, finalmente el papel lo obtuvo Denzel Washington. A pesar, de su capacidad para interpretar diversas voces, sólo prestó su voz en seis películas de dibujos animados: “Ferngully: The Last Rainforest” (1992), “Aladdin” (1992), “Aladdin y el rey de los ladrones” (1996), “Robots” (2005), “Happy Feet” (2006) y “Happy Feet Two” (2011).

Cabe señalar que en 1996 alcanzó un hito único como actor por contar con dos películas en donde se recaudaron más de US 100 millones de dólares, en los Estados Unidos, exactamente durante la misma semana de estreno: “Jumanji” y “La jaula de los Pájaros”.

Actuó en tres cintas que fueron nominadas al Oscar por mejor fotografía: “La Sociedad de los Poetas Muertos”, “Despertares” y “Good Will Hunting”.

Fue nominado al Oscar por mejor actor en tres oportunidades: “Good Morning Vietnam”, “Sociedad de los Poetas Muertos” y “Pescador de Ilusiones”. Finalmente, obtuvo el premio de la academia en la categoría de actor secundario por la cinta “Good Will Hunting”. Asimismo, fue nominado y también ganó varios Golden Globe. Mientras que, el 12 de diciembre de 1990, fue galardonado con una estrella en el “Hollywood Walk of Fame”.

Papá por siempre (1993), un papel consagratorio en la comedia que lo llevaría a ganar el Globo de oro.

Pese al éxito ya instalado en su vida, y en su carrera artística después de haber obtenido el Premio Oscar al Mejor Actor de Reparto en 1998, por En busca del destino, la vida de Robin Williams comenzó a caer paulatinamente. Murió el 11 de agosto de 2014 cuando, a los 63 años, decidió suicidarse en su casa de San Francisco. Fue declarado muerto a las 24:02, el 11 de agosto de 2014 en su casa ubicada en Tiburon, que se encuentra en el condado de Marin, California.

Durante los últimos siete años de vida, el actor estuvo en pareja con Susan Schneider. Ella reveló que el suicidio no fue por depresión, ansiedad o paranoia, como se dijo en un primer momento. El actor sufría una demencia neurodegenerativa que fue agotando su calidad de vida. «La demencia de cuerpos de Lewy mató a Robin», dijo Susan.

Consultada sobre la enfermedad, la mujer precisó: «Es lo que le quitó la vida. Y es a lo que me he dedicado el último año, tratando de entender qué es lo que acabó con la vida de mi marido». Según contó él era muy consciente de lo que padecía y trataba de controlarse lo mejor que podía».

Sin embargo, reveló, en 2014 la enfermedad lo superó. «El último mes ya no pudo seguir, y ahí fue cuando cayó», explicó la mujer.

Al oficializarse la información sobre su fallecimiento, su tercera esposa, Susan Schneider, dijo “Esta mañana, he perdido a mi marido y a mi mejor amigo, mientras que el mundo perdió a uno de sus artistas más queridos”.

Imagen Emprendedores News @

Te puede interesar:

¡Felicidades! al gran actor Gene Hackman

Descanse en paz, el actor Kirk Douglas

Steven Spielberg, el rey Midas de Hollywood

ÚLTIMOS ARTÍCULOS