miércoles, abril 17, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

9 frases para mejorar nuestras relaciones

Comunicar de manera efectiva lo que deseamos expresar y hacerlo con respeto, asegurándonos de que la persona con la que interactuamos se sienta escuchada y considerada, no siempre resulta tan sencillo como quisiéramos.

No obstante, esta forma de comunicación nos permite mitigar conflictos, construir relaciones más sólidas y auténticas, así como ser más eficientes al abordar diferencias, enfrentar problemas o llevar a cabo proyectos.

En la cotidianidad, es común que nuestra manera de comunicarnos ocasione efectos no anticipados, haciendo que alguien se sienta incómodo sin que esa fuera nuestra intención.

Podemos percatarnos de ello en el momento o tal vez no, pero en algún momento podríamos notar que la persona adopta una postura defensiva o que la conversación adquiere matices desagradables que no esperábamos ni buscábamos provocar.

Aunque no todo depende exclusivamente de uno mismo, ya que cada persona con la que interactuamos es única y reaccionará de acuerdo con sus propias experiencias, sí podemos ser conscientes de cómo nos comunicamos y de las palabras que utilizamos para mejorar nuestra capacidad de conectar con los demás y ser comprendidos.

Este enfoque es respaldado por John Bowe, experto en comunicación y oratoria estadounidense y autor de «Tengo algo que decir. El arte de hablar en público en la era de la desconexión». Él sostiene: «Los actos pueden ser valiosos, pero indudablemente, las palabras también cuentan».

De acuerdo con este experto, es fundamental considerar a la persona que tenemos frente a nosotros antes de hablar y reconocer que, en ocasiones, somos parcialmente responsables de las reacciones de los demás debido a la forma en que expresamos nuestras ideas.

Bowe sugiere que incorporar ciertas frases a nuestras conversaciones cotidianas puede marcar una gran diferencia en nuestra forma de comunicarnos con los demás. Así que en Única, te compartimos algunas de sus propuestas.

Frases para mejorar la comunicación

  1. «Oigo que lo que me estás diciendo es…». La habilidad de escuchar es fundamental para una comunicación efectiva. Al expresar esta frase no se busca simplemente complacer a la otra persona, sino entender genuinamente su perspectiva.

John Bowe destaca que los demás desean sentir que han sido escuchados y comprendidos. Es crucial no utilizar esta frase de manera superficial, sino como un medio para aclarar y asegurarse de haber considerado las palabras de la otra persona antes de responder.

Al hacerlo, se brinda la oportunidad de que expresen sus ideas con mayor claridad y enriquecer la conversación.

2. «Puede que estés en lo cierto». En ocasiones, al comunicarnos, actuamos como si poseyéramos la verdad absoluta, especialmente al sugerir o pedir que se realice algo de una manera específica.

«Esta expresión resulta muy útil para facilitar las cosas en caso de desacuerdo«, explica Bowe. «Se puede plantear, por ejemplo, de la siguiente manera: ‘Es posible que estés en lo cierto, pero intentemos esta nueva idea en esta ocasión, a ver qué sucede'».

También puede ser un recurso efectivo, según el experto en comunicación, al responder a un colega que tiende a hablar mucho y está haciendo comentarios u observaciones que se desvían del tema en cuestión.

«A nadie le agrada ser ignorado o no recibir atención, y una simple afirmación permite retomar la conversación sin romper la armonía«, señala Bowe.

3. «Tienes razón. Me había equivocado». Equivocarse es parte de la naturaleza humana, y reconocer nuestros errores es una excelente manera de fomentar una comunicación abierta y fluida.

De acuerdo con John Bowe, esta declaración refleja una notable capacidad para evitar actuar de manera egoísta durante las conversaciones, y lo hace por dos razones fundamentales: primero, porque es imposible expresar esas palabras si no se creen sinceramente, y segundo, porque son recibidas de manera muy positiva por la persona que las escucha.

Aceptar que la otra persona tenía razón y que uno se había equivocado «es una poderosa herramienta para suavizar tensiones, dar vuelta a la página y ganar respeto», según explica Bowe. Él alienta a dejar de lado el ego para ganar en una batalla mucho más significativa: la de construir relaciones auténticas y productivas.

  1. «Gracias por hacer esto». Nuestra mente está influenciada por un sesgo cognitivo conocido como la negatividad, que nos lleva a prestar más atención a lo negativo que a lo positivo. Reconocer lo positivo en las acciones de los demás y expresar gratitud en nuestras interacciones diarias demuestra que valoramos esos aspectos y fortalece las relaciones.

«En un mundo donde la gratitud, el respeto y el reconocimiento son escasos, es valioso ser generoso al elogiar y reconocer las acciones de los demás«, comenta Bowe. Además, sugiere: «Si deseas fomentar un buen comportamiento, es importante reconocerlo cuando lo observes».

  1. «Te dejo con ello». El autor sugiere utilizar esta expresión cuando notamos que nuestro impulso es tratar de dirigir o supervisar las acciones o métodos de otra persona. «En ocasiones, lo más desafiante y valioso es lograr superar ese impulso», destaca.

Cuando alguien realiza una tarea de manera diferente a como lo harías tú, especialmente si tu primera reacción es pensar que lo harías mejor, decirle que le dejas a cargo es una manera simple de demostrar confianza.

Sin embargo, se aconseja que, al expresarlo, realmente brindes ese voto de confianza y lo hagas con una sonrisa.

  1. «¿Podrías ayudarme con esto?». No es igual que te den una orden o te soliciten realizar una tarea a que te pidan apoyo para llevarla a cabo. El tono, por supuesto, también juega un papel importante. La persona que recibe la solicitud la interpretará de manera diferente dependiendo de si se expresa de una u otra manera.

Como ilustra Bowe, hay una notable disparidad entre decir «Retira la basura» y «Uf, estoy abrumado. ¿Podrías echarme una mano bajando la basura?».

7. «Te ves de maravilla, esa corbata/corte/accesorio te queda bien«. La mayoría de nosotros experimentamos estrés mientras intentamos cumplir con numerosas obligaciones. En medio de este frenesí, es reconfortante escuchar ocasionalmente que has realizado algo de manera satisfactoria. «Sé honesto, pero busca lo que encuentres positivo. Aunque la gente finja lo contrario, aprecian los elogios», afirma Bowe.

  1. «Eso es interesante». En este contexto, no se busca halagar ni pretender que todo lo dicho resulte fascinante. Sin embargo, al prestar atención a las palabras de la otra persona, es probable que descubras momentos en los que valga la pena apreciar lo expresado.

La declaración debe ser pronunciada con serenidad. «Constituye un gesto que indica que estás registrando lo que se ha dicho, que has escuchado y considerado esa información», aclara Bowe.

9. «No digas nada». Cuando enfrentes comentarios desagradables o opiniones sin fundamento, resistir la tentación de responder de manera negativa puede ser más beneficioso.

John Bowe ofrece una metáfora útil en estas situaciones: visualízate como una goma de borrar y al otro como pegamento. «Sé la goma de borrar, respira, deja que esas palabras sean el problema del otro y aléjate», aconseja.

¿Qué frases evitar?

Es fundamental no sólo expresar mensajes que fomenten la comunicación, sino también evitar aquellos que nos distancien de los demás, pudiendo ser percibidos como falta de consideración, arrogancia o incluso como insultos.

En este contexto, John Bowe menciona algunas frases susceptibles de generar malentendidos:

  1. «Es lo que hay»: Esta expresión podría interpretarse como un desinterés ante las preocupaciones de alguien, sugiriendo que deberían dejar de quejarse, lo cual denota falta de empatía.
  2. «Si quieres que sea honesto» o «Si quieres mi sincera opinión»: Estas frases preceden a críticas o opiniones no solicitadas, lo cual puede resultar inoportuno. También es común rematar comentarios negativos con un «Era broma», lo cual puede minimizar el impacto negativo.
  3. «Encuentra una solución»: Al utilizar esta expresión para abordar un problema, se puede percibir como un intento de delegar sin considerar la perspectiva del otro. Sería más amable proponer discutir el asunto y explorar juntos posibles soluciones.
  4. «Obviamente»: Al introducir una opinión de esta manera, se sugiere que cualquier perspectiva contraria está equivocada, lo que puede generar tensiones.
  5. «¿Verdad?»: después de una afirmación categórica: Esta pregunta aparenta buscar confirmación, pero en realidad puede transmitir desinterés por la opinión del interlocutor.
  6. «¿Quieres hacer…?»: Aunque esta frase puede sugerir una opción, su falsa amabilidad puede interpretarse como despectiva al sugerir indirectamente que la otra persona debería realizar cierta acción. Es preferible utilizar enfoques más directos, como «¿Podrías hacerme un favor?» para evitar malentendidos.

Podría interesarte:

5 Beneficios terapéuticos de hacer jardinería

amb

ÚLTIMOS ARTÍCULOS