A ocho años de su muerte recordamos a Whitney Houston.

En esta ocasión recordamos en su aniversario luctuoso de una cantante estadounidense conocida como The Voice (La Voz), es la artista femenina más galardonada de todos los tiempos según el Libro Guinness de los récords, con dos premios Emmy, seis premios Grammy,​ treinta premios Billboard Music Awards y veintidós American Music Awards, con un total de 411 premios conseguidos hasta 2016.​ Hablamos de Whitney Houston quien falleció el 11 de febrero de 2012. Además es una de las artistas musicales que más discos ha vendido en el mundo: más de 170 millones de álbumes, sencillos y vídeos. Su nombre completo Whitney Elizabeth Houston, nació el 9 de agosto de 1963 en Newark, Nueva Jersey; dentro de un ambiente de góspel y coro. Su padre fue John Russell Houston y su madre Cissy Houston. Su madre, Cissy Houston, tenía cierta fama entre las cantantes de Rhythm&Blues. Habló a su hija de la magia de la voz, y le puso como ejemplo los éxitos de su sobrina, Dionne Warwick.

Su madre, Cissy Houston, tenía cierta fama entre las cantantes de Rhythm&Blues. Habló a su hija de la magia de la voz, y le puso como ejemplo los éxitos de su sobrina, Dionne Warwick. Dentro de su familia había cantantes como sus primas Dionne Warwick y Dee Dee Warwick y su madrina Aretha Franklin. A la edad de once años comenzó a formarse como vocalista en el coro de góspel de niños de la Iglesia New Hope Baptist de Newark,​ y más tarde acompañaría a su madre en los conciertos. Aunque de denominación cristiana bautista, estudió en un instituto de secundaria católico. Después de aparecer en el álbum de 1978 de su madre, Think It Over, empezó a hacerle los coros a otros intérpretes reconocidos, tales como Chaka Khan, Jermaine Jackson, y Lou Rawls.

A los 16 años, le ofrecieron ser la voz principal en el sencillo de la banda de Michael Zager, «Life’s a Party» en 1978. A principios de los ochenta, empezó a aparecer en varias revistas como modelo (saliendo incluso en alguna portada). En 1982 hizo su primera grabación como cantante con el conjunto de Jazz-Funk Material. La canción se titulaba «Memories» y fue incluida en el álbum del grupo One Down. El fundador de Arista Records, Clive Davis, escuchó una actuación de Houston junto a su madre en el club neoyorquino Mikell’s en 1983. Entonces el empresario y la artista firmaron un contrato discográfico.​ Al año siguiente, Houston tuvo su primer éxito comercial con «Hold Me», un dueto con Teddy Pendergrass (el cual fue incluido en el álbum del cantante, Love Language, y después en el primer álbum de Houston).

El sencillo alcanzó el puesto 50 en la lista de éxitos pop de Estados Unidos (EE.UU.) y el top 5 en la lista de éxitos de R&B. Caso idéntico fue el de «Take Good Care of My Heart», balada R&B, también de 1984, dueto que apareció en el LP Jermaine de Jermaine Jackson y en 1985, en su álbum debut. Durante ese tiempo, decidió presentarse a una prueba para el papel de Sondra Huxtable en The Cosby Show (el cual perdió frente a Sabrina Le Beauf) y apareció como estrella invitada en programas como Gimme a Break y Silver Spoons.Debutó en 1985 con Whitney Houston, a los 22 años. Su ascenso en las listas de ventas fue promovida por el éxito de sus sencillos como «You Give Good Love», con el que consiguió la posición número 3, mientras que «Saving All My Love For You», «How Will I Know» y «Greatest Love Of All» fueron todos ellos No. 1. En marzo de 1986, Whitney Houston alcanzó el primer lugar de las listas de ventas de discos. El álbum vendió cerca de 28 millones de copias en todo el mundo (13 millones de copias vendidas sólo en EE.UU.). El resto del año se embarcó en la gira The Greatest Love, Tour.

En junio de 1987 lanzó «Whitney», el cual llegó a ser el primer álbum de una artista femenina en debutar en el puesto número uno en Estados Unidos. El primer sencillo, «I Wanna Dance with Somebody» (originalmente titulado «I’m Gonna Dance With Somebody» en su gira de 1986) subió directo al número uno, junto con los sencillos «Didn’t We Almost Have It All», «So Emotional» y «Where Do Broken Hearts Go». Con ello, logró un total de siete números uno consecutivos en EE.UU., superando la marca previa de seis números uno consecutivos compartido por The Beatles y los Bee Gees. Con el sencillo «One Moment in Time», consiguió el número uno en Inglaterra en 1988, además de un nuevo top 5 en su país natal.

El tercer disco de su carrera, I’m Your Baby Tonight, fue lanzado en noviembre de 1990, consiguiendo llegar al puesto número 3 en la lista de ventas de la revista estadounidense Billboard. Los primeros dos sencillos; «I’m Your Baby Tonight» y «All The Man That I Need» fueron números 1 en los Estados Unidos, proporcionándole un total de nueve números uno en este punto de su carrera. Dos canciones más se añadieron a su colección de sencillos, «Miracle» y «My Name Is Not Susan», logrando el número 9 y el número 20 respectivamente. Otra canción del álbum, «I Belong To You» también alcanzó repercusión en emisoras urbanas a lo largo del país y subió al número 10 en las listas de R&B. El álbum vendió 14 millones de copias a nivel mundial, siendo cuatro millones de éstas en los Estados Unidos. Como siempre después de un lanzamiento de disco, puso en marcha la gira mundial I’m Your Baby Tonight. El álbum consiguió cuatro Billboard Music Award en la ceremonia de 1991.

Para enero de 1991, cantó The Star-Spangled Banner (himno nacional de EE.UU.), «The Star Spangled Banner», en el Super Bowl XXV (la final de fútbol americano) celebrada en Tampa (Florida). Esta interpretación fue posteriormente grabada como sencillo debido a la demanda popular, alcanzando el número 20 en EE.UU., siendo la única versión del himno estadounidense que ha conseguido ser un éxito de ventas, obteniendo disco de platino. Este sencillo también ayudó a recaudar fondos para la Cruz Roja estadounidense en beneficio de los Veteranos de la Guerra del Golfo y sus familias. En 1989 crea su propia fundación, Whitney Houston Foundation For Children, la cual se ocupa de ayudar a numerosos niños sin hogar, además de ayudar a menores enfermos de cáncer.

Luego de sus éxitos en 1992 hizo su primera incursión en el cine junto a Kevin Costner en la película El guardaespaldas. Whitney grabó seis nuevas canciones para la banda sonora, incluyendo una versión del tema de Dolly Parton «I Will Always Love You» con la que superó las expectativas. Lanzado como sencillo en noviembre, fue su décimo número uno en EE.UU. llegando a ser el sencillo más vendido de 1992 en el Reino Unido y EE.UU., manteniéndose 10 semanas y 14 semanas respectivamente en ese puesto. Con el tiempo se convirtió en uno de los sencillos más vendidos de la historia. El álbum también incluye «I Have Nothing», escrito por David Foster y Linda Thompson. «I Have Nothing» llegó a ser un súper en ventas en 1993, y fue nominada como mejor canción en los 66.º Premios Óscar. Le siguieron más sencillos exitosos: una versión del «I’m Every Woman» de Chaka Khan, «Run To You» (que también recibiría una nominación para los Premios Óscar a la mejor canción) y «Queen Of The Night», la cual fue coescrita por la propia Whitney. El álbum vendió 45 millones de copias.

El 18 de julio de 1992, Whitney se casó con el cantante Bobby Brown en su estado natal de New Jersey. En marzo de 1993, Whitney dio a luz a una niña, llamada Bobbi Kristina, a la cual se le puede escuchar junto a su madre en la canción «My Love Is Your Love», en «Little Drummer Boy» del álbum One Wish: The Holiday Album y en el tema «Family Comes First», perteneciente a la banda sonora de la película Daddy’s Little Girls. En 1995 se pone de nuevo delante de las cámaras para rodar Waiting to Exhale (Esperando un respiro), basada en una novela de Terry McMillan sobre las vidas de cuatro mujeres afroamericanas en donde Whitney interpreta a una elegante pero atormentada mujer llamada Savannah. Completan el reparto Angela Bassett, Loretta Devine y Lela Rochon. El director de la película es Forest Whitaker. Se comenzó a rodar en la primavera de 1995, y se estrenó en diciembre alcanzando los US $70 millones de recaudación en taquilla.

La banda sonora de Waiting To Exhale incluía 3 nuevas canciones de Whitney; ‘Exhale (Shoop Shoop)’, ‘Count On Me’ (dueto con CeCe Winans), la cual fue coescrita por Whitney y Babyface, y ‘Why Does It Hurt So Bad’. La banda sonora alcanzó rápidamente el número 1, contabilizando 10 millones de ejemplares despachados. Su primer sencillo, ‘Exhale (Shoop Shoop)’, fue lanzado el 7 de noviembre de 1995 convirtiendose en el undécimo y último sencillo número 1 de Houston en el Billboard Hot 100.​ El video fue dirigido también por Whitaker. Su siguiente película la protagonizó junto a Denzel Washington, siendo un versión de la película clásica de Hollywood The Bishop’s Wife acerca de un ángel que baja a la Tierra para ayudar a una familia de la iglesia protestante y acaba por enamorarse de la esposa del pastor. Esta versión se tituló The Preacher’s Wife (La Mujer del Predicador). La película, dirigida por Penny Marshall fue estrenada en EE.UU. el 13 de diciembre de 1996 donde recaudó cerca de US $50 millones en taquilla.​ La banda sonora de The Preacher’s Wife fue lanzada un mes antes que la película y se convirtió en el álbum de gospel más vendido de la historia. Whitney es la voz cantante en 14 de las 15 pistas del álbum, incluyendo los éxitos «I Believe In You And Me», y «Step By Step», escrita por Annie Lennox.

El siguiente trabajo de Whitney fue el musical para televisión Cinderella (La Cenicienta), rodada en el verano de 1997. Fue producida por la propia compañía productora de Whitney, Brown House Productions. El programa salió al aire en la American Broadcasting Company (ABC) el 2 de noviembre de 1997. Atrajo a una audiencia de más de 60 millones de norteamericanos (una de las películas de TV más vistas de la historia), cosechando 7 nominaciones a los Premios Emmy. Houston trabajó en el proyecto como productora ejecutiva, el cual protagonizaron Brandy, Whoopi Goldberg y la misma Whitney como Hada Madrina. En el año 1998 grabó un dueto con Mariah Carey en un estudio de Nueva York, las dos divas cantaron por primera vez juntas una canción titulada «When You Believe» incluida en la banda sonora de la película de animación El príncipe de Egipto, la cual narra la vida de Moisés. La canción fue lanzada en noviembre y ganó el Premio Oscar a la mejor canción en marzo de 1999.​

Meses después, Houston volvió al estudio para lanzar su primer álbum que no era banda sonora en ocho años, My Love Is Your Love. El álbum consiguió vender cerca de 10 millones de copias en todo el mundo, e hizo ganar a Whitney su sexto Grammy (Best Female R&B Vocal Performance) por el sencillo «It’s Not Right But It’s Okay» en febrero de 2000.​ Tres fueron los principales sencillos; «Heartbreak Hotel» —que incluía las voces de Kelly Price y Faith Evans— y que llegó a la segunda posición del Hot 100 de Billboard y a la primera posición de la lista R&B, mientras que los dos siguientes sencillos, «It’s Not Right But It’s Okay» y «My Love Is Your Love», se convirtieron en sendos Top 5 en América y en conocidos éxitos a nivel internacional. My Love Is Your Love fue seguido de inmediato con el lanzamiento de Whitney: The Greatest Hits en mayo de 2000.

El doble álbum, que incluye los éxitos de Whitney, así como remixes y algunas rarezas, ha vendido diez millones de copias por todo el mundo hasta la fecha. Además de los clásicos sencillos de su —en aquel entonces— carrera de 15 años, incluyó cuatro temas nuevos. «If I Told You That» a dúo con George Michael y «Could I Have This Kiss Forever» a dúo con Enrique Iglesias. Estos servirían para promocionar su trabajo y se convertirían en sendos Top 10 en Inglaterra, país donde el álbum logró el número uno en la lista de ventas. Houston lanzó el álbum Just Whitney… en diciembre de 2002, debutando en el número 9 de la lista de ventas de Billboard, mientras se encontraba en medio de una etapa turbulenta de su vida, relacionada con supuestos maltratos por parte de su marido y las drogas. La artista reconoció que consumía cocaína, marihuana y probaba varios tipos de drogas. Ese mismo año fue demandada por su propio padre por US $100 millones por una venta de acciones de la empresa del mismo padre. Además, él sostenía que fue su representante durante mucho tiempo y que nunca recibió nada; pero él murió por una enfermedad en medio de la demanda por lo que la demanda fue desestimada ante los tribunales.

Just Whitney fue certificado disco de platino en EE. UU. por la Recording Industry Association of America (RIIA) pocos meses después, y contenía los singles «Whatchulookinat», «One Of Those Days», «Try It On My Own» y «Love That Man», tres de los cuales alcanzaron el número uno en la lista de música de baile de Billboard. El álbum ha vendido hasta ahora 3 millones de copias alrededor del mundo. Whitney produjo dos nuevos trabajos para Disney en 2003: la película para la televisión The Cheetah Girls (protagonizada por Raven-Symone) y The Princess Diaries 2: Royal Engagement. En noviembre de 2003, vio la luz su sexto proyecto de estudio, un álbum navideño titulado One Wish: The Holiday Album. El álbum consistía en canciones clásicas de la Navidad como «The First Noel», «Deck The Halls/Silent Night», «Little Drummer Boy» (junto a su hija Bobbi Kristina), y una versión de la canción de Freddie Jackson «One Wish». Obtuvo el disco de oro en los Estados Unidos.

Después de cinco días de estancia en un centro de rehabilitación de drogas en marzo de 2004 —situación que se volvió a repetir en marzo de 2005 durante dos meses—, se embarcó en la gira internacional Soul Divas con Natalie Cole y Dionne Warwick —que se prolongó durante todo ese verano—. El 14 de septiembre de 2004, hizo una interpretación de «I Believe In You And Me» y «I Will Always Love You» en los World Music Awards, como tributo a su productor (y viejo amigo), Clive Davis. Más recientemente los televidentes norteamericanos tuvieron oportunidad de ver a Whitney en el programa de televisión de su marido Being Bobby Brown, que es un reality show que se desarrolla en el hogar familiar del matrimonio y basado en su vida cotidiana. En septiembre de 2006 la carrera y la vida de Whitney da cara a la opinión pública con un giro radical. Después de especulaciones sobre su recaída en las drogas, Whitney reaparece junto a Clive Davis. Los representantes de la artista confirmaron la separación del matrimonio Brown-Houston, que posteriormente concluyó en divorcio el 24 de abril de 2007, obteniendo ella la custodia de su hija. Clive Davis afirmó que Whitney iniciaría la grabación de un nuevo disco.

En octubre de 2007 se puso a la venta el recopilatorio Whitney Houston: The Ultimate Collection que actualmente acumula ventas de más de un millón de copias mundiales. En febrero de 2009, en la gala pre-Grammy ofreció un mini-concierto al final de la velada. Al día siguiente, durante la ceremonia de entrega de los premios Grammy, apareció para entregar el premio al Mejor Álbum de R&B, que fue a parar a manos de la artista Jennifer Hudson. Finalmente el nuevo disco, titulado I Look to You salió a la venta el 1 de septiembre de 2009, debutando en el número uno de la lista estadounidense con 300,000 copias vendidas en su primera semana. Entre los colaboradores del álbum están los compositores y productores Alicia Keys, Diane Warren, Stargate, R Kelly y Akon, que canta a dúo con Whitney Houston la canción «Like I Never Left». El disco debutó en la primera posición de varios países como Italia, Alemania y Suiza. En el Reino Unido alcanzó el tercer lugar en ventas y fue certificado con disco de oro pocas semanas después. En su país natal ha sido certificado Platino por ventas superiores a un millón, y la canción «Million Dollar Bill» alcanzó el Nº1 del Billboard US Dance chart.

Para este mismo año, la cantante inició su gira mundial llamada «Nothing but love Tour» en Moscú, la cual concluyó en Finlandia en junio de 2010. Además fue galardonada en los American Music Awards donde también interpretó «I didn’t know my own strength». En el mes de octubre de 2010 se dejó ver en un homenaje a Alicia Keys, autora de uno de sus temas en «Million Dollar Bill». Este nuevo trabajo es una versión de la película Sparkle que se rodó principalmente en Detroit. Se trata de un drama musical que apareció en pantallas en agosto de 2012. El 9 de febrero de 2012, Houston se reunió con las cantantes Brandy Norwood y Monica Arnold, junto con su productor Clive Davis, para realizar sus ensayos para la fiesta previa de los Premios Grammy 2012.​ Ese mismo día, dio su última interpretación pública, cuando se unió a Kelly Price en el escenario y cantaron juntas «Jesus Loves Me», durante la fiesta.

Dos días después, el 11 de febrero de 2012 Whitney Houston falleció a la edad de 48 años en un hotel de Beverly Hills, Los Ángeles, en lo que inicialmente fue catalogado como fallecimiento por causas desconocidas. En informaciones posteriores, se comunicó que Houston fue encontrada inanimada en la bañera de su habitación. Su muerte fue determinada a las 15:55 h (23:55 GMT) del sábado, 12 minutos después de la llamada de sus allegados a los servicios de socorro. Los paramédicos le practicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar durante alrededor de 20 minutos, sin lograr ningún resultado. ​Mientras tanto, según el sitio TMZ, se aseguró que Houston murió sumergida en su bañera mientras su peluquera y dos guardaespaldas la aguardaban en la habitación del hotel. Según narraron, la cantante tardaba mucho dentro del baño y su peluquera decidió entrar y se encontró con Houston boca abajo en la bañera.

Houston tuvo un funeral gospel con una ceremonia multitudinaria y privada el 18 de febrero a las 12 del mediodía (Hora del Este), en la Iglesia New Hope Baptist en Newark, New Jersey. Fue sepultada el 19, en el Fairview Cemetery, en Westfield, New Jersey, donde también está enterrado su padre, John Russell Houston, que murió en 2003.​ La hija de Whitney Houston y Bobby Brown, Bobbi Kristina Brown, fue enterrada junto a ella en 2015. En un principio se especuló que Houston se había quedado dormida por los efectos de un calmante en combinación con alcohol, ya que se sabe que consumía habitualmente Xanax para controlar la ansiedad. Los resultados oficiales de la autopsia se dieron a conocer el 22 de marzo de 2012 y confirmaron algunas hipótesis preliminares.

La oficina forense del Condado de Los Ángeles informó que la causa de la muerte de Houston se atribuyó a un ahogamiento accidental en el que se unieron otros factores coadyuvantes, como «los efectos de una enfermedad cardíaca aterosclerótica y el consumo de cocaína».​ Además, la oficina señaló que la cantidad de cocaína encontrada en el cuerpo de la artista fue inhalada poco antes de su muerte. Los resultados de toxicología revelaron otros tipos de medicamentos en su sistema: Benadryl, Xanax, cannabis y Flexiril. La forma de la muerte (muy inusual) fue catalogada como un «accidente» por los médicos. Según el documento forense, se confirmó que los investigadores encontraron en la habitación restos de drogas y utensilios necesarios para consumirlas. Incluso su tabique nasal tenía un agujero producto del uso crónico de cocaína.

Así termino la vida de la cantante estadounidense de R&B, soul, blues y góspel, aunque también destacó como actriz, compositora, productora, empresaria y modelo. Houston consiguió la fama en 1985 con su álbum Whitney Houston, con la venta de más de 13 millones de copias en los EE. UU., además de varios millones más en el extranjero, convirtiéndose en el álbum de debut con más éxito de ventas de un intérprete solista de la historia. En 1987, lanzó su segundo álbum de estudio, que se convirtió en el primero de una artista femenina en debutar en el número uno de la lista de ventas Billboard 200.​ Además consiguió ser la primera intérprete femenina en permanecer en el primer puesto de las listas de éxitos durante cincuenta semanas, con sus álbumes Whitney Houston, Whitney, Waiting to Exhale y con la banda sonora de El guardaespaldas.

En total lanzó siete álbumes de estudio, tres bandas sonoras, varias compilaciones y cincuenta y tres sencillos, de los cuales once fueron número uno en la lista Billboard Hot 100. El más notable es «I Will Always Love You», publicado en noviembre de 1992, que se convirtió en el sencillo más vendido por una artista femenina. La canción es la más destacada de la banda sonora de el película El guardaespaldas (1992), en la que Houston inició su carrera cinematográfica con el papel protagónico. Este disco se convirtió en la banda sonora es la más vendida de todos los tiempos con más de 45 millones de copias vendidas hasta 2012.​ La artista continuó su trayectoria como actriz en 1995 con la película Waiting to Exhale,​ The Preacher’s Wife (1996),​ Rodgers & Hammerstein’s Cinderella (1997) y por último Sparkle (2012).

Su carrera ha influido en la de varios otros artistas como Christina Aguilera, Céline Dion, Jessica Simpson, Ariana Grande, Alicia Keys, Nick Carter, Laura Pausini, Britney Spears, y Nelly Furtado entre otros y el reconocimiento con el que contaba dentro de la industria del entretenimiento le permitió firmar en 2001 el contrato con el salario más alto de la historia, por US $100 millones con Arista.

Ningún otro artista ha logrado siete números 1 consecutivos en la lista de los más vendidos en EE UU como sí hizo Whitney Houston. Ni Elvis, ni los Beatles, ni Michael Jackson. Y probablemente nadie haya aunado a la vez una presencia física y un encanto tan imponente con una voz de tal magnitud como Houston. Todo eso está en Whitney, el documental que se ha estrenado hoy fuera de concurso en Cannes. Pero junto a ese talento también había una mujer que había sufrido abusos sexuales de niña, una desorbitada presión materna para lograr el éxito, un marido celoso, unas profundas dudas sobre su orientación sexual y que tuvo acceso a cuanta droga y alcohol se le antojó. El recorrido vital de Houston es muy similar al de Michael Jackson o al de Amy Winehouse (que ya tuvo en Cannes su propio documental), otras estrellas musicales cuyas vidas acabaron dramáticamente. El caso de Whitney Houston, en la bañera de una habitación del hotel Beverly Hilton el 11 de febrero de 2012, a sus 48 años.

Kevin Macdonald, el director de Whitney, sabe lo que hace. Tiene un largo currículo en el mundo del documental (son soberbios Touching the Void, el ganador del Oscar Un día de septiembre o el centrado en Bob Marley, y él mismo se declara insatisfecho del filmado sobre Mick Jagger), además de haber trabajado en ficción en largos como El último rey de Escocia o La sombra del poder. En Whitney ha apostado por un desarrollo cronológico de la historia, pero se guarda la revelación de los abusos sexuales para el tercio final del metraje, cuando indaga en los demonios interiores que impulsaban a Houston a no abandonar sus adicciones, bien fueran estas las drogas y el alcohol, bien fuera su marido, Bobby Brown (en el documental, el músico se niega a hablar de estupefacientes). Y aunque ha entrevistado a más de 70 personas, solo 40 aparecen en los 120 minutos de película, porque según el cineasta, muchos mentían.

Para entender a Whitney Houston, hay que recordar que su madre, Cissy Houston, era una cantante más conocida por ser corista de grandes estrellas como Aretha Franklin o Elvis Presley. Whitney nunca le perdonó a su progenitora que se liara con el pastor de su iglesia (el lugar donde actuó por primera vez con público). Así que tras el divorcio de sus padres, Whitney y sus dos hermanos mayores pasaron su infancia en casas de otros familiares durante las giras maternas. Esa pista la da su hermano, por parte de madre, Gary Garland-Houston, que acabó jugando en la NBA: «Pasamos mucho tiempo en cuatro o cinco casas distintas de otros familiares, como si estuviésemos de acogida». Casi todas ellas también de artistas, como sus primas Dionne y DeDe Warwick. Y Garland es quien cuenta que de los siete a los nueve años una mujer abusó de él, y eso se le quedó marcado en el corazón. También lo hizo con Whitney. Fue DeDe Warwick. Mary Jones, tía de Whitney Houston, confirma que se lo contó la artista. Jones, además, fue quien descubrió su cadáver en la bañera del Beverly Hilton.

A través de esa revelación, la vida de Houston se observa de manera muy distinta. Por ejemplo, aporta nuevas luces sobre su orientación sexual. Ante la presión de su madre, que proyectó en ella todas sus ambiciones aunque también educó su voz para que fuera única, a los 18 años Houston se fue a vivir con su mejor amiga, Robyn Crawford, la gran ausente del documental. Una de las peluqueras de Houston cuenta que cantante era «lo que hoy en día se denomina como sexualmente fluida” y que incluso le regaló un vibrador en Navidad para que colmara sus deseos. De Crawford no quieren hablar los hermanos Houston, que la acusan de ser un demonio por su lesbianismo. Pero Crawford acertó en sus decisiones artísticas: ella diseñaba los vestidos de las actuaciones, los decorados de las giras y de los vídeos musicales. Si la voz de Houston fue obra de su madre (que la enseñó a diferenciar entre cantar con las tripas, el corazón o la cabeza), la imagen fue cosa de Crawford.

Cuando Whitney Houston se casó con el rapero Bobby Brown, Crawford siguió a su lado. Sin embargo, cuando estalló el exitazo de El guardaespaldas y Brown se convirtió en un torbellino de celos con respecto a su esposa, Crawford fue expulsada de su círculo. Dos testimonios en el documental aseguran que el demonio interior de la cantante nació de que no fue capaz de aceptar una orientación sexual que había quedado ensuciada por los abusos de su prima. Y que las posteriores y fallidas decisiones vitales nacían de aquella infancia: no se divorció hasta muy tarde de Brown porque no quería ser como sus padres separados y porque ansiaba cumplir con lo considerado normal en la sociedad estadounidense, se llevó durante años de gira a su hija para que nadie la tocara… y eso acabó con una niña rodeada de adultos drogados y borrachos. Bobbi Kristina Brown fue otra vida descarrilada. Si su madre ya había probado la cocaína y la marihuana a los 16 años, Kriss empezó antes.

Alguien cuenta que a veces Houston quedaba con Michael Jackson y se sentaba juntos sin hablarse durante horas en alguna habitación de hotel. «Probablemente, no había nadie sobre la Tierra que pudiera entenderla mejor». Macdonald muestra esos momentos de relax y felicidad en el documental, que ha contado con la colaboración de la familia, aunque la decisión del montaje final se la reservara el director, al que contactó Nicole David, la agente cinematográfica de Houston, para que filmara la vida de su exrepresentada.

También hay espacio durante las dos horas a disfrutar de sus canciones, de su dicotomía entre la artista, Whitney Houston, y Nippy, su apodo familiar, una niña sencilla que solo quería dormir y ver la tele. De su triunfo ante quienes criticaron su paso del soul y el r’n’b a un pop más cercano al gusto blanco imperante. En un hábil giro social y musical, su interpretación en la SuperBowl de 1991 del Star-Spangled Banner, el himno estadounidense, con un cambio de ritmo del habitual 3/4 a un 4/4, con lo que lo hizo más afroamericano, le reconcilió con todas las capas sociales posibles. Si El guardaespaldas, en 1992, y la canción principal de esa película, I Will Always Love You, la convirtieron en la artista más popular del momento (hasta Saddam Hussein utilizó una versión árabe de la canción para una campaña electoral), los siguientes años fueron los de su caída en picado, con giras desastrosas y millones de dólares tirados en infructuosas grabaciones de álbumes inéditos.

Solo tras divorciarse intentó rehabilitarse, pero entonces ya no tenía dinero para poder pagar su ingreso en una clínica. Ella, la mujer a la que su padre, el rey de los trapicheos ilegales en Newark y posterior contable de su hija, llegó a demandar por 100 millones de dólares por dinero no recibido tras su despido. Ella, que mantuvo a sus hermanos, primos y familia en general en nómina durante décadas. La película acaba casi como empieza, con las imágenes de la primera actuación en televisión en 1983 de la estrella. Y una coda final: su hija también apareció en una bañera ahogada, también tras consumir drogas y estupefacientes, pero con tan solo 22 años. Falleció en 2015 tras seis meses en coma.

Wikipedia y El País