Vasconcelos fue quien inició con el programa de intercambio educativo y cultural con otras naciones americanas, las llamadas “embajadas culturales”

Importante abogado en su época José Vasconcelos ha sido llamado el “caudillo cultural” de la Revolución Mexicana. Él fue un importante escritor mexicano, filósofo y político. Además, fue nombrado primer Secretario de Educación Pública del país; también fue el 9.º rector de la Universidad Nacional condecorado como Doctor Honoris Causa por la misma institución y por las de Chile, Guatemala y otras latinoamericanas. Fue miembro de El Colegio Nacional y de la Academia Mexicana de la Lengua.

VIDA PERSONAL

José Vasconcelos nació un 28 de febrero de 1882, en Oaxaca, Oaxaca. Su padre fue un funcionario de aduanas y su madre una mujer católica y además piadosa, que murió cuando José tenía 16 años de edad. Su familia se mudó a Piedras Negras, Coahuila, asistió a la escuela en Eagles Pass, Texas, donde se hizo bilingüe y esto le abrió las puertas al mundo de habla inglesa. El tiempo que vivió en la zona de la frontera de Texas posiblemente contribuyó a fomentar su idea de la “raza cósmica” mexicana y el rechazo de la cultura Anglo. La familia vivió también en Campeche debido a la inestabilidad del área de la frontera norte.

En 1906 a los 24 años se casó con Serafina Miranda originaria de Tlaxiaco, Oaxaca, tuvo 2 hijos José Ignacio y Carmen. Posteriormente tuvo una larga relación con Elena Arizmendi Mejía, durante su vida tuvo muchos enlaces más cortos, como el que vivió con Berta Singerman. Además, mantuvo una conflictiva relación con Antonia Rivas Mercado quien se suicidó dentro de la Catedral de Notre Dame en París el 11 de febrero de 1931. En el año de 1942 su esposa Serafina Miranda falleció a los 40 años, su hija Carmen comentó: “Cuando el ataúd fue bajado al suelo, Vasconcelos sollozó amargamente. En ese momento él debe haber sabido y sintió a quién realmente tenía como esposa, y tal vez fueron lágrimas de tardío arrepentimiento”. Posteriormente se casó con la pianista Esperanza Cruz, con quien procreó a su hijo Héctor.

ESTUDIOS

Ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria actualmente parte de la UNAM y después entro a la Escuela Nacional de Jurisprudencia, donde se graduó como licenciado en derecho en el año de 1907. Durante sus estudios de derecho se involucró con estudiantes radicales organizados como el Ateneo de la Juventud que era dirigido por un ciudadano dominicano de nombre Pedro Henríquez Ureña, quien se oponía a la influencia cultural angloamericana. El grupo estaba compuesto por profesores universitarios, artistas, otros profesionales y estudiantes. Entre los miembros estaban Isidro Fabela y Diego Rivera.

Vasconcelos se opuso régimen de Porfirio Díaz. Posterior a su graduación se unió a un bufete de abogados de Warner, John y Galston en Washington, ahí se unió al Club Anti Reelección. Los Anti Reeleccionistas apoyaron el movimiento democrático para derrocar al presidente de México Porfirio Díaz. Este movimiento era encabezado por Francisco I. Madero, quien era el candidato presidencial del Partido Anti Reeleccionista.

Cuando José Vasconcelos regreso a la Ciudad de México participó en el movimiento anti reeleccionista, y se convirtió en uno de los secretarios del partido y editó su periódico El Anti Reeleccionista. Luego de que Porfirio Díaz fuera derrocado por la Revolución y Madero fuera electo presidente de México, Vasconcelos lideró un cambio estructural en la Escuela Nacional Preparatoria, donde cambió los programas académicos, rompiendo con la influencia positivista del pasado.

Después del asesinato de Madero en febrero de 1913, Vasconcelos se unió al amplio movimiento para derrotar al régimen militar de Victoriano Huerta. Poco después, Jose Vasconcelos se vio obligado a exiliarse en París, donde conoció a Julio Torri, Doctor Atl, Gabriele D’Annunzio y otros intelectuales y artistas de la época. Después de que Huerta fuera derrocado en julio de 1914, Vasconcelos regresó a México.

La Convención de Aguascalientes en 1914, el intento fallido de las facciones que derrotaron al régimen de Huerta para encontrar una solución política, pero que dividió las facciones. El líder de los constitucionalistas, Venustiano Carranza y el general Álvaro Obregón se separaron con revolucionarios más radicales, especialmente Pancho Villa y Emiliano Zapata. José Vasconcelos eligió el lado de la Convención y se desempeñó como Ministro de Educación durante el breve período presidencial de Eulalio Gutiérrez.

Pancho Villa fue derrotado por el Ejército Constitucionalista bajo Obregón en la Batalla de Celaya en 1915 y Vasconcelos se exilió nuevamente. Venustiano Carranza se convirtió en presidente de México entre 1915 y 1920, pero fue derrocado y asesinado por los generales de Sonora que lo ayudaron a ponerse en el poder. José Vasconcelos falleció a la edad de 77 años en Ciudad de México, por un Infarto agudo de miocardio el 30 de junio de 1959.

Proyecto Cultural

Es uno de los personajes más conocidos y debatidos en el avance del México moderno. Su filosofía de la “raza cósmica” afectó a todos los aspectos de las políticas socio-culturales, políticas y financieras mexicanas.

Para poder entender lo que significa Vasconcelos y lo que plantea como proyecto cultural, es primordial conocer el contexto que ha subsistido, ya que es a partir de él que surgen sus propuestas, porque todas y cada una de ellas evidentemente han sido contrastadas a la luz de la palabra presentada tras reestablecer la estructura de la Universidad Nacional y ser nombrado secretario de Instrucción Pública.

Desde donde comenzó un afanoso proyecto de expansión cultural en el país, con programas de educación popular, edición de libros y desarrollo del arte y la cultura. El objetivo era constituir a México de manera más extensa en las grandes innovaciones que siguieron al fin de la primera Guerra Mundial.

Asimismo, otra de las aportaciones de José Vasconcelos fue quien inició el programa de intercambio educativo y cultural con otras naciones americanas, las llamadas “embajadas culturales”, que cargaron a algunos de los más brillantes colegiales mexicanos de la época a entrar en relación a edad temprana con sus pares de Argentina, Brasil, Colombia, Perú y otros naciones de América Latina.

El Proyecto Educativo

Uno de los grandes aportes de José Vasconcelos fue su proyecto educativo, procuró promover un mexicano con una perspectiva nueva, que asumiera como soporte la esencia de la patria, que conociera sus raíces hispanas e indígenas, y que a partir de esta toma de sabiduría pronunciara todo lo humano en decididas maneras de superación.

Con proporción al mejor procedimiento para alcanzar los logros de la educación, Vasconcelos encomendó adoptar el más sencillo, el que sigue la situación del saber en su desarrollo natural e histórico: la deducción. “No hay educación sin un conocimiento general del mundo. El educador hallará en su filosofía, el punto de partida de su instrucción”.

El proyecto educativo de la vida y obra de José Vasconcelos es intrépido, perspicaz e idealista, pero lo más significativo, es que creyó en el poderío de la educación, como factor de paridad social. La instrucción del arte, tuvo como finalidad sembrar la inteligencia del hombre y gozar del valor artístico y así lograr la aproximación con lo bello.

Obras literarias

Vasconcelos fue un autor prolífico, escribiendo en una variedad de géneros, especialmente filosofía, pero también autobiografía llamada Biografía de José Vasconcelos. Su obra dejó una marca profunda en la vida cultural mexicana. Uno de sus logros transcendentales es la gramática de género divulgativo, lo que logra con “Estudios indostánicos”, “Historia del pensamiento filosófico” 1937, “Manual de filosofía y “Breve historia de México”.

Es considerable que casi la generalidad de sus escritos fueran publicados en primera o segunda impresión por la Editorial Botas de México, cuyo rector recibía los escritos de primera mano. En las obras de José Vasconcelos se apostó en las aguas de la ficción literaria con varios géneros.

La obra educativa de José Vasconcelos

En la rúbrica de la crítica se acentúan sus Divagaciones literarias, en material de drama su Prometeo vencedor, en material de relatos está La sonata mágica, igualmente de la obra política que complementa a la autobiográfica, como en los argumentos de José Vasconcelos de Cartas políticas, publicadas de forma póstuma por el Fondo de Cultura Económica, la fundación que ahora tiene la titularidad de los derechos de sus Obras Completas.

En las obras más importantes de José Vasconcelos filosóficas tenemos:
Pitágoras – 1919
El monismo estético – 1919
La Raza Cósmica – 1925
Indología – 1926
Metafísica -1929
Pesimismo alegre – 1931
Estética – 1936
Ética -1939
Historia del pensamiento filosófico – 1937
Lógica orgánica -1945

En cuanto a otras de sus publicaciones podemos señalar:
Teoría dinámica del derecho – 1907
La intelectualidad mexicana – 1916
Ulises criollo – 1935
La tormenta – 1936
Breve Historia de México – 1937
El desastre – 1938
El proconsulado – 1939
El ocaso de mi vida – 1957
Las Cartas Políticas de José Vasconcelos – 1959

Aportes en su vida

Dentro de los aportes de José Vasconcelos se puede ver que arguyó que solo por medio del equilibrio es el ser humano capaz de conocer el mundo sin ninguna intermediación, planteó que los aspectos mínimos de la cognición están condicionados por un grado de simpatía con la “vibración” natural de las cosas. De esta manera, pensó que las categorías auditivas de conocimiento eran mucho más altas que las visuales.

Durante un período posterior, José Vasconcelos ensayos desarrolló un argumento para la mezcla de razas, como una dirección natural y deseable para la humanidad. Este trabajo, conocido como La Raza cósmica, finalmente contribuyo a nuevos estudios sobre los valores étnicos como una ética, y para la consideración de la variedad étnica como fuente de estética. Finalmente, entre 1931 y 1940 intentó consolidar sus propuestas publicando sus principales temas organizados en tres principales obras más importantes de José Vasconcelos: Metafísica, Ética y Estética.

En la parte final de su vida, gradualmente cayó en un conservadurismo político profundamente católico. Antes de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a escribir con simpatía sobre Franco, y se retractó de algunas de sus posiciones liberales anteriores. Una de las últimas obras de José Vasconcelos publicadas, Letanías del atardecer en 1957, es un tratado pesimista que sugiere que el uso de armas nucleares podría ser necesario dado el orden de la post guerra.

Los murales y su movimiento

A los muralistas Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros se les dio el derecho de pintar los muros interiores de los edificios públicos más importantes de México por ejemplo, el Palacio Nacional en la capital, creando el movimiento muralista mexicano.

En la biografía de José Vasconcelos indica que fue empleado por Álvaro Obregón como funcionario de Educación Pública de México en 1921. Cuando Vasconcelos descubrió que el 90 % de la población era analfabeta, buscó una forma de instruir a la gente mucho más sencilla de razonar. José Vasconcelos financió al Dr. Atl Gerardo Murillo, el cual fue pintor y maestro, considerado el padre del muralismo.

Él constituyó el Centro Artístico en la Ciudad de México unos años previos. El Centro Artístico escrutaba la instauración de un arte nacional, utilizando las nociones modernas para expresar sus opiniones a través de murales.

Con información de Personajes Históricos