Recibió poco dinero por su trabajo y apenas si le alcanzaba para su manutención.

Hoy recordamos a una prolífica escritora mexicana entre sus obras se encuentra la exitosa novela Corazón Salvaje que se exhibió en cine y en televisión, hablamos de Caridad Bravo Adams, quien nació el 14 de enero de 1908 en la ciudad de Villahermosa, Tabasco
Hija de actores cubanos, viajó con ellos por todos los países de habla hispana en giras artísticas. Desde muy pequeña, a la edad de nueve años, el poeta cubano Hilarión Cabrisas le publicó sus primeros versos en la sección cultural de un periódico de Matanzas, Cuba.

Cuando tenía dieciséis años fue editado su primer libro de poesía, Pétalos sueltos (1920), en Barcelona, Venezuela. En San Salvador ganó La Flor Natural de los Terceros Juegos Florales Centroamericanos por su poema Cuatrología primordial. En Caracas publicó, en 1932, Reverberación. Radicó en Cuba de 1936 a 1960. Estudió en la Universidad de Puerto Rico. Fue conductora del programa “La Novela al Aire”, para el que hizo adaptaciones de novelas clásicas, románticas y populares. Mientras que Trópico fue editado en México en 1934 y Marejada en 1940 en La Habana. Durante la década de los treinta radicó una larga temporada en la Ciudad de México dedicada al periodismo y la actuación; su labor periodística la llevó a formar parte del Ateneo Mexicano de Mujeres al que pertenece hasta 1936, año en que decide regresar a Cuba; ahí escribe la radionovela Yo no creo en los hombres, primera pieza melodramática de su obra, fue reportera de Excélsior y El Universal.

De sus entrevistas destaca aquella que realizó a Carmen Serdán (hermana de Aquiles Serdán y célebre protagonista de los acontecimientos que marcaron el inicio de la Revolución Mexicana). Además de que sus poesías aparecieron publicadas en Novedades y en Revista de Revistas. Incursionó en la actuación en la compañía de su padre y de las hermanas Blanch y participó como actriz en la compañía de Virginia Fábregas y María Teresa Montoya. Para teatro escribió la obra “Agustina Ramírez”, estrenada en 1962 en el teatro Casino de la Selva en Cuernavaca. Realiza después un par de novelas históricas acerca de la independencia de Cuba; luego decide dejar la isla y vivir en México.

Al referirse a su obra, su vida y la relación con la crítica, Caridad Bravo dijo: “Me niegan el pan y la sal porque escribo para la radio y televisión, pero yo tengo cuatro libros de versos, treinta y ocho novelas y dos obras de teatro; si soy buena o mala no me toca a mí discutirlo, pero desde luego que soy escritora. Desde niña empecé escribiendo versos; tal vez a los nueve años ya me habían publicado mis primeros poemas. Mis padres fueron artistas, ella una gran actriz y él un excelente actor cómico (…), mis padres anduvieron siempre de un lado a otro, llevando a todos sus hijos con ellos o dejándonos internos en algún colegio. Yo viajé muchísimo (…) lo de novelera me lo han dicho con muy mala intención, pero no me importa. En realidad yo no escribo para que me den el Premio Novel –pobre de mí–; escribo para llegar al pueblo, a la gran masa humana, a tanta gente que necesita una hora de distracción, (…)”

Sobre cómo inició su carrera en la radio, Bravo Adams abundó: “(…) durante cuatro años tuve un programa de radio que se llamó “La novela del aire” que ganó los mejores ratings de programación en La Habana. Adaptaba desde Dostoievski, Teófilo Gauthier, hasta novela rosa y costumbrista. Un día, realizando este tipo de trabajo, vino a mi mente una idea que empecé a desarrollar y se convirtió luego en “La mentira” [que fue su primera obra llevada al cine mexicano en 1952 por Emilio Gómez Muriel], mi primera novela escrita para la radio. Antes había escrito la obra “Yo no creo en los hombres”; esta nació a partir de un viaje que hice a la cárcel de mujeres de Guanabacoa, (…) conocí a una muchacha que estaba condenada a la pena de muerte. La chica me contó su historia que me conmovió a grado que me lancé a escribir “Yo no creo en los hombres” [adaptada por Juan José Ortega en 1954], claro que a mi heroína yo la saco de la cárcel”. (Ibid)

La autora creó y adaptó para la televisión distintas obras, tales como: “Yo no creo en los hombres” (1951), “La mentira” (1952), “Corazón Salvaje” (1957), “Más fuerte que el odio” (1959), “El enemigo” (1961), “El precio de un hombre” (1963), “Estafa de amor” (1965) y “Nunca te olvidaré” (1974), de las cuales se han hecho distintas versiones. De la docena de historias de su autoría llevadas a la pantalla destacan: “La intrusa” (Dir. Miguel Morayta, 1953); “Cuentan de una mujer” (Dir. Juan José Ortega, 1958) y “Estafa de amor” (Dir. Miguel Zacarías, 1968).

Entre los premios a los que se hizo acreedora, destacan: seis trofeos de la Asociación Cubana de la Crónica Radial Impresa (ACRI); ocho medallas de oro y dos de plata de la Asociación de Anunciantes de Cuba y el Premio García Huert, por “La novela al aire”. En 1971 la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) le otorgó la Medalla Nezahualcóyotl. Además la Editorial Diana le entregó La Diana de Oro por permanecer vigente en el gusto del público durante más de veinticinco años.

Vivió sus últimos años de vida en la Casa del Actor. Murió el 13 de agosto de 1990 en México, D.F. a los 86 años de edad a causa de un paro cardiaco. El nombre de esta extraordinaria escritora está escrito con letras de oro en la historia de la radio, la televisión mexicana, cubana y de toda Hispanoamérica.

No tuvo familia. En sus últimos momentos bendijo el lugar donde vivió: La casa del actor. Jamás contrajo matrimonio. Primero, porque pasó la vida cuidando a la madre enferma. Luego, porque pensaba que el último sería el penúltimo. Todas sus novelas se inspiraron en el amor, ya que era una mujer humana y sensible. Recibió poco dinero por su trabajo y apenas si le alcanzaba para su manutención.

Obra publicada.

Poesía: Pétalos sueltos, Venezuela, 1920. || Seis cartas de amor, Conferencias y Ensayos, Madrid, s. f. || Reverberación, s.p.i., Caracas, 1932. || Trópico, s.p.i., 1934. || Marejada, La Verónica, La Habana, 1940. || Los poemas de ayer, Diana, 1954. || Poesías, Diana, 1981. Sus novelas todas fueron publicadas en editorial Diana.

De Cubanos, Ecu Red y Literalia INBA