viernes, febrero 23, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

Hombres, ¿qué necesito saber acerca de mi desempeño sexual?

El desempeño sexual es un término que se refiere la forma en que hombres y mujeres anticipan, demandan, aceptan y participan en la actividad sexual. El desempeño sexual es un tema nos preocupa a los hombres porque está asociado a la hombría y como consecuencia con la autoestima. Su conocimiento nos ayudará a entender cuáles son sus componentes, de qué factores dependen sus modificaciones y cómo podemos mejorarlo.

Los componentes del desempeño sexual que describiré brevemente a continuación son, la respuesta sexual, la potencia sexual, el vínculo afectivo, las preferencias sexuales y el valor asignado a la actividad sexual en la pareja.

I.- La respuesta sexual.

Las fases de la respuesta sexual (deseo, excitación y orgasmo), son autónomas, aunque interdependientes, lo que quiere decir que no siempre aparecerán en la secuencia predeterminada esperada.

Cada fase de la respuesta sexual adquiere una serie de características individuales producto del aprendizaje y la personalidad de cada quien. Por ese motivo no las percibimos como impulsos o automatismos corporales, sino que las asumimos como parte de nuestra forma de ser sexual.

Por motivos varios y en cualquier momento de la vida, pueden presentarse afectaciones involuntarias (disfunciones sexuales) en alguna de las fases de la respuesta sexual, que afectarán tu desempeño sexual hasta no ser resueltas.

II.- Potencia sexual

Una característica de nuestro desempeño sexual y que muchas veces pasamos por alto, es la existencia de variaciones propias de cada organismo que darán por resultado una demanda sexual más o menos elevada. La potencia sexual es un promedio -a lo largo de los años- que nos muestra si nuestro índice sexual es alto, mediano y bajo. Sabiendo que hay diferencias psicobiológicos en este terreno, lo más importante no es tanto saber en cuál nivel nos ubicarnos, sino  en saber que las diferencias entre unos y otros hombres son propias de cada quien y que es mejor asumir esas diferencias en vez de tratar de competir con estándares ajenos y propios de otros hombres. Recuerda que estos niveles no tienen una connotación valorativa sino solamente descriptiva. Este reconocimiento de sí mismo ayudará a fortalecer nuestra autoestima.

III.- Vínculo afectivo

El vínculo afectivo constituye una poderosa motivación sexual y por lo tanto es fundamental en el desempeño sexual. Aunque existen muchas variaciones socioculturales y vicisitudes propias de la vida cotidiana, generalmente la frecuencia de los encuentros sexuales tiende a incrementarse cuando se establece un vínculo afectivo compartido. Hay que saber que en el inicio del vínculo afectivo y cuando éste es más fuerte, el desempeño sexual mejora en general; aunque después de este período, es natural que su frecuencia se estabilizará a su nivel usual.   

IV.- Preferencias sexuales

La plena aceptación de las preferencias sexuales personales entendidas como aquellos gustos que activan y mantienen el deseo sexual y la posibilidad de compartirlas con la pareja constituye un elemento fundamental del desempeño sexual. La libre expresión compartida de las preferencias sexuales personales es un poderoso incentivo que mantiene viva la demanda sexual. Existe una gran diferencia en cuanto al desempeño sexual, entre las parejas que exploran sus preferencias sexuales y aquellas cuya actividad sexual adolece de este componente. El aburrimiento, la monotonía y la pérdida de deseo están asociadas a este componente.

V.- Importancia de la vida sexual en la pareja

No todas las personas otorgan el mismo valor a la vida sexual en la relación de pareja. Seguramente en muchas de ellas la actividad sexual será muy importante e incluso sobrevalorada y en otras tendrá un lugar secundario ya sea derivado de creencias específicas que tienden a reducir la frecuencia del intercambio sexual o conscientemente, de haber dado prioridad a otras actividades. Cuando estas decisiones son compartidas generan una experiencia de pareja positiva, diferente a cuanto las expectativas entre sus miembros difieren entre sí ya que esto generará un malestar permanente.  

Maestro Alfonso Aguirre Sandoval

ÚLTIMOS ARTÍCULOS