viernes, abril 19, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

Encabeza el arzobispo de Puebla la ceremonia de la Vigilia Pascual y el encendido del fuego nuevo

Víctor Sánchez Espinosa, arzobispo de Puebla, encabezó la ceremonia de la Vigilia Pascual y el encendido del fuego nuevo en la Basílica Catedral de Puebla, desde donde llamó a renovar acciones por la paz y la armonía; además, pidió continuar con una renovación interna en busca de brindar apoyo a quienes más necesidades enfrentan.

El arzobispo poblano apareció vestido de blanco con vivos en dorado, señal de alegría por la resurrección de Jesucristo. 

Sánchez Espinosa expresó la importancia de mantener la esperanza ante las adversidades actuales que enfrenta la sociedad.

Al inicio de la denominada Vigilia Pascual, la Basílica Catedral de Puebla permaneció en tinieblas y fue el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, quien encendió el fuego nuevo.

El líder de la grey católica en Puebla encendió, del fuego nuevo, el Cirio Pascual, una vela de gran tamaño que simboliza a Cristo Resucitado. 

En su mensaje a los fieles católicos, el arzobispo de Puebla resaltó la importancia de que en cada persona se presente una renovación interna que se traduzca en la colaboración en una mejor sociedad.

De acuerdo con la arquidiócesis de Puebla, la Vigilia Pascual es una celebración litúrgica que conmemora la Resurrección de Jesús y se realiza al inicio Domingo de Pascua, en el marco del culto a Nuestra Señora de la Soledad. 

Al mismo tiempo,Sánchez Espinosa expresó la importancia de la Vigilia Pascual en la que se recuerda que Jesús pasó de la muerte a la vida, ante lo cual, se llama a velar en oración y conmemorar la pascua.

“Dios nuestro, bendice este fuego nuevo y permite que estas fiestas pascuales enciendan en nosotros el deseo para que podamos llegar con un espíritu renovado. Cristo, ayer y hoy, principio y fin, Alpha y Omega, suyo es el tiempo y la eternidad por los siglos de los siglos”, expresó Sánchez Espinosa ante cientos de poblanos que se dieron cita en la Basílica Catedral de Puebla.

Tras encender el cirio pascual, el arzobispo de Puebla se dirigió al atrio y se detuvo en tres oportunidades para cantar: «Luz de Cristo». Al llegar al Altar Mayor, se encendieron parte de las luces de la catedral de Puebla.

La Vigilia Pascual continuó con la Liturgia de la Palabra, en la que se proclamaron siete relatos del Antiguo Testamento alusivos al plan salvífico de Dios, intercalados con salmos.

Más tarde, en la Vigilia, el arzobispo de Puebla inició la entonación del Gloria que no se había cantado desde que empezó la Cuaresma. 

De forma posterior, se prendieron las luces restantes de la Catedral Basílica de Puebla y fueron encendidos los cirios del altar tomando fuego del Cirio Pascual.

La Vigilia Pascual continuó con el Aleluya y luego se leyó el evangelio. Tras la homilía, pronunciada por el arzobispo de Puebla, tuvo lugar la Liturgia Bautismal y se bendijo el agua y se renovaron las promesas bautismales, tomando de nuevo la luz del cirio pascual.

Al final, en el momento de la comunión, se realizó la Eucaristía. La procesión de comunión se realizó con cantos jubilosos y al final de la Vigilia Pascual se interpretó el «Magnificat» o Canto de María.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS