viernes, julio 19, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

En juego la dignidad humana con el uso de la inteligencia artificial

A propósito del discurso del Papa Francisco en la reunión número 50 del G7 hace unos días respecto a la inteligencia artificial, en la que algunos de los gobernantes de los países más industrializados del mundo lo saludaron con mucho afecto, es que hoy en este espacio trataré de comunicarles la profundidad de sus palabras y la relevancia que tienen para la humanidad.

En este Foro su Santidad dijo que debido al uso de la inteligencia artificial “estamos ante la creación de un nuevo sistema social, que si bien, puede permitir la democratización del acceso al saber, del progreso a la investigación científica, también representa una mayor inequidad entre las naciones avanzadas y las naciones en vías de desarrollo, poniendo en peligro la cultura del encuentro”.

En un poderoso discurso, su Santidad refirió que “el uso de la inteligencia artificial, exige una reflexión a la altura de las circunstancias, así ha sido con cada herramienta tecnológica construida por el ser humano”. Enfatizó que la tecnología no siempre está dirigida para hacer el bien.

Dijo que “la humanidad usa su libertad radical para pervertir los fines de su propio ser, transformándose en enemiga de sí misma y enemiga del planeta, por lo que solamente si se garantiza el uso de la inteligencia artificial al servicio de lo humano, esta revelará la grandeza y la dignidad única de las personas, basado en el mandato que el hombre ha recibido de cuidar y cultivar el planeta y todos sus habitantes”.  

Debe tenerse bien claro -dijo- que sólo al ser humano le corresponde elegir y sobre todo decidir, de lo contrario: “condenaríamos a la humanidad a un futuro sin esperanza si le quitamos la capacidad de decidir por sí misma, vidas condenadas a depender de lo que elijan las máquinas, en una especie de control del ser humano, por lo que está en juego la propia dignidad humana”.

El primer pontífice jesuita quien en otros momentos ha tocado temas controversiales como: las denuncias de abuso sexual de padres católicos, el aborto y la homosexualidad, también se refirió al uso de la inteligencia artificial en la guerra.

“En el drama de los conflictos armados es urgente replantearse el uso y desarrollo de dispositivos de las armas letales, prohibiendo su uso, en un objetivo concreto para que ninguna maquina ponga fin a la vida de un ser humano”. El papa insistió en poner al centro la dignidad humana y no caer en la tentación de uniformar todo”.

Dijo que la política es la herramienta compartida en donde se encuentran principios comunes para disminuir conflictos y dilemas de vida, “no podemos sustraernos del riesgo inminente que representa este paradigma tecnocrático del uso de la inteligencia artificial”.

“Aunque para muchos la política representa ineficiencia y corrupción, no todos los políticos son así. La política representa la forma más elevada del amor, cuando se muestra en momentos difíciles y se obra en pro del bien común para el presente y futuro de la humanidad”, reflexionó.

Así este discurso más que revelador, diría profético, al anunciarnos o advertirnos sobre el peligro de que   los países más industrializados, más avanzados y poderosos continúen con sus ímpetus de poder y de control sobre los más débiles, de seguir este camino lamentablemente, la humanidad estará condenada a su autodestrucción.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS