viernes, julio 19, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

El arte es subjetivo

Entro a la sala “Héctor Azar” de Casa de Cultura en la que un grupo de artistas colombianos, americanos y poblanos, exponen su obra pictórica. Observo a mi alrededor y lo primero que percibo son sus voces estridentes que no paran de hablar de sí mismos. Recorro rápidamente el lugar, junto con Paulina, una amiga reciente del taller de ensayo. En la pared hay una explicación que leí de reojo.

Palabras más, palabras menos nos dan a entender que: el mundo está plagado de tanta negatividad y cosas feas que es necesario embellecerlo un poco con su propia interpretación de lo bello. En ese momento recuerdo la máxima de lo poco que aprendí sobre arte: la apreciación del arte es un proceso subjetivo y muy personal. Sigo el recorrido en el que no se exponen más de 30 cuadros, en su mayoría, pintados con la técnica del óleo, también, hay cuadros intervenidos con otros materiales como tela y mecate.

De salida, nos aborda una mujer rubia, espigada, de voz muy aguda, es una de las artistas. Nos ofrece a Paulina y a mí, una especie de separador con las obras de su autoría, casualmente tomé la réplica de la que me habían gustado sus colores, verde agua y morado, a ese momento lo llamé ley de atracción. Nuevamente recordé el significado de arte. En mi concepto el arte se vive de otra manera. Me tiene que hacer sentir algo. Me tiene que remontar a algún lugar, incomodarme, hablarme o dejarme atónita.

Más allá de la combinación de colores, las texturas, los marcos o las maríaluisas, para mí, el arte pictórico es la conjunción de experiencias, de esfuerzo, de placer, pero también de compromiso con el arte mismo y con el público.     

En el caso de esta exposición sólo me pareció una muestra de técnicas, una interesante combinación de colores, pero no más. Desde mi experiencia personal y mi concepto de arte, no me estaban diciendo mucho esos cuadros que tenía frente a mí. En este contexto, justo recordé un artículo de Guillermo Gómez Peña, un artista plástico forjado desde la marginalidad: “El arte es un territorio conceptual donde todo es posible, y por lo mismo, no existen certezas ni limitaciones”. Hoy aquí -en esta exposición- las posibilidades creativas fueron acotadas a un mundo “unipersonal”, arropado por la burocracia institucional en la que, en ocasiones, sus funcionarios no tienen la más mínima idea de lo que se presentará, ni quienes son esos artistas que necesariamente podrían perderse en la nada y nada pasaría.

La mayor parte de las veces, soy benevolente con lo que observo, porque como dije en un inicio, el arte es subjetivo. A veces tan subjetivo que podría confundirnos, si no conocemos otros mundos, otras prácticas emanadas desde el esfuerzo, desde el estudio vital que alberga el arte de la pintura. Y por ello, desde la ignorancia, validar o por el contrario aplaudir o reconocer obras que pudieran exponerse en otros formatos y no ocupar recursos y “prestigio” de instituciones que bien harían en reinventarse, haciendo un mayor esfuerzo para dar cabida a otros sectores, a jóvenes creadores ávidos de presentar al mundo sus nuevas ideas que generan comunidad.

Hablar así confronta el mundo ideal que tratamos de hacernos cada día: el de la completa armonía con las instituciones; pero de vez en cuando, debemos sincerarnos y respetuosamente hacer un llamado a la reflexión de quienes tienen en sus manos un trabajo valioso: el de coordinar los anhelos y talentos de artistas que merecen un espacio y que por infinidad de razones nunca pisarán un recinto como la Casa de Cultura.  

Comentarios: marumora222@gmail.com      

ÚLTIMOS ARTÍCULOS