Diferencia entre porno y erotismo, la pregunta incómoda

Diferencia entre porno y erotismo, la pregunta incómoda

Las representaciones sexuales siempre han estado presentes en casi todas las formas artísticas y culturales, porque la sexualidad es uno de los pilares que con toda su gama de vivencias constituye la condición humana.

Pero ¿Cuál es la diferencia entre pornografía y erotismo? ¿Existe realmente una diferencia o es sólo una distinción de carácter normativo?

Alexandrian, en su Historia De La Literatura Erótica (1990) dice que la pornografía es la descripción pura y simple de los placeres carnales; el erotismo es la misma descripción revalorizada en función de una idea del amor. El erotismo es todo aquello que torna la carne deseable, la muestra en su esplendor, inspira una impresión de salud, de belleza; la obscenidad de la pornografía devalúa la carne y la asocia con suciedad.

En este contexto, lleno de definiciones de lo bello y supremo contra lo obsceno y sucio, es fácil entender porqué la mayoría de las mujeres declaran no ver pornografía, aunado a que este material se concibe únicamente para el uso masculino y aun con el porno con enfoque femenino que ha venido a cambiar un poco la idea que tienen las mujeres, todavía es normal observar en esta clase de material, la utilización de la mujer como un medio y no como un fin, las escenas poco adecuadas y el uso que se hace de las mujeres supeditadas únicamente a ser un objeto del placer masculino.

Se dice que el erotismo viene del juego amoroso que puede existir entre dos personas de acuerdo con sus gustos, formación, preferencias, intereses, para lograr satisfacción erótica plena, y está lejos del acto sexual burdo y directo. Y que la pornografía se refiere a imágenes sexuales explícitas en medios: periódicos, revistas, televisión, cine, sitios de internet y que está muy vinculada con la venta de sexo.

Pero ¿Hasta dónde es posible determinar que material entra en una categoría y cuál en la otra? ¿Quién determina los parámetros para esta distinción? Pareciera que es más una definición a modo, para poder imponer visiones añejas y represoras al actuar sexual de la sociedad.

Muchos críticos que están en contra de esta distinción, defienden la postura acerca de que lo obsceno no se encuentra en sí mismo en el material, sino que está en la mente del otro; por lo que al analizar diferentes imágenes que podrían ser catalogadas como pornográficas o eróticas tendría que analizarse también la carga social de la persona, como también su moralidad, y a decir verdad todo su aspecto cultural.

Aunque es cierto que el erotismo tiene un origen semántico más limpio que la pornografía, en la práctica actual, el erotismo y la pornografía son aspectos complementarios de la explotación de la sexualidad humana desde la más inocente atracción sexual hasta la exposición y comercialización del sexo crudo, con fines meramente comerciales.

A partir de todo lo aquí mencionado diría que la diferencia es sólo de carácter semántico y podría concluir diciendo que:
La diferencia entre pornografía y erotismo es una ficción social, que conecta las necesidades de las personas, con una práctica que socialmente no les represente toda esa subordinación y degradación del sexo femenino, que se ha asociado históricamente a la pornografía; Esto claro, sin perder de vista los problemas propios de la invasión de material sexual explícito o sutil que abunda en nuestro entorno, que es causa de problemas en nuestra sociedad en el momento en que fomenta una exclusividad o condicionamiento de la sexualidad de una persona a esta clase de material.

No hay que indagar demasiado para saber las causas de este creciente bombardeo de connotaciones sexuales en los medios: La pornografía es una industria lucrativa y algunos sectores de la industria de las comunicaciones han sucumbido trágicamente a la tentación de explotar la debilidad humana, especialmente de las mentes susceptibles, para obtener provecho.

¿Hasta dónde este esfuerzo de hacer una distinción entre pornografía y erotismo, es realmente un problema que deba delimitarse? O será que ¿Simplemente es una forma de normalizar lo que no es bien visto por la sociedad o lo que conviene a los intereses de unos cuantos?

En una sociedad bombardeada de información con connotación sexual deberíamos preguntarnos por ¿Qué estamos haciendo al respecto para que esta información sea un instrumento informativo? en vez de estar haciendo distinciones que sólo sirven a unos cuantos para dictar que es lo moralmente permitido y que no.

Para poner en círculos o al final remancado ok?? Como vea makako
Resulta irónico que una sociedad que manipula los nacientes impulsos sexuales de un niño para venderle un refresco, sea la misma sociedad que en cuanto lo sexual aflora en sus representaciones más simples, sea la primera en salir apremiante con distinciones semánticas a decir que es lo sexualmente permitido y que no lo es.

EL juguete sexual del día es…
Anillo Vibrador


El Anillo Vibrador se pone en la base del pene y su funcionamiento es muy sencillo: el anillo tiene un pequeño motor que al encenderse produce agradables vibraciones en el clítoris. Agrega un «plus» a la penetración, que muchas mujeres necesitan para poder llegar al orgasmo.
Para los hombres, el efecto de cortar un poco la circulación sanguínea mantiene el pene erecto por más tiempo y el placer se prolonga. El resultado es 100% efectivo y placentero para ambos.
*La mejor posición para sentir la vibración es con la mujer sentada arriba del hombre.
Características:

  • Anillo vibrador con batería incorporada que dura aprox. 30 minutos (no reemplazable)
  • Resistente al agua
  • Fácil de encender y apagar
  • Totalmente flexible y adaptable
  • Puede emplearse con o sin condón

Posición sexual del día es…
La hamaca

El hombre está sentado sobre una superficie dura, con las piernas flexionadas y se toma la parte posterior de sus rodillas.
La mujer se acomoda en el espacio que queda entre las piernas de él y su tronco. El presiona con las rodillas el cuerpo de su compañera acercándola hacia el suyo.
Esta posición es perfecta para tener contacto visual con la pareja durante el acto.

Dato
• El 12% de las webs en Internet, alrededor de 25 millones, son pornográficas.
• El 34% de los internautas se ha encontrado involuntariamente con escenas pornográficas, a través de pop-ups, correos electrónicos o enlaces.
• La edad media en la que un niño ve porno en Internet por primera vez es de once años.
• La palabra “sexo” («Sex» en Ingles) es la más buscada en Internet.
• El 28% de los consumidores de pornografía en Internet son mujeres.

Mitos y realidades del sexo

Mito: “Puedes volverte adicto al porno en Internet”
Verdadero. Pero el riesgo es muy bajo. Sólo el 1% de la gente que mira porno en internet termina convirtiéndose en adicta. Si usas anillo, ten cuidado: 38% de los adictos son casados.
Mito: “Los hombres alcanzan la cima sexual a los 18, mientras que las mujeres a los 28 años”.
Verdadero. Al menos en lo referido a la cantidad de hormonas sexuales. La testosterona llega a su punto máximo en los hombres a los 18; el estrógeno en las mujeres llega al tope durante la mitad de sus 20 años. “Pero que haya mayor cantidad de hormonas no tiene nada que ver con el desempeño sexual” dice Marc Goldstein, profesor de medicina reproductiva y urología en el Cornell University’s Weill Medical College (EE.UU.) Así que siéntete no te limites en tratar de conseguir tu mejor marca a cualquier edad.

Tips
Debido al bombardeo que sufrimos por parte de los medios de comunicación y la sociedad en general con respecto al sexo, es muy importante conocer lo que nos gusta y lo que no, conocer nuestro cuerpo y aceptarlo. La comunicación juega un rol fundamental en el sexo. No dudes en hablar de lo que te sucede y de lo que deseas, sea el tipo de relación que sea. Los problemas en la comunicación son grandes inconvenientes, aún en relaciones pasajeras.

Frase del día:
«
La diferencia entre pornografía y erotismo, es la cantidad de luz sobre los cuerpos.
Gloria Leonard