sábado, junio 15, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

Día de la Higiene Menstrual

El Día de la Higiene Menstrual, la salud menstrual no es solo un problema de salud, sino también de derechos humanos.

El 28 de mayo, Día Mundial de la Higiene Menstrual, el movimiento contra la pobreza asociada a la menstruación celebra 10 años de acción colectiva por parte de las mujeres y niñas de todo el mundo.

Toda persona tiene derecho a la autonomía corporal. La capacidad de cuidar del cuerpo mientras se menstrua es parte esencial de esta libertad fundamental.

Sin embargo, se estima que 500 millones de personas carecen de acceso a productos menstruales y a instalaciones adecuadas para la salud menstrual.

La mala salud e higiene menstruales socava los derechos fundamentales, incluido el derecho a trabajar e ir a la escuela, de las mujeres, las niñas y las personas que menstrúan.

Del mismo modo, agudiza las desigualdades sociales y económicas. Los recursos insuficientes para el manejo de la menstruación, así como los patrones de exclusión y vergüenza, socavan la dignidad humana.

La desigualdad de género, la pobreza extrema, las crisis humanitarias y las tradiciones dañinas pueden amplificar la privación y el estigma.

¿Cómo se relaciona la menstruación con los derechos humanos?

Los derechos humanos son derechos de todo ser humano en virtud de su dignidad humana. La menstruación está intrínsecamente relacionada con la dignidad humana, cuando las personas no pueden acceder a instalaciones de baño seguras y medios seguros y eficaces de manejo de la higiene menstrual, no pueden manejar su menstruación con dignidad.

Las burlas relacionadas con la menstruación, la exclusión y la vergüenza también socavan el principios de la dignidad humana.

La desigualdad de género, la pobreza extrema, las crisis humanitarias y las tradiciones nocivas pueden tornar la menstruación en una etapa de estigma y privaciones, que puede socavar su disfrute de los derechos humanos fundamentales. Esto es cierto para las mujeres y las niñas, así como para los hombres transgénero y las personas no binarias que menstrúan.

En el curso de la vida de una mujer que menstrúa, esta podría fácilmente pasar de tres a ocho años menstruando, y en ese tiempo podría enfrentar la exclusión, el descuido o la discriminación relacionadas con la menstruación.

Una variedad de factores afectan la manera en que son tratadas las personas durante la menstruación (y en otras ocasiones en que presentan sangrado vaginal, como durante la recuperación posterior al parto).

Cinco medidas para poner fin a la pobreza asociada a la menstruación

Apoya el activismo en tu país y comunidad para eliminar los impuestos sobre los productos menstruales y aumentar su accesibilidad.
Ofrece apoyo económico a movimientos y organizaciones feministas liderados por mujeres y niñas que luchan contra la pobreza asociada a la menstruación.
Invierte en la mejora de la recopilación de datos sobre salud e higiene menstruales.
Defiende la inclusión de educación obligatoria sobre salud e higiene menstruales en los planes de estudio escolares; por ejemplo, como parte de la educación sexual integral.
Únete a la conversación en línea utilizando la etiqueta #PeriodFriendlyWorld y participa activamente en espacios comunitarios, escuelas y lugares de trabajo para promover la sensibilización, erradicar los mitos y poner fin al estigma en torno a la menstruación. En el sitio https://www.menstrualhygieneday.org pueden encontrarse recursos disponibles para hacer campañas.

También podría interesarte:

Copa menstrual: que 5 mitos que no sabías

Menstruación, mitos y realidades

ÚLTIMOS ARTÍCULOS