Barbosa pone fin a un abuso privado en San Francisco

La ciudad de Puebla se fundó el 16 de abril de 1531 y los historiadores coinciden en que el barrio fundacional fue El Alto, metros más hacia el bulevar, metros más hacia Casa Aguayo o detrás del Mercado del Alto, pero por ahí.


El hecho es que en el barrio fundacional, autoridades estatales permitieron hace años la ocupación y usufructo del espacio público por parte de privados: hoteles, restaurantes y espacios al aire libre, incluso federales.


Fue el pasado fin de semana cuando la administración estatal, por instrucciones del gobernador Miguel Barbosa, tomó posesión de las áreas que usaban empresarios pero pertenecen al Estado, al público, pues.


Son al menos tres puntos clave que suman 8 mil metros cuadrados:

  1. Los Lavaderos de Alomoloya, jardines y pasillos que estaban en uso y explotación del hotel Banyan Tree Puebla, antes Azul Talavera y a su inicio, Rosewood.
  2. El túnel que cruza la 14 Oriente hacia el Jardín de las Trinitarias, donde se construyó el primer convento franciscano en 1535 lleva a una zona donde incluso se organizaban fiestas y hasta se construyó una residencia que hoy está habitada, pese a estar ubicada en una zona pública histórica.
  3. El Parque de la Madre era utilizado como estacionamiento privado del restaurante hotel Casa Reyna, e incluso constantemente se bloqueaba un acceso peatonal en el callejón contiguo.


Este martes Alejandro Montiel, ex secretario de Cultura del estado y responsable desde hace unos días de este proyecto de rescate, hizo un recorrido para mostrar cómo se dio el abuso de privados sobre el espacio público.


Le muestro las fotografías de ruinas de la zona conventual del Siglo XVI a la cual tenía acceso el empresario que habita la residencia en el área que violentó límites y colindancias que ya se están delimitando.


Tenían una suite en la zona patrimonial, cuyo mobiliario ya fue retirado por parte del hotel que usufructuaba con, insisto, el espacio público, como parte de los acuerdos de creación del Fideicomiso del Paseo de San Francisco, cuyos jardines, por cierto, lucen sin mantenimiento, sucios y descuidados.


Quien comenzó todo el proceso jurídico de recuperación de esta zona, mediante revisión catastral vía satélite para determinar las colindancias y propiedades exactas fue el Consejero Jurídico del gobierno del estado, Carlos Palafox Galeana, quien ha informado que estos sitios históricos recuperados pueden ser visitados por los poblanos entre las 9:00 y 18:00 horas todos los días.


Los empresarios no quisieron entregar las áreas y durante meses intentaron evitar lo inevitable.


Pronto habrá noticias de cómo se irán rescatando los espacios. Por ahora se retiraron portones que impedían al ciudadano caminar por las ruinas, y por ejemplo, donde se ubican Hornos de ladrillo, primero, y luego Talavera del SXVI, y donde por cierto estaba la habitación del beato Sebastián de Aparicio.