Van Gogh estuvo internado en varias ocasiones en hospitales para enfermos mentales

Un 29 de julio de 1890 falleció el gran pintor Vincent van Gogh, los 37 años que vivió estuvieron llenos de colorido, melancolía y tragedias; una historia que cautiva a más de uno a lo largo de las décadas. Él mismo se consideraba como un hombre de pasiones, pero estaba equivocado. Él era la representación más humana que tenía la pasión.

Pero hoy en día, el nombre de Vincent Van Gogh es recordado como el de uno de los más grandes artistas del siglo XIX tardío. Nació en Groot-Zundert en 1853, el pintor tendría una corta pero muy prolífica carrera en las artes plásticas y dejaría como legado joyas de la talla de La noche estrellada o Los girasoles dentro de una variante propia del impresionismo que él y sus camaradas pintores llamarían postimpresionismo.

Hijo de un pastor protestante, recibió una educación esmerada y no sería hasta la edad de 32 años cuando se decidiría definitivamente a ser pintor, haciéndolo de forma casi compulsiva y frenética hasta su muerte. La figura que nos ha llegado de él es la del estereotipo de artista atormentado, de solitario y desequilibrado que plasma sus demonios internos en el lienzo, pero parte esta imagen es producto de la leyenda que Van Gogh ha generado en torno a su persona.

Es cierto que padecía problemas psicológicos, que manifestaba comportamientos marginales y escasas habilidades sociales, que estuvo ingresado en instituciones para enfermos mentales y que quedó profundamente marcado por varias relaciones románticas que terminaron mal. Sin embargo, al ver su obra se aprecia un dominio y maleabilidad que difícilmente se conseguirían sin lucidez.

Influenciado por grandes pintores holandeses como Rembrandt, Vincent Van Gogh fue haciendo evolucionar su estilo e incorporando a sus obras las técnicas más vanguardistas del momento. Otros autores de renombre de la época como Paul Gauguin, Henri de Toulouse-Lautrec o Paul Cézanne,con los que acabaría dando forma al postimpresionismo reconocían su talento y la belleza descarnada de su obra, mientras que la sociedad y la crítica le daban la espalda a los más de 900 cuadros que pintó. Mientras que en vida solo logró vender un único cuadro, su obra se hizo muy popular y algunas de sus pinturas han alcanzado valores estratosferícos tras su muerte.

En 1890, tras haber salido de un hospital psiquiátrico en Auvers-sur-Oise, Van Gogh puso una escopeta contra su pecho y apretó el gatillo, muriendo el 29 de julio con 37 años. El uso del color y la característica estética de su obra le han convertido en una de las figuras más reconocidas y admiradas de la pintura.

Entre las curiosidades en su vida esta la siguiente: La historia oficial menciona que Van Gogh se la cortó la oreja con una hoja de afeitar como forma de disculpa después de una acalorada discusión con su amigo el artista francés Paul Gauguin.

Sin embargo muchos historiadores mencionan que está versión fue creada por Van Gogh para encubrir a su amigo ya que Gauguin era un esgrimista experto y fácilmente se la pudo haber cortado.

Se tiene la creencia de que van Gogh vendió solo uno de sus cuadros en vida. En realidad sí vendió muchos, a tal punto que esas ganancias lo ayudaron a sobrevivir los últimos 4 años de su vida. Además, claro, del apoyo de su hermano Theo.

Pinto más de 900 cuadros he hizo miles de dibujos. Eran tantos que muchos de ellos no se conoce su paradero actual.

Vincent siempre repudió el apellido Van Gogh por todos los problemas que tuvo con su padre en la infancia. Por esa razón prefería firmar sus obras simplemente como “Vincent”.

Van Gogh hizo muchos autorretratos, principalmente porque no tenía dinero para pagarle a modelos.

Desde niño fue un lector ávido.

Su color favorito era el Amarillo Ocre.

Dos de los 5 hermanos de Vincent también se suicidaron.

Nació el mismo día que Goya. No del mismo año, evidentemente: Vincent Van Gogh vino al mundo en Zundert (Países Bajos) el 30 de marzo de 1853 y Francisco de Goya y Lucientes en Fuendetodos, Zaragoza (España), más de un siglo antes, el 30 de marzo de 1746. Sus conexiones no se agotan ahí. Aunque no hay constancia de que influyera directamente en el neerlandés, Goya anticipó el impresionismo del que Van Gogh sería epígono, así como el expresionismo y otras vanguardias en las que también tuvo gran influencia el autor de Los girasoles. Además, los dos fueron compulsivos y geniales dibujantes Van Gogh hizo más de 1.600 dibujos– y, en el plano anecdótico, uno perdió una oreja y el otro acabó sordo.

Fue pastor protestante. Esencialmente autodidacta, Vincent tuvo inclinación desde muy joven hacia las artes plásticas; su primer trabajo fue en una galería. Lo que es menos sabido es que su devoción religiosa rayaba en el fanatismo –tal vez a causa de su desequilibrio mental, que le llevó a pasar por varios manicomios– y que, tras intentar sin éxito hacerse teólogo metodista, en 1879 fue enviado como misionero protestante a la región minera belga de Mons. Allí vivió 22 meses en condiciones de extrema pobreza y comenzó a dibujar a los lugareños. Animado por su hermano y mentor Theo, marchante de arte en París, Vincent decidió entonces dar un giro a su vida y abandonó los púlpitos por los pinceles.

Odiaba que le hicieran fotos.Resulta curioso que un hombre que se autorretrató en 27 cuadros diferentes,uno de ellos, de 1887, no soportara, al parecer, que otros le retrataran con su cámara fotográfica. Sólo existen dos fotos fidedignas del artista a los 13 y a los 19 años de edad, respectivamente, pero ninguna del Van Gogh adulto que haya sido confirmada al cien por ciento. La última posible fotografía suya apareció en 2015 y es una imagen grupal en la que se ve a seis hombres, entre ellos, Gauguin, sentados a una mesa bebiendo; supuestamente, es el tercero por la izquierda y aparece fumando en pipa.

Con información de Muy Historia y Arte Feed