La parafilia se define por la Real Academia de la Lengua como un ‘desvío’ de índole sexual.

La sexualidad de los humanos es compleja y, desde luego, muy variada. La atracción sexual depende de una multitud de factores bioquímicos y psicológicos, que distan mucho de unas personas a otras.

Es decir, la sexualidad humana depende de múltiples factores, como la biología, la personalidad individual, la identidad sexual, o las interacciones en la infancia, los afectos y circunstancias vitales.

Según el DSM-5, un comportamiento sexual ‘desviado’ podría presentarse cuando:

  • Es perjudicial para el sujeto o para quienes se ven involucrados.
  • Excluye estimulación de órganos genitales propios y de la pareja.
  • Se asocia de manera inapropiada a sentimientos de culpa o ansiedad.
  • Tiene una naturaleza repetitiva o compulsiva.

Aquí te compartimos un top 5 de parafilias.

5) Sinforofilia

La película Crash (1996), dirigida por el director David Cronenberg, retrata el mundo de esta parafilia, en la que la excitación surge de presenciar accidentes de carros o incendios, incluso puede ser representado con la plena intención de buscar placer sexual. En ese film también se puede ver el gusto por miembros amputados, otro elemento que despliega todo un espiral de excitación y que lleva por nombre acrotomofilia. En muchos casos las personas minusválidas están a merced de la otra persona, pudiendo ser sometidas sin ninguna posibilidad de huida, un elemento que termina siendo muy estimulante para quienes experimenten estos terrenos.

4) Formicofilia

Esta parafilia se relaciona a la excitación por sentir insectos arrastrándose en los genitales. Cuando por lo general uno no soporta ver a dos metros de distancia a un insecto, los que disfrutan de la formicofilia son felices dejando que ellos repten por sus vergüenzas; incluso, gozan dejándolos entrar en sus orificios con la “inocencia” de poder tener un explosivo orgasmo. Son comunes el uso de ranas, anguilas, caracoles y las hormigas. ¿Recuerdas esa escena de Indiana Jones donde hay un pasadizo repleto de insectos? Bueno, para este tipo de personas ese lugar sería su santo grial.

3) Emetofilia

Se conoce también como la “ducha romana”. Esta consiste en obtener excitación a partir del vómito. Puede ser a través de la observación, induciéndolo en otra persona o a sí mismo. Vomitar los genitales o en la boca de la otra persona puede ser un acto celestial para los que disfrutan de esta particular parafilia. Igualmente se considera como un factor erótico la secuencia de “espasmo, expulsión y alivio”, tres elementos que podríamos relacionar con el orgasmo; asimismo, es frecuente que el sonido característico al vomitar sea placentero para los emetofílicos.

2) Coprofilia

Esta práctica definitivamente podría estar entre las más extremas. Por eso ocupa el segundo lugar. La coprofilia consiste en la excitación sexual producida por las heces. En ella se disfruta literalmente de oler, saborear, untarse o ver el acto de defecar como un medio de excitación sexual y placer; una actividad erótica que se puede practicar individual o colectivamente. Aunque es evidente, no podemos dejar de advertir que los que practican la coprofagia (ingerir heces), puede afectar gravemente la salud debido a los riesgos de contraer enfermedades como la hepatitis A o la neumonía… ¡Todo un deporte extremo!

1) Necrofilia

En el sitio de honor, no podemos dejar a un lado a la necrofilia, la atracción sexual por los cadáveres. Como se sabe en nuestra sociedad, el acto sexual con fallecidos es considerado como algo inaceptable, por el hecho de que la persona no habría consentido ese acto cuando estaba viva. Como es obvio, un hombre no puede tener una erección después de muerto, por lo que esta práctica ha sido más común en hombres que en mujeres. Solo el hecho de pensar en buscar placer en estas lides desafía nuestros principios morales, lo que hace instantáneo un gesto de negación ante tan solo tener un mal pensamiento con un muerto. Estas cuestiones acerca de la vida, la muerte, el respeto post mortem, la insalubridad y la transgresión, colocan a la necrofilia como la oveja negra de las parafilias sexuales.

Con información de Muy Interesante / Culturizando.