Los payasos estuvieron al acecho en las sombras durante miles de años antes de la aparición del malvado Pennywise (IT) de Stephen King. Los egipcios los tenían, los griegos los tenían, los romanos los tenían. Pero algo interesante y revelador sucedió en los siglos XVII y XVIII y de la mano de Victor Hugo llegó: El hombre que ríe.

LA HILARIDAD DE UN PERSONAJE

Durante la Edad Media, el payaso y el monstruo de la actuación eran esencialmente uno y lo mismo. Los bufones y los tontos que entretenían a las cortes reales de Europa solían vestirse con disfraces y maquillaje llamativo, y a menudo se deformaban físicamente de alguna manera, lo que contribuía a la «hilaridad» de su personaje.

Después de eso, los dos comenzaron a separarse, con el bromista juguetón con el divertido atuendo y la pintura en la cara y la rareza humana en la otra.

La división se consolidó a finales de 1700 cuando Joseph Grimaldi, un artista muy popular en su época, nos dio el primer payaso de circo moderno tal y como lo conocemos hoy. Sin embargo, el novelista francés Victor Hugo regresó a un punto justo antes de esa división de transición en su novela de 1869, L’Homme Qui Rit , o El hombre que ríe.

Un momento de creatividad

En ese momento, Hugo vivía en el exilio en la isla de Guernese, Francia, después de que ciertos aristócratas franceses sin humor se indignaron por la forma en que fueron retratados en un par de sus novelas anteriores, altamente politizadas como Les Miserables y El jorobado de Notre Dame.

Sentenciado y sin mucho que hacer, Hugo se sentó y escribió otro oscuro melodrama político sobre artimañas aristocráticas, traición, asesinato, venganza, corrupción y herederos legítimos agraviados, con algunos plebeyos de buen corazón y una dulce historia de amor arrojada para contrastar.

Y aunque se convertiría en la novela menos popular de Victor Hugo. A principios de los años 20, The Man Who Laughs ya se había convertido en una obra de teatro y dos películas: la primera de Francia, la segunda de Alemania.

HABLEMOS DE CINE

En 1924, al observar el loco éxito de la adaptación de El jorobado de Notre Dame de Hugo, los ejecutivos de Universal pensaron que The Man Who Laughs tenía todas las características de otro vehículo elegante que los llevaría al éxito.

El único problema era que, justo entonces, nunca se habían molestado en obtener los derechos del libro. Tres años después, en 1927, el estudio cinematográfico finalmente actuó, obtuvo los derechos de la obra y, dado que Lon Chaney (El fantasma de la ópera) no estaba disponible, se trajo a Paul Leni para dirigir y Conrad Veidt e interpretar a Gwynplaine, el personaje principal.

El mismo hombre que había diseñado los sets de Phantom fue llevado para impulsar el expresionismo aún más en The Man Who Laughs (El hombre que ríe), y el recién llegado jefe de maquillaje Jack Pierce fue dado carta blanca para volverse loco diseñando el maquillaje Gwynplaine.

Aunque el núcleo de la trama de Hugo permanece intacto (salvo por el final). Lo que importa es el aspecto de la película, las sombras profundas, los ángulos exagerados y desconcertantes, los escenarios y fondos deliberadamente artificiales, y la atmósfera de carnaval sórdido.

Por su parte, Conrad Veidt, mejor conocido como Major Strasser en Casablanca, ofrece una actuación brillante y sutil, dragando el dolor interno, la ira y el patetismo de Gwynplaine a la superficie para creer esa sonrisa congelada. No, no es una película de terror, pero seguro que se parece a una, y eso es lo que el público se llevó.

Aunque se completó en 1927, El hombre que ríe se estrenó hasta 1928.

EL HOMBRE QUE RÍE, LA INSPIRACIÓN PARA EL JOKER

Además de la gran calidad de la película, se sabe que Gwynplaine, fue la principal inspiración para que en 1940, Bob Kane y Bill Finger le hicieran algunas cuantas modificaciones a su diseño y así crear a uno de los villanos más célebres en la historia y archienemigo de Batman: el Joker.

De esta manera, el actor Conrad Veidt se convirtió en la base de la creación del Príncipe payaso del crimen, legando así su eterna sonrisa a un personaje totalmente loco, perverso y sádico.

THE MAN WHO LAUGHS, NOVELA HOMÓNIMA DE VÍCTOR HUGO

A finales del siglo XVI, un hombre se niega a seguir los decretos del Rey Jacobo II de Inglaterra, lo que desata la furia de este último y lo sentencia a morir en La doncella de hierro. Sin embargo, antes de esto, el tirano le anuncia al condenado que por su desobediencia será su hijo el que sufra las consecuencias, por lo cual el niño será sometido a un procedimiento quirúrgico que lo obligará a “sonreír” por el resto de su vida, hecho que le traerá grandes desgracias cuando sea adulto.

Muy Interesante