Siente rechazo más de la mitad de los adultos mayores en Puebla: Ibero

Foto Jaime Zambrano

En Puebla, más de la mitad de las personas mayores se autopercibe como una carga para su familia y siente que es rechazada por el resto de la población; además, 66.3 por ciento vive en condiciones de pobreza.


El“Informe 2022: Envejecimiento y niveles de vida”, realizado por el Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana Puebla, revela que la salud psicoafectiva de los adultos mayores se vio deteriorada en los últimos 24 meses.


El análisis revela que uno de cada dos poblanos mayores de 65 años cuenta con la primaria terminada, nueve de cada diez tienen problemas para el uso de tecnología y cuatro de cada cinco perciben que las personas se desesperan con ellos.


“Hay más adultos mayores en condición de pobreza en el estado 66.3 por ciento que en la media nacional que es 54.6 por ciento. A ello contribuyen los altos índices de analfabetismo, 36.7 por ciento de la población y escolaridad mínima: la mitad de la población de la tercera edad solo cuenta con primaria terminada”, detalla el análisis.


En Puebla, 61 por ciento de los adultos mayores no trabaja; mientras que a nivel nacional, el porcentaje es más bajo, 57 por ciento. De forma adicional, en territorio poblano, 18.6 por ciento de las personas mayores a 65 años trabaja sin goce de suelto, porcentaje mayor al nacional que es de 15.6 por ciento.


A nivel nacional una de cada diez personas está pensionada; mientras que, en Puebla apenas se alcanza el 4.2 por ciento, situación que explica los altos índices de personas mayores que están buscando o cuentan con un empleo.


Con respecto al acceso a servicios de salud, la investigación del Observatorio de Salarios de la Ibero Puebla detectó que tres de cada cuatro adultos mayores tienen acceso a seguridad social. “Sin la presencia y correcto funcionamiento de instancias como el INSABI, las cifras se desplomarían hasta el 34 por ciento a nivel nacional y 18 por ciento. Ante el problema, se resalta la necesidad de contar con cruzadas de salud integral que garanticen una vida digna”, alade el análisis.


Al mismo tiempo, la entidad enfrenta otro reto porque las mujeres de la tercera edad viven solas en el doble de los casos que los varones: 33.4 por ciento y 13.8 por ciento, respectivamente. Ellas también son más propensas a vivir maltrato, abandono o despojo de bienes. Para ambos sexos, las violencias están presentes en una de cada diez personas, siendo la edad la principal causa de discriminación.


La investigación, encabezada por Miguel Calderón Chelius, director del Observatorio de Salarios de la Ibero Puebla, resalta que, en el proceso de transformación demográfica de la entidad, la edad promedio aumentará, fenómeno que detonará cambios centrales en la dinámica social.


“En 25 años, una cuarta parte de la población mexicana tendrá más de 60 años. Garantizar el bienestar en la vejez requiere estrategias que planifiquen un cuidado integral desde edades tempranas”, apuntó Calderón Chelius.


Los hábitos personales se forman en entornos determinados, por lo que la vejez se convierte en una problemática social que debe ser atendida desde ejes de escolaridad, salud integral, empleo y seguridad, alertó el especialista.