martes, junio 25, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

San Agustín de Hipona patrono de los teólogos

Este 28 de agosto se venera a San Agustín, quien es patrono de los teólogos el templo dedicado a este santo se encuentra en la 5 sur 305 en el centro histórico; esta es una de la fiestas tradicionales en Puebla, anteriormente se colocaban puestos donde podrías degustar los famosos Chiles en Nogada, porque las monjas agustinas creadoras de este suculento platillo barroco los elaboraban para agasajar a sus benefactores.

Pero quien fue este santo, es famoso por las Confesiones de San Agustín, el manual más común de la vida espiritual. San Agustín escribió sus Confesiones 10 años después de su conversión y luego de ocho años de ser sacerdote.

Nació en África del Norte en 354, hijo de Patricio y Santa Mónica; él tuvo un hermano y una hermana y todos recibieron una educación cristiana. Su hermana llegó a ser abadesa de un convento y poco después de su muerte San Agustín escribió una carta dirigida a su sucesora incluyendo consejos acerca de la futura dirección de la congregación.

Patricio su padre fue pagano hasta poco antes de su muerte, lo cual fue una respuesta a las fervientes oraciones de su esposa, Santa Mónica, por su conversión. Ella también oró mucho por la conversión de su entonces caprichoso hijo, Aurelio Agustín, quien a los 16 años dejó la escuela, en este momento se sumergió en ideas paganas. A los 17 años vivió con una joven fuera del matrimonio por aproximadamente 14 años y de esta unión nació un niño al que llamaron Adeodatus, quien falleció cuando tenía 20 años.

San Agustín perteneció a los Maniqueos, a través de la poderosa intercesión de su madre, comenzó asistir y a ser profundamente impactado por los sermones de san Ambrosio en el cristianismo. Cuentan en por esta época cuando Agustín salia a la calle y veía charcos de agua, comentaba «por aquí pasó la Mónica», pues sabía que por su causa lloraba mucho.

En el año de 387 San Agustín fue bautizado en la fe católica, después de su bautismo, su madre cayó muy enferma y falleció poco después de cumplir los 56 años cuando San Agustín tenía 33. Luego de la muerte de su madre, el Obispo Valerio, le rogo para que fuera su asistente. Después de lágrimas de San Agustín se realizó su ordenación y 5 años después fue nombrado Obispo y durante 34 años dirigió esta diócesis.

Una tradición medieval, que recoge la historia inicialmente narrada sobre un teólogo en abstracto que más tarde fue identificado con San Agustín, cuenta la siguiente anécdota:

Un día San Agustín paseaba por la orilla del mar, dando vueltas en su cabeza a muchas de las doctrinas sobre la realidad de Dios, una de ellas la doctrina de la Trinidad. De repente, alza la vista y ve a un hermoso niño, que está jugando en la arena, a la orilla del mar. Le observa más de cerca y ve que el niño corre hacia el mar, llena el cubo de agua del mar, y vuelve donde estaba antes y vacía el agua en un hoyo.

Así el niño lo hace una y otra vez. Hasta que ya San Agustín, sumido en gran curiosidad se acerca al niño y le pregunta: «Oye, niño, ¿qué haces?» Y el niño le responde: «Estoy sacando toda el agua del mar y la voy a poner en este hoyo». Y San Agustín dice: «Pero, eso es imposible».

Y el niño responde: «Más imposible es tratar de hacer lo que tú estas haciendo: Tratar de comprender en tu mente pequeña el misterio de Dios».

Para el año 430 San Agustín se enfermó y falleció el 28 de agosto de este mismo año, su cuerpo fue enterrado en Hipona y fue trasladado posteriormente a Pavia, Italia. San Agustín es un ejemplo de un pecador que se hizo santo y que es actualmente uno de los 33 doctores de la Iglesia.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS