Salvador Ramos antes de la tragedia de Uvalde

El día de la tragedia el asesino vistió con equipo táctico y llevo sus armas, ya sabía que tenía que hacer: «Disparar en una escuela primaria».

El pasado 24 de mayo una tragedia conmociono a Estados Unidos, se trataba de un tiroteo más, pero este no era “como los demás”. Salvador Rolando Ramos un joven de 18 años se atrinchero en un aula de la escuela primaria Robb asesinando a 19 niños y 2 maestras.

Pero, ¿Qué sucedió antes de que Ramos llegara a la escuela primaria? ¿Qué paso por la mente del asesino momentos antes?

Según Steven McGraw director del departamento de seguridad pública de Texas en conferencia de prensa detallo lo sucedido antes de la tragedia. Ahora se sabe que Ramos había sufrido bullying por su forma de hablar y de vestir, lo que lo orillo a ser una persona antisociable.

Tragedia en Uvalde

McGraw dio a conocer que días antes de la tragedia Ramos había cumplido 18 años y pudo entonces adquirir un par de armas. Se trataba de un rifle AR-15 “cuerno de chivo” y otra arma larga automática, de la que no especificó sus características.

Ahora las autoridades saben que el ataque a la primaria solo era un punto de una lista espeluznante de objetivos de Ramos. El 12 de mayo Ramos envío mensajes vía Instagram a una joven en California a la cual por cierto no conocía. La chica declararía momentos después de la tragedia, que Ramos le enviaba mensajes “aterradores y extraños” que ella no comprendía.

El día de la tragedia Ramos ya sabía lo que tenía que hacer, por esa razón vistió con equipo táctico y con sus armas. El primer punto fue enviarle un mensaje a la joven de California “Estoy a punto”, por supuesto no lo comprendió. Tengo “un pequeño secreto”, entonces ella decidió ignorarlo argumentando que estaba enferma y decidió dormir.

Tragedia en la primaria Robb

Una vez que el asesino envío los mensajes en Instagram, su objetivo era “asesinar a su abuela”, por esa razón le disparó en la cara. “He disparado a mi abuela” publico en su red social y a continuación escribió su última actualización “disparar a una escuela primaria”. Lo que Ramos nunca supo fue que no había matado a su abuela y fue ella misma que herida llamo al 911.

El asesino escapo en una camioneta gris y afuera de la escuela cayó en una zanja pareciendo ser solo un accidente de auto. De inmediato Ramos salto la valla e intercambió disparos con la guardia de la escuela y logró entrar a la primaria Robb.

A las 11:30 de la mañana el asesino estaba atrincherado en un aula con niños de cuarto grado y dos maestras; “ahí empezó la tragedia”. “Es hora de morir” les dijo y comenzó a disparar. Ahí estuvo 40 minutos disparando y matando a niñas y niños de entre 10 y 11 años de edad.

Después de la tragedia

Miah Cerrillo una niña de 11 años vio cuando su maestra Eva Mireles cayó muerta por los disparos y soltó su celular. La estudiante lo tomó y llamó al 911. Ella logró salir con vida, pero cubierta de sangre, la sangre era de una de sus amigas que murió en el lugar.

No solo hubo 21 personas asesinadas, sino al menos 15 infantes más resultaron heridos. Hoy la pequeña comunidad de Uvalde les llora a sus niños y en la iglesia católica de la localidad sus habitantes muestran solidaridad y empatía. Sin duda la mayor tragedia en una comunidad de origen mexicano.

Te puede interesar:

Tiroteo en una escuela de Uvalde, Texas, deja 19 niños muertos y dos maestros