jueves, febrero 29, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

¿Qué escuela elegir?

Es una de las decisiones más difíciles de tomar a tan corta edad, porque estarán de acuerdo que a los 17 u 18 añitos, la mayoría andamos pensando en otras cosas (ligues, conciertos y amigas) , peor aún, sino contamos con la información adecuada.


Después de las fiestas navideñas y de una cuesta de enero super empinada -luego les cuento, -pero no me alcanzó para la renta, para llenar el refri y ni siquiera podré cooperar con los tamalitos que me tocan por haberme sacado el premio en la rosca de reyes-, pues dos sobrinas de mi amiga me preguntaron que escuela les recomiendo para la universidad y la preparatoria.

Por mi mente paso: La Anáhuac, la UPAEP, la libre de derecho, la BUAP y un sinfín de escuelas que hay en Puebla, así como también una gran cantidad de preparatorias.

Peeeero lo primero será definir que es lo que quieren estudiar.
Así que se los pregunté.

Realmente titubearon, pues no estaban seguras.
Pensé en el martirio que deben pasar los padres y es que en unos días serán miles de familias que se verán en la encrucijada de decidir la escuela, directivos, maestros y personal a los que les confiaremos nuestro mayor tesoro, nuestros hijos, nuestros familiares.

Las conversaciones familiares giran en torno a ¿a qué escuela voy a ir?, ¿Cuál es la mejor escuela?, ¿Qué vamos a hacer si no pasa el examen?, awwww crecer duele, ¿a poco no?

Ante esto muchos deciden preguntarle a todo mundo, principalmente a la familia y entonces la responsabilidad ya es de los abuelos, los tíos, los padres o la carrera exitosa de un conocido o un cercano lo que influye de manera decidida, más aún entre los que están por ingresar al bachillerato.

“Estudia Derecho así serás abogado como el abuelo”, “por qué no estudias para maestra, así te dejo mi plaza”, “deberías ser arquitecto como el tío o ingeniero como mi compadre”, son algunas de las frases que se escuchan.

Los que no preguntan van más por las modas o el marketing profesional en el que los medios de comunicación y ahora las plataformas streaming tienen su impacto. Así vemos a los que eligen a partir de los programas y series de televisión y se ve en el incremento de escuelas y carreras como criminalística, robótica, mecatrónica o también las profesiones de una vida saludable como nutriólogos, medicina del deporte o coaching deportivo.

Los menos son los que exploran entre sus aptitudes o pensando en la transformación a futuro. Es decir, la decisión de los adolescentes o jóvenes debe vislumbrar el mundo en cinco o diez años y proyectarlos al mundo laboral de 2030 o 2040. Solo de pensarlo, ¡uf, que difícil!

¿Cómo tomar la mejor decisión y sobre todo cómo formamos profesionales felices, alejados de la angustia, el acoso, el bullying o la depresión? Es una tarea compleja para definir en una mañana entre el café o la comida.

Así que les dije a mis niñas: mejor vamos al cine y muy pronto vemos eso.

Saqué mis últimos ahorros de la tarjeta y me fui pensando en lo duro que es dar un consejo.

La Chica Única

ÚLTIMOS ARTÍCULOS