Pide arzobispo trabajar por la reconciliación ante la violencia

Ante el aumento de los problemas de violencia e inseguridad, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, llamó a la reconciliación y a que cada persona contribuya, desde su ámbito de influencia, a la transformación de la sociedad.

El líder de la grey católica en Puebla hizo oraciones por la salud del activista y ambientalista, Felipe Carpinteyro, quien se encuentra hospitalizado tras recibir agresiones con arma de fuego durante un asalto en la Avenida Las Torres y la 24 Sur, el pasado 1 de junio. De acuerdo con las autoridades de salud del estado de Puebla, el paciente masculino de 31 años de edad tiene un diagnóstico de trauma doble penetrante por lesión de arma de fuego.

Durante la misa dominical que encabezó en la Basílica Catedral de Puebla, Sánchez Espinosa lamentó que la sociedad actual se caracterice por vivir en un clima de violencia, inseguridad e injusticias, así como un ambiente en el que no se está valorando la vida.
“Esta humanidad que está en guerra, a esta humanidad golpeada y lastimada por tantas heridas infligidas por odios, divisiones, injusticias, crímenes, guerras y luchas fratricidas”, destacó.

En su mensaje dirigido a los fieles católicos poblanos, Sánchez Espinosa resaltó que cada persona está llamada ser un espacio de puertas abierta y, al mismo tiempo, convertirse en seres de cambio y de reconciliación.
“Estamos llamados a hacer un espacio de puertas abiertas y como cristianos somo llamados a ser misioneres de la reconciliación”, expresó el arzobispo poblano.

A pesar del desgaste por los problemas que enfrenta la sociedad, Sánchez Espinosa expresó que es momento de que la sociedad no se desanime y trabaja para impulsar la reconciliación ante la violencia y la inseguridad.

“De hallarse en desgaste permanente por los problemas, los anima a vivir en permanente reconciliación. Ahora más que nunca, ante esta situación que estamos viviendo de violencia, de inseguridad, tenemos que ser misioneros de la reconciliación”, apuntó.