María José, «la empresaria multimillonaria», cometió fraude

La empresaria multimillonaria comete fraude

María José Villavicencio, «la empresaria multimillonaria», es acusada de fraude.

El productor de televisión Rodrigo Fragoso acusa a María José Villavicencio, «la empresaria multimillonaria», de fraude.

Mientras que en su cuenta de Twitter muestra el documento que valida el comienzo de una carpeta de investigación en contra de “la empresaria multimillonaria”.

¿Qué hizo María José?

La relación laboral entre Villavicencio y Fragoso comenzó a principios de junio.

Esto, cuando la influencer ecuatoriana pactó con Fragsali, Talent Agency que viajaría a México, en el marco de los premios MTV Millennial Awards (MIAW), para participar en su décima edición.

De acuerdo con una carta que compartió el empresario mexicano, María José aprovecharía su estancia en México para aparecer en algunos medios de comunicación y conceder firmas de autógrafos.

“Incluso ella unos días después subió una imagen a sus redes oficiales en donde figuraba nuestro contacto y su disponibilidad para ser contratada del 09 al 25 de JULIO”, dicta el documento.

A su llegada a México, el empresario, María José y su hermana, Estefania Valeria Gallego Celi, que es manager de la influencer, se reunieron para coordinar las actividades.

De la misma manera, Villavicencio recibió el 50% de pago –de cada una de las ocho fechas en la que llevaría a cabo un evento- equivalente a 13 mil 418 dólares.

¿María José es transfóbica?

La primera presentación de “la empresaria multimillonaria” tuvo lugar el 9 de julio, en el que María José salió al escenario para saludar a la concurrencia del LX Locx Club -un centro social de temática queer-.

Antes de partir, Villavicencio también se fotografió con algunas de las personalidades que forman parte del club, en las que la carta señala específicamente a un grupo de “chicas travesti y trans que pertenecen al show del lugar”.

Y si bien, durante su interacción con la comunidad de LX Locx Club todo ocurrió sin percances, al salir, María José y su hermana visibilizaron su molestia por retratarse con personas que pertenecen a la comunidad LGBT+.

El documento indica:

DEBÍAN DE CUIDAR LA IMAGEN DE MARÍA JOSÉ porque no les parecía ESTARSE TOMANDO FOTOGRAFÍAS CON CHICOS SIN PLAYERA Y CON HOMBRES CON VESTIDOS BARATOS Y MAQUILLAJE DE PAYASO”, mientras se reían a carcajadas, justificando su postura con el argumento que la youtuber y tiktoker buscaba ser relacionada con una imagen familiar

Para resolver las molestias, la carta explica que la empresa se comprometió a solicitar a las personas que:

En próximos eventos- se acercasen a retratarse con Villavicencio, lo hicieran con una playera en todo momento para que la artista se sintiera cómoda.

Un trato sin cumplir

Los días posteriores (comprendidos del 10 al 14 de julio) la influencer participó en otras actividades públicas en las que se le proveyó de alimento, servicios estéticos y hasta intervino un cirujano plástico.

También recibió otras atenciones como el obsequio de tenis y zapatos con el objetivo de que María José subiera historias a sus redes sociales con los patrocinios.

Esto con el objetivo de obtener publicidad a cambio de los servicios gratuitos que se le ofrecieron, sin embargo, eso no ocurrió.

En los subsecuentes días, María José canceló entrevistas que ya estaban agendadas con medios de comunicación, pues aseguró que:

Ella se había hecho acreedora de la fama por la que hoy es conocida gracias a las redes sociales, por lo que “los medios de comunicación tradicional (…) no representaban nada”, y a las entrevista que sí asistió se comportó “muy prepotente”.

Se «cuelgan» de su fama

Otro de los desencuentros entre la empresa y la influcencer ocurrieron mientras María José grabó cuatro capítulos para una serie que difunde en su canal de YouTube, patrocinados por Fragsali, Talent Agency.

Pero a lo largo de las grabaciones Villavicencio postergó la filmación, molesta por la elección que se había hecho, a la hora de seleccionar a algunas de las invitadas que intervendría con los capítulos.

Como fue el caso de la exparticipante del show “Enamorándonos”, Damaris Rojas, asegurando que se quería colgar de su fama.

Finalmente, las diferencias entre ambas partes colapsaron cuando María José cuestionó a la empresa sobre el motivo por el cual todos los lugares –que restaban por visitar- eran de temática LGBT+.

A lo que los representantes de Fragsali, Talent Agency indicaron que se trataba de centros donde estaban interesados en recibirla, pues ahí frecuentaba asistir su público.

Comentario que no le pareció, al asegurar que:

“ese no era su público, que su público era familiar, que estaba en desacuerdo que todos los lugares eran gays, que nada más se iba a quemar”.

Con información de Msn.

Podría interesarte Elvis: el ícono, la rebelión, la leyenda

amb

Artículo anteriorLa diabetes: sus causas, tipos y síntomas
Artículo siguienteRecibió Protección Civil del municipio más de 10 llamadas de emergencia, tras lluvia de este domingo por la tarde