La podredumbre de Zavala

Javier López Zavala siempre fue un ave de tempestades.
Siempre causó mala leche entre propios y extraños.
Su cercanía con quien mandaba en aquella época le generó malestar de propios y extraños.
Nadie entendía por qué fue todo: secretario de Gobernación, de Desarrollo Social, DIF y candidato a la gubernatura del PRI.

Nadie entendía por qué. Pocos estaban de acuerdo.

Arrastró al PRI a una derrota estrepitosa frente al panismo ascendente que encabezaba Rafael Moreno Valle, quien terminó imponiendo a su clan en el congreso del estado, ayuntamientos y a sí mismo en el gobierno del estado, aquel lejanísimo 2010.

Su suerte estaba echada. Perdió la elección y perdió la brújula.

Nunca pudo reponerse de la derrota y la sombra de la traición.

Hoy está detenido y seguramente permanecerá en la cárcel mucho tiempo acusado de haber sido el autor intelectual del asesinato de la luchadora social Cecilia Monzón. Qué triste de confirmarse esa noticia. Un hombre que mata a su ex pareja, madre de su hijo.

Qué vil.

Que caiga el peso de la ley en su contra y que no quede impune nadie de quienes le ayudaron a tan ruin decisión.

Anoche la Fiscalía General de Justicia confirmó la confabulación de los cuatro: el autor intelectual, un cómplice, ex delegado de Relaciones Exteriores, y dos sujetos, uno primo de Zavala, de Chiapas, y otro de Veracruz.

¿Qué calidad de persona puede atreverse a planear un feminicidio?

Sólo los de la peor calaña.

Muchas gracias.
Nos vemos aquí, y de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 en Tribuna 98.7, por LOS40.
Pódcast En tiempo real: Spotify, Apple y más).
Twitter: @erickbecerra1
Facebook: @erickbecerramx Instagram: Erick Becerra