miércoles, abril 24, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

¿En que terminó la gran marcha estudiantil de 2020?

Terminó el mes de marzo y se cumplieron 4 años de la gran marcha estudiantil, donde de manera conjunta, participaron la BUAP y la UPAEP.

Los cálculos oficiales más conservadores admitían que eran 50 mil personas que tomaron parte, pero el Comité Estudiantil Interuniversitario de Puebla, que organizó la movilización, afirmó que fueron más de 150 mil alumnos de más de 80 instituciones de educación superior quienes salieron a la calle para protestar en contra de la violencia y la inseguridad pública.

Los más viejos de la comarca aseguraban que la marcha del jueves 5 de marzo de 2020 en Puebla Capital, había sido la marcha grande y plural de la que se tenga memoria en el Estado, porque se trataba de la cantidad y del origen y objetivos de esos jóvenes estudiantes universidades públicas y privadas, institutos, tecnológicos y organismos especializados en la investigación social.

La columna que encabezaron los estudiantes de la Facultad de Medicina de la BUAP, llevaban cartones y efigies de Ximena Quijano, Antonio Parada y Francisco Tirado, los dos primeros alumnos de la UPAEP y el último de la BUAP. Los tres fueron ultimados junto con el chofer de Uber, Josué Vital, el 23 de febrero de 2020 en la región de Huejotzingo.

Desde distintos puntos de la ciudad salieron los estudiantes a las 7 de la mañana y al mediodía fue recibida una comisión representativa del Comité Estudiantil Interuniversitario de Puebla en Casa Aguayo por el entonces Gobernador Miguel Barbosa Huerta.

La reunión se realizó con Barbosa, su gabinete de seguridad y los rectores del Consorcio Universitario. Participaron autoridades y alumnos de la Universidad Tecnológica de Puebla, la Ibero, Anáhuac, Tecnológico de Monterrey y la UDLAP.

Los acuerdos que tomaron en favor de la seguridad nunca se cumplieron, debido a la aparición de la pandemia de Covid-19, que obligó a los poblanos y al mundo a resguardarse en sus casas durante un par de años.

Hasta donde se sabe, sería muy interesante que se diera a conocer una investigación que realiza sobre la gran marcha estudiantil de 2020, el Profesor e Investigador Luis Ignacio Arbesú Verduzco, del Decanato de Ciencias Sociales de la UPAEP.

ENCUESTAS: ¿CREER O NO CREER?

Gran revuelo generó la última encuesta publicada por Grupo Reforma la penúltima semana de marzo, según la cual Claudia Sheinbaum, candidata de Morena, PT y PVEM a la Presidencia de la República, tiene una ventaja de 24 puntos, sobre Xóchitl Gálvez, representante de la coalición entre PRI, PAN y PRD.

Según esta publicación, un 58 por ciento de los encuestados manifestó su preferencia por la candidata oficial, mientras que la abanderada opositora tiene un 34 por ciento. El candidato del MC, Jorge Álvarez Máynez aparece con un 8 por ciento de las preferencias. El estudio también subraya que la probabilidad de que la morenista Claudia Sheinbaum gane la elección del 2 de junio es muy alta. El 65 por ciento de los encuestados cree que ella ganará la elección e incluso un 61 por ciento considera factible que obtenga una votación superior a la que obtuvo AMLO en 2018.

Por su parte, la casa encuestadora Massive Caller dio a conocer los resultados de su más reciente levantamiento para el 17 de marzo. En dicho estudio, un 41.7 por ciento de los encuestados manifestó su preferencia por Claudia Sheinbaum, mientras que un 35 por ciento lo hizo por Xóchitl Gálvez. Solo un 4.1 por ciento dijo que apoyaría a MC.

Destaca que un 19.2 por ciento aún no decide por quién votaría el próximo 2 de junio. La citada encuesta tuvo una importante difusión en redes sociales, mediante la que se resaltó que aunque la candidata del partido guinda aventaja a Gálvez, los puntos porcentuales entre ambas cada vez son menores.

Más allá de que cada uno de los cuartos de guerra se esmeran en difundir el estudio que más le conviene, la Encuesta de Encuestas que publica el portal Oraculus, en donde se conjuga un total de 25 estudios de distintas casas encuestadoras, entre septiembre del 2023 y marzo del 2024, la candidata de Morena ha tenido entre 60 y 63 por ciento, la de la coalición opositora entre 27 y 34 por ciento, mientras que el de MC, entre 6 y 10 por ciento.

Sirvan estos datos para revisar algunas de las principales críticas que circulan en torno a dichos estudios, con la finalidad de tener una visión más objetiva sobre las distintas dimensiones de la discusión que hoy existe, frente a las percepciones que se generan, al utilizar los números que publican las distintas casas encuestadoras, como premoniciones de resultados electorales.

Un análisis de MW Group, señala que las enormes diferencias que han existido entre distintas casas encuestadoras, lleva a pensar que existen errores metodológicos, por lo que no deberían ponerse en la misma canasta. Se trata de peras y manzanas.

Carlos Bravo Regidor, Profesor y Coordinador de Investigación del Programa de Periodismo del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), compara los resultados presentados por Altica que en febrero registraba que el margen de ventaja de Sheinbaum sobre Gálvez era de 15 puntos (50-35), contra los presentados por De las Heras Demotecnia que consignaba una distancia de más de 50 puntos (65-25). Ante la profundidad de las diferencias entre uno y otro resultado, cabe la duda razonable de que o alguien ha hecho un mal trabajo o alguien miente deliberadamente. La crítica específica a Oraculus, sería ponderar resultados con tan graves discrepancias.

Ante la publicación de Reforma, varios analistas señalaron que el 47 por ciento de los encuestados, rechazó responder, es decir, 470 personas de las mil entrevistadas. De los 530 restantes, el 53 por ciento dijo que va con Claudia, es decir, 270 personas. La pregunta que quisieron dejar en el aire fue: ¿Por qué motivo no quiso responder un número tan alto de personas? Si no lo hicieron por miedo, dado que fue realizada en casa, unas 730 personas podrían no estar dispuestas a votar por Sheinbaum, argumentaron.

Cabe señalar que esta hipótesis podría no ser cierta y que simplemente, quienes no contestaron, podrían distribuir de la misma en que lo hicieron quienes sí contestaron.

Luis Carlos Ugalde, Director de la Consultora Integralia, publicó un interesante mensaje en la red social X, (antes Twitter), en el que muestra que las últimas elecciones han tenido cambios significativos entre los resultados mostrados por las encuestas durante la campaña y el resultado final.

En 2000, el cambio entre Labastida y Fox fue de 14.81 puntos; en 2006, entre Calderón y AMLO fue de 10.58 puntos; entre Peña y AMLO, de 16.49 y finalmente de 21 entre Anaya y AMLO. Es decir, a dos meses de distancia, aunque las encuestas digan una cosa, los resultados finales aún podrían cambiar.

Habrá que estar atentos al primer debate que se realizará el próximo domingo 7 de abril a las 8 de la noche en las oficinas centrales del INE. Los resultados del debate sin duda, modificarán percepciones y encuestas.

En fin, como dice la copla flamenca:

El mejor de los mortales

era mi amigo Tomás,

aquél que renegó de Dios,

¡cómo serán los demás!

raultorress@hotmail.com

ÚLTIMOS ARTÍCULOS