jueves, febrero 22, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

El feminismo a la presidencia de México

Feminismo a la Presidencia de México ¿Quién lo encabezará? Mientras que el feminismo social de Sheinbaum es disruptivo al aspirar a transformar las vidas de las más vulnerables; el feminismo de Xóchitl Gálvez apela a ‘romper con los techos de cristal’.

Hasta hace poco, parecía impensable que la contienda por la presidencia de la República se disputara entre dos mujeres.

Aunque en la boleta electoral aparecerá un hombre como candidato, con Álvarez Máynez representando a Movimiento Ciudadano, la verdad es que la contienda presidencial se está definiendo entre dos mujeres, lo que convierte a la elección de 2024 en un momento histórico.

Con este escenario, México se equipararía a otras naciones de América Latina que han tenido mujeres al frente del Ejecutivo y se situaría a la vanguardia en comparación con el país vecino, Estados Unidos.

Después de un breve suspiro de la oposición con la irrupción de Xóchitl Gálvez como abanderada de su coalición, Claudia Sheinbaum emerge fortalecida del periodo de precampañas y se consolida como la favorita en las encuestas de intención de voto.

Aunque la elección presidencial se esté disputando entre mujeres, no es irrelevante quién gane entre Gálvez o Sheinbaum el próximo 2 de junio.

Mientras el feminismo de Xóchitl busca «romper el techo de cristal» que limita a las mujeres en sus carreras profesionales y acceso a posiciones de poder, la postura de Claudia es más radical, abogando por cambios estructurales para abordar las diversas desigualdades que impiden que algunas mujeres accedan a trabajos bien remunerados o alcancen posiciones de liderazgo en el ámbito público o empresarial.

La formación científica de Sheinbaum podría influir en el liderazgo femenino que ejercería como presidenta en un entorno que aún es hostil para las mujeres. Este perfil, que demanda mayor rigor y disciplina, podría ser su mejor estrategia ante una cultura estructural de la política mexicana diseñada para hombres, donde el estándar de exigencia es más alto para las mujeres, que deben demostrar su idoneidad con creces.

Sheinbaum ha denominado a su agenda a favor de las mujeres como «feminismo social», un enfoque que busca abordar las causas estructurales de la violencia y las desigualdades, coherente con el «humanismo mexicano» que subyace en la Cuarta Transformación, centrado en la reconstrucción del tejido social y la empatía hacia los más desfavorecidos.

Es significativo que las mujeres sean consideradas como «prioridad en la próxima etapa de la Cuarta Transformación» en el documento de «Plataforma Política» presentado por Morena, PT y PVEM ante el INE para el registro de la coalición liderada por Sheinbaum.

Esta plataforma aborda temas como la justicia social, económica, laboral y reproductiva, el derecho al autogobierno del cuerpo, la carga desproporcionada del trabajo doméstico y las múltiples formas de violencia, incluso llamando a una revisión del pacto político del Estado con las mujeres.

En este contexto, el feminismo de Sheinbaum es disruptivo y va más allá de los programas sociales, proponiendo transformaciones en las estructuras económicas y el acceso a la justicia como condiciones necesarias para reducir la desigualdad y la pobreza de las mujeres.

No es exagerado afirmar que con Sheinbaum podríamos presenciar un liderazgo transformador, especialmente frente a realidades como la participación masiva de mujeres (en comparación con los hombres) en la economía del cuidado, un trabajo históricamente invisibilizado pero que genera un valor social y económico considerable.

En este sentido, el desafío para Sheinbaum es doble: consolidar la Cuarta Transformación y, al mismo tiempo, renovar el papel de las mujeres en todos los ámbitos de la vida, no solo en la esfera de la representación política, sino también cambiando las condiciones estructurales que afectan la vida de las más vulnerables.

Independientemente de quien gane, esto será una verdadera revolución y avance del feminismo en México.

Con información de Forbes México.

También podría interesarte:

Feminismo, luchas históricas aún vigentes

Educar en Feminismo, 10 tips

ÚLTIMOS ARTÍCULOS