domingo, junio 23, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

El diablito de la iglesia de san Miguelito, en Cholula

La iglesia fue marco de unas fotos de la película Enamorada donde actuaron María Félix y Pedro Armendáriz.

Cuenta la tradición que en la iglesia de San Miguelito en Cholula se encuentra un personaje muy singular que da rienda suelta a sus malévolos juegos y que provoca daños muy pequeños hasta malvados accidentes. La tradición popular dice que si vas a visitarlo antes debes hacer una procesión para ser custodiado por san Miguel Arcángel y debes rezarle con mucha fe. Quien se encuentra en la entrada, encendiéndole una veladora, para que el diablito no se escape y haga sus travesuras.

Este templo se encuentra ubicado cerca del centro de san Pedro Cholula en la 4 norte número 4, es considerado como la primera capilla de este municipio, su arquitectura es novohispana de ladrillo y está a la orilla de la carretera en una lomita, aquí estuvo María Félix y Pedro Armendáriz, para unas fotos de la película “Enamorada”, está cerca de la denominada “curva del diablo” en la intersección de la antigua federal a Cholula, en la actualidad Forjadores y la recta a Cholula, justo donde se convierte en carretera a Huejotzingo, donde las crónicas cuentan que fue desenterrado sobre la misma curva o en otra versión que alguien dejó en la puerta del atrio la figura de madera en una caja de cartón de un diablito.

El diablito se encuentra resguardado en la sacristía del templo, según se narra, pero cada vez que lo colocaban cambiaba de posición, además tenía que hacerle manicure para que no rayara la caja de madera en la que inicialmente habitaba y tenía que ser cambiada porque también le quedaba cada vez más pequeña. Se dice también que ya no dejan pasar a esa sala, porque argumentan que no está ahí o para evitar un saqueo.

Se dice que para evitar se presente un efecto negativo se debe dar alabanza al patrono san Miguel, quien se encuentra en el altar mayor de la iglesia, ya realizado esto pueden acercarse a la sacristía en lo más profundo de la misma, cubierta por un manto donde descansan diferentes imágenes religiosas y cruces diversas, se halla la hoy vitrina en la que se encuentra aprisionado el pequeño diablito, que por cierto cuentan que a los sacristanes les ha costado mucho trabajo meterlo ya que cada vez que era construida la urna de madera sin razón no cabía hasta que se hacen oraciones a san Miguel y se le coloco en un pedestal de cristal.

Es tal la devoción, admiración o curiosidad de las personas que le han pedido favores y se han visto desfilar por el templo gente de dudosa moral y reputación, se cumplirá o no solo la gente lo sabe; pero la fama de este personaje ha crecido de tal forma y se dice que a veces el diablito aparecía desatado de la columna y cuando esto pasaba en la iglesia, en el pueblo ocurría algo malo, algún accidente, alguna tragedia, algún asesinato que se asociaba con el diablillo hasta que el padre o el sacristán revisaba y lo volvía a atar a la columna con esto cesaban los males. Para evitar esto el sacristán decidió quitarlo del altar mayor.

La escultura del diablillo es pequeña del siglo XVIII realizada en colorín, madera que se extrae de un árbol originario de México que se conoce con este nombre. En algunos lugares lo cultivan para darle sombra a los árboles de cacao o café. Sus flores fritas y hervidas son un complemento alimenticio, las semillas tienen un veneno que paraliza los nervios motrices. Se presume que la escultura formaba parte de la imagen de un Arcángel Miguel antiguo que se sacaba en la procesión durante su fiesta patronal en el mes de septiembre. El Arcángel tenía precisamente a sus pies este diablo con alas y de piel morena, con garritas en los pies y las manos, todos en tonos oscuros, que hacen que la figura de miedo, en cuanto a sus rasgos faciales tienen una expresión de temor mientras mira hacia arriba como si viese el paraíso.

Además tiene una cruz en su espalda, pueden pasar varios minutos observándolo y quedar fascinado, cuentan que después de una actividad social o religiosa del templo se ve a personas salir después de haber visto al diablito minutos antes en físico, irse, pero la misma persona es vista nuevamente saliendo del templo, claro está que es el diablillo haciendo sus travesuras copiando la forma humana de los visitantes con la finalidad de hacer alguna de sus fechorías. En ocasiones solo son simples travesuras, pero en otras llegan a ser catástrofes, principalmente en accidentes automovilísticos en la llamada “Curva del Diablo”.

Al finalizar el día, entrada la noche y antes de que cierren las puertas del templo, el diablito con forma del visitante cruza el atrio del templo, de ahí pasa a la sacristía y ya no se le vuelve a ver más. Será verdad, o mentira, o simplemente una leyenda, pero hay que conocer más acerca de este tema.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS