domingo, junio 23, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

El cómic en Puebla

En las décadas de 1940, 1950, y 1960 la industria mexicana de la historieta vivió un momento de esplendor.

Desde nuestra infancia, en la juventud y como adultos, las caricaturas o los cómics siempre han estado presentes en algún momento de nuestra vida. Historias que nos cuentan a través del dibujo, de imágenes. Y es que la cultura de las historietas no ha sido aquilatada en su justa dimensión según he escuchado en algunos espacios.

En las décadas de 1940, 1950, y 1960 la industria mexicana de la historieta vivió un momento de esplendor, ejemplos como Kalimán el hombre increíble que llegó a tirar dos millones y medio de copias semanales; la familia burrón o memín pinguín, con un auge importante.

Pese al bombardeo de la televisión y otras distracciones, el gusto de la gente por las historias contadas a través de las imágenes ha prevalecido y tiene una gran tradición y valor.

Y es que poco se habla o conocemos de este ambiente en el que hay importantes exponentes poblanos como lo refiere Hecho en Puebla, antología del cómic. Un libro que nos ilustra entorno a los moneros y caricaturistas que han destacado en este ámbito, como Beatrix G. de Velasco, Guillermo Spencer, David Espinosa “Dee”, Mr. Power, Mizumel, Conejo Muerto, Fernando Figueraz, Daniel A. Goiz o Elmer Sosa.

Beatrix G. nos dice que para comprender acerca del cómic en Puebla debe uno remitirse a lo que se hace al margen de las grandes esferas de la cultura. “El underground” de por acá no llegó a ser movimiento o tendencia, sino más bien fue un grupo aislado de dibujantes que fueron encontrando y creando espacios para mostrar sus historias”, señala.

El carácter contestatario, crítico o experimental en este tipo de artistas siempre estará presente y se hace al margen de los canales comerciales habituales, como podrían ser las historias de MARVEL que tienen un amplio público y cuyo creador Stan Lee -alguna vez leí- no era fanático del cómic, pero lo que es la vida, fundó una industria millonaria alrededor de éste.

Pero regresando a Puebla, cito textual a un gran caricaturista conocido en México, Rafael Barajas “El Fisgón”: “En Puebla existe un grupo muy notable de artistas y comiqueros que lo que han logrado no es poca cosa. La actual cultura poblana del comic está viva… Hecho en Puebla. Antología del cómic revela que los historietistas poblanos tienen chiste. La publicación de esta antología revela que los prejuicios culturales que ven al cómic como un género menor ya empiezan a derrumbarse”.

Por otra parte, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, cuenta con la primera Comicteca en México, un espacio donde se pueden leer historietas, analizarlas y conocer el trabajo de profesionales nacionales y extranjeros.

Este espacio se inauguró en enero de 2012 con 800 ejemplares, hasta el 2017 albergaba 4 mil obras de historieta nacional, cómic americano, manga, álbum europeo y novelas gráficas.

La verdad es encomiable contar con un lugar dedicado al mundo de las historietas y está abierto a jóvenes estudiantes y a todo el público interesado en este fascinante mundo, conocido como el noveno arte.

La Comicteca de la BUAP es un espacio gratuito y se ubica en la esquina de Boulevard Valsequillo y Avenida las Torres de Ciudad Universitaria. ¡Vale la pena visitarla!

Comentarios: marumora222@gmail.com
Twitter: @marumora7

ÚLTIMOS ARTÍCULOS