El basquetbolista leyenda de la NBA y del mundo deportivo, Kobe Bryant, mantuvo un estrecho vínculo con México, toda vez que su esposa, Vanessa Laine, es de origen mexicano, y se declaró fanático de las telenovelas procedentes de dicho país.

La razón por la que «Black Mamba» acostumbraba ese tipo de programación televisiva era para aprender español y tener una mejor comunicación con su entonces prometida en 1999; también gustaba por ver ‘Sábado Gigante’ show latino que se emitió por 53 años en el espectro de múltiples países.

Además de lo anterior, era cliente frecuente de El Camino Real, un sitio de comida mexicana en California cuyo platillo principal son las ‘carnitas’.

“A él le gustaban las carnitas y el flan; amaba este lugar porque lo tratábamos como una persona normal. Kobe hacía fila, como cualquier cliente. Él nos dijo ‘no me traten como a una estrella, sólo soy un cliente’, expresó Rodolfo García, dueño del establecimiento a Los Angeles Times.

En el torneo FIBA Américas en 2007, que otorgaba boleto para los Juegos Olímpicos de Beijing, el exjugador de los Lakers se enfrentó al combinado mexicano junto con LeBron James, Dwight Howard, Carmelo Anthony, entre otros.

Para celebrar su cumpleaños 40, Bryant pasó unos días junto con su familia en Los Cabos, Baja California.

Durante el Mundial Brasil 2014, Bryant colgó mensajes en redes sociales en las que alabó a la Selección Mexicana en reiteradas ocasiones.

Recientemente, dio la bienvenida al delantero mexicano Javier Hernández al LA Galaxy de la MLS.

Por último, su padre, Joe Bryant tuvo un fugaz paso como coach de las Abejas de León, equipo de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional en México.

ESPN