lunes, mayo 27, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

También hay tristeza en Navidad

Hola, queridas amigas.

Pensé que ya no debería escribir más durante este 2023, pero anoche escuché a un par de amigas que por diversos motivos no pasaran una bonita navidad, ¡qué triste, no!

Y no es obligación que todos en esta época seamos felices, que nos dé por festejar, por enviar buenos deseos a cada persona con quien nos topamos, al mundo mundial, pues.

En esta semana abrimos una libretita y apuntamos nuestros mejores propósitos y nos preparamos para un nuevo ciclo. Pero sabemos que el tiempo no existe, que es un continuo, que tan solo lo marcamos para tener algo de estabilidad dentro del caos que es en realidad el universo y de lo efímeros que somos.

A mis amigas la navidad no les llegó con las buenas vibras que abundan por todos lados. Una sentirá el frio de su separación después de 20 años de casada -3 hijos- y la otra el frio del desempleo, con una hija de 5 años que educar porque el Papá se ha olvidado de que también participó en la manufactura.

Se que se repondrán y que la vida no se acaba, pero no puedo evitar sentirme triste.

Lo peor es que seguramente no son las únicas y ha de haber decenas o centenas de mujeres en situaciones similares.

No me quiero imaginar la tristeza de la silla vacía.

Cuando mis padres se divorciaron no hubo en casa navidad, no hubo árbol, no puse villancicos, no hice galletas ni siquiera sali a comprar un ponchecito.

Aquel año fue mi maldita navidad y aunque han pasado años, no hay navidad que no la recuerde, no hay navidad que me siente a la mesa pensando en que un día hubo una familia.

No es necesario estar feliz en navidad.

Así que, si en estas fiestas no tienes ganas de felicitar a nadie, de parecer feliz, de ser festivo, no solo estás en tu derecho, sino que será lo mejor para ti.

A mis amigas les deseo plenitud en su tristeza. Pero deben saber que  el cuerpo reacciona cuando se sonríe, cuando se agradece, cuando se canta y se abraza, porque hasta la composición química se altera dentro del cuerpo. Ya se sabe, la amargura enferma y la risa cura. Tal vez, en medio de estas fiestas sea el momento de abrazarse con alguien y brindar.

La Chica Única

@lachicaunica_

ÚLTIMOS ARTÍCULOS