Revitaliza el sexo con 5 bebidas estimulantes del deseo

Revitaliza el sexo, 5 bebidas estimulantes del deseo

Revitaliza el sexo, ante la falta de deseo o las ganas de tener más, hoy te dejamos estas 5 bebidas estimulantes del deseo.

Ante la falta de apetito sexual, no hay nada mejor que recurrir a alimentos afrodisiacos como el chocolate. Pero no solo a ciertos alimentos, hay una serie de bebidas que favorecen la capacidad de realizar esfuerzo físico y revitaliza el sexo.

A continuación, te enseñamos cómo preparar estos elixirs del amor que estimulan el deseo sexual. Para tratar la falta de apetito sexual nada mejor que un buen cóctel estimulante.

Estas son combinaciones de ingredientes cuyo objetivo no es otro que estimular el sistema nervioso central, ofreciendo un aporte de energía extra y favoreciendo la capacidad de realizar esfuerzo físico.

¡No te vas a poder resistir a probarlos!

Bebida de cacao, jengibre y miel

Pon 150 ml de leche vegetal en una taza, añade una cucharada sopera de cacao puro en polvo y remueve la mezcla. Agrega una cucharada de miel y un gramo de jengibre en polvo. Remueve todo bien y ¡listo!

En cuanto a los ingredientes que componen esta bebida cabe destacar que el cacao es, por sí solo, estimulante. Esta propiedad se debe a los alcaloides, una sustancia que ejerce una acción tónica y diurética sobre el organismo, mejora la circulación sanguínea, estimulan el corazón y el sistema nervioso central, el principal objetivo que buscamos con su consumo.

El jengibre, por su parte, es afrodisiaco, pues mejora y aumenta la circulación sanguínea del organismo, incluida la zona íntima.

Por último, la miel es un alimento estimulante gracias a su alto contenido en Vitamina B y C, las cuales aumentan la producción de hormonas, y por lo tanto, los niveles de testosterona en sangre.

Bebida de jengibre y cardamomo

Pon en un bol 35 g. de jengibre rallado y 35 g. de semillas secas machacadas de cardamomo. Vierte sobre ellos medio litro de agua hirviendo, tapa y deja reposar durante 6 horas. Después, cuela y añade 750 gramos de melaza.

Pon de nuevo al fuego y cuando comience a hervir cuélalo y pásalo a una botella de cristal. Puedes tomar 4-6 cucharadas al día directamente o disueltas en un poco de agua.

El cardamomo, principal protagonista de esta combinación junto con el jengibre, estimula el sistema nervioso y aumenta la libido, gracias a la cantidad de zinc que contiene, mineral constituyente de las células sexuales.

Vino dulzón

Añade a un litro de vino tinto, 30 g. de raíz de ginseng en polvo, 15 g. de vainilla en polvo y 20 g. de canela de rama. Deja macerar durante dos semanas, filtra el vino y listo para beber.

El consumo moderado de vino aumenta la libido de las mujeres, pues los componentes químicos de esta bebida pueden aumentar las funciones sexuales al aumentar el flujo sanguíneo hacia las zonas «clave» del cuerpo.

Ponche de amor

Bate una taza de vino moscatel, 1 copita de coñac, un cuarto de litro de leche, un cuarto de taza de nata y azúcar. Ralla un poco de raíz de ginseng y nuez moscada por encima. ¡El resultado es espectacular!

Batido de rosas

Durante dos semanas deja macerar un litro de agua de rosas con 20 g. de tomillo, 15 g. de canela de rama, 5 g. de vainilla en polvo. Pasado ese tiempo, filtra el agua de rosas y añade un almíbar hecho con medio litro de agua y un tercio de taza de azúcar.

Licor de melocotón

El melocotón está asociado con el deseo y los instintos carnales. Tritura en la batidora medio kilo de melocotones con un poco de agua o de licor de la misma fruta y añade una cucharada de jalea real. ¡No te vas a poder resistir!

Todas estas son bebidas estimulantes con las que no solo vas a disfrutar de unos sabores espectaculares, si no que, además, vas a conseguir estimular el sistema nervioso central y el deseo sexual.

Esperamos te animes a probar alguna de estas recetas.

También podría interesarte:

Afrodisíacos naturales

Lugares que debes visitar si lo que quieres es disfrutar del sexo

Artículo anteriorHoy fiesta de San Juan Bautista
Artículo siguienteThe Black Phone: la historia real detrás de la película