miércoles, julio 17, 2024
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

Pobreza laboral e informalidad

Aumento de pobreza laboral a 40.1% en tercer trimestre

No solo tenemos un mercado laboral informal desproporcionado sino que ahora la pobreza laboral se ha presente nuevamente como un añejo problema estructural.

La pobreza laboral hace referencia a personas que viven en hogares cuyos ingresos familiares no alcanzan para adquirir la canasta básica alimentaria para dar de comer a todos los miembros del hogar. La canasta básica alimentaria se conforma por los productos mínimos necesarios para tener una buena alimentación diaria.

Durante los últimos meses en el país los productos que integran la canasta básica han mostrado un aumento significativo (entre el 13% y 14%), no solo por arriba de la inflación general (en promedio alrededor del 8.5%) sino incluso muy por encima de la meta inflacionaria establecida por el Banco de México (entre 3% y 4%), lo que significa un incremento considerable.

En estas circunstancias, llama la atención la pobreza laboral porque se había tenido una recuperación del mercado laboral en los dos últimos trimestres, con más personas empleadas y un desempleo a la baja, lo que está de acuerdo con el crecimiento mostrado por el producto interno bruto. Además, el empleo formal ha venido creciendo entre agosto y octubre.

Empero, habrá que recordar que la pobreza laboral está ligada al fenómeno de la informalidad y que 6 trabajadores de cada 10 laboran informalmente, de manera que los beneficios sociales y laborales (como el aumento al salario mínimo) no les impactan directamente y en choques externos pierden su trabajo sin posibilidad de subsistir ni recibir compensación alguna pues no tienen contrato.

Así, aunque había crecido el empleo formal los datos recientes de la pobreza laboral dados a conocer por CONEVAL señalan que de manera trimestral, entre el segundo y tercer trimestre de 2022, esta aumentó a nivel nacional al pasar de 38.3% a 40.1%, lo cual representa 1.8 puntos porcentuales más, lo que se explica debido a una caída en el ingreso laboral promedio de los trabajadores y un aumento en los precios de la canasta alimentaria (combinación de menores ingresos e inflación alta).

En el tercer trimestre de 2022 se presentó una disminución del ingreso laboral real per cápita de 2.5% respecto al trimestre anterior, al pasar de 2 mil 880.91 pesos a 2 mil 807.49, reducción que se observó en todos los quintiles de ingreso pero se dio principalmente en el primer quintil (el 20% de la población de menores ingresos) cuyo ingreso laboral real per cápita promedio tuvo una reducción de 8.9%.

Mi correo ricardocaballerodelarosa@gmail.com

ÚLTIMOS ARTÍCULOS