Los políticos sin empatía ante los feminicidios / 11 años de ÚNICA

La Chica Única

Hay que reconocer el talento que tienen los políticos en México para abordar los feminicidios.

El caso de la muerte de Debanhi conmocionó al país y los políticos dieron cátedra de ignorancia y de ausencia de políticas para frenar las violencias contra las mujeres.

Debanhi es una joven de 18 años que desapareció tras ir a una fiesta y días después apareció muerta dentro de una cisterna de un motel en Nuevo León. 

El enojo feminista es creciente. Y no es para menos. Cada día, diez mexicanas son asesinadas y al menos 7 desaparecen.

Las agresiones, es cierto, no nacieron en este gobierno, lo que sorprende y enoja es la torpeza y parálisis de sus reacciones.

La naturalización con la que se abordan los femicidios, que muchas veces sólo quedan en cifras, es sorprendente.

 Así ocurrió el 8 de febrero, cuando Ingrid Escamilla, una joven de 25 años, fue asesinada en la Ciudad de México. Su pareja, Érick Francisco, la apuñaló en el cuello, la desolló de la cabeza a las piernas, le extirpó algunos órganos y los tiró al inodoro. El hijo del asesino, un adolescente autista de 15 años presenció el crimen. La Policía filtró fotos del cuerpo y varios medios las publicaron.

El caso de Fátima también conmocionó al país. Fátima, una niña de siete años que llevaba cinco días desaparecida. Fue encontrada en una bolsa, con signos de tortura.

La pequeña desapareció en las puertas de la escuela Enrique C. Rébsamen, ubicada en Santiago Tulyehualco, un poblado ubicado en el oriente de la Ciudad de México, en la alcaldía de Xochimilco. Según las investigaciones preliminares, una mujer desconocida habría sustraído a la niña del recinto.

Cinco días después de que su madre reportó la desaparición de su hija, el domingo 16 de febrero, las autoridades encontraron el cuerpo de la menor en la colonia Los Reyes de la alcaldía de Tláhuac, aledaño a Xochimilco.

Estos casos se replican desde Sonora a Yucatán a diario.

No hay estado que se salve, como tampoco, hay gobierno que reaccione.

Además, no falta el gobernante que muestra su lado conservador y persignado, y habla de «una crisis profunda de valores«, de «decadencia» y de que «sólo siendo buenos y obedientes podemos ser felices». 

La violencia machista, que tiene en los femicidios su punto culminante, es ancestral, pero los gobernantes no lo saben. O no lo entienden.

Será este 27 de abril que la Revista Única cumpla 11 años.

Al echar la vista atrás se da uno cuenta que en el mundo editorial 11 años no son nada, aunque realmente es una gran parte de vida.

La primera vez que hablé con el consejo editorial de Única propuse escribir una columna semanal que retratara un poco lo que traen en su bolso las mujeres de poder en Puebla.

No me refiero a un labial, una pastilla para el dolor de cabeza o el poderoso gas pimienta. Sino a las fobias y filias, a los fantasmas y los sueños que solemos traer las mujeres en nuestro bolso.

Una columna que las mujeres tuvieran obligadamente que leer y en esa ruta caminamos.

¡Sería fantástico! -les comenté- 

Me queda claro que la revista ÚNICA se ha colocado en el gusto del ‘Pink Power, y que más de un hombre nos lee a escondidas (pronto saldrán del closet editorial).

Quizás estemos en el inicio de un nuevo espacio para la política del estado. 

YA VERAN…

@ChicaÚnica

Artículo anteriorLos políticos sin empatía ante los feminicidios/ 11 años de Ùnica
Artículo siguienteAbre gobierno de Puebla investigación por muerte de una madre en Atlixco