Las Yácatas de Tzintzuntzan, Zona Arqueológica y Museo

Las Yácatas de Tzintzuntzan

Hoy en Revista Única te invitamos a conocer Las Yácatas de Tzintzuntzan, que cuentan con Zona Arqueológica y Museo.

Tzintzuntzan, “lugar de colibríes”, toma su nombre de la lengua purépecha y cuentan los historiadores que llegó a ser tan poderoso que incluso los aztecas intentaron someterlo sin éxito.

Su pasado glorioso permanece vivo en la Zona Arqueológica y Museo Las Yácatas, que verás elevarse sobre una planicie con sus formas rectangulares y circulares.

Este lugar, también conocido como solo “Las Yácatas”, fungió como centro ceremonial y de control político del pueblo purépecha, llegar hasta ahí, te tomará 5 minutos desde el centro.

La zona arqueológica

La Zona Arqueológica se divide en: La Gran Plataforma, El Barrio de San Pablo y el Barrio de Santa Ana.

Los basamentos de piedra volcánica que verás han sido restaurados recientemente, respetando las formas que los distinguen de otros sitios prehispánicos de México.

También es posible observar una colección de piezas arqueológicas que han sido recuperadas a través de intensos trabajos de exploración que continuamente se realizan en Tzintzuntzan, abriendo la posibilidad de encontrar más joyas debajo de la tierra.

Al finalizar el recorrido, inspírate con las vistas al Lago de Pátzcuaro que te ofrece el lugar. Esperar al atardecer es un pretexto perfecto para capturar las tonalidades que el cielo y las nubes dejan listas para una instantánea de ensueño.

Importancia Cultural

La ciudad prehispánica de Tzintzuntzan, fue sin lugar a dudas una de las poblaciones más grandes e importantes a la llegada de los españoles en el siglo XVI, siendo la capital del Señorío Tarasco.

Era el lugar desde donde se tomaban las más importantes decisiones políticas, económicas y religiosas de un amplio territorio que abarcaba casi la totalidad del estado de Michoacán, partes de Guerrero, Estado de México, Guanajuato y Jalisco.

La antigua ciudad de Tzintzuntzan se construyó mediante amplias terrazas y grandes plataformas que se van acomodando en las laderas de los cerros Yarahuato y Tariaqueri, sobre las que se desplantaron sus casas y edificios religiosos y administrativos.

En esta ciudad habitaron los Señores Uacúsechas –Señores Águila-, líderes de este importante señorío quienes a través de una dinastía hereditaria lo gobernaron.

Tzintzuntzan fue una ciudad que contenía los espacios rituales más importantes, plazas y yácatas (basamentos piramidales), además de ser residencia real del Irecha o Cazonci.

Historia del Museo

La idea del museo se remonta al siglo pasado. Luego de ocho temporadas de exploración y restauración, la gente de la localidad solicitaba ver los objetos hallados.

Para satisfacer esas expectativas, en la casa del vigilante se montaron, de manera temporal y sencilla, algunos de los objetos de las ofrendas encontradas. Por esa razón, a la casa del vigilante se le denominó  “museo”.

A finales de los años 70, el doctor Román Piña Chan propuso crear un museo arqueológico en el antiguo convento franciscano de la ciudad de Tzintzuntzan.

Con ese fin, reunió materiales originales y réplicas de objetos de las distintas culturas; sin embargo, el proyecto no prosperó.

En 1992, cuando se desarrollaba la undécima temporada de exploraciones en el sitio, la población demandó nuevamente que los materiales arqueológicos de “sus antepasados” permanecieran en la localidad.

De ese modo, se construyó un pequeño edificio para exhibir parte de los objetos recuperados.

Finalmente, en 2014 se reinauguró el Museo de Sitio de la Zona Arqueológica de Tzintzuntzan.

Temáticas tratadas en el Museo de Sitio de las Yácatas

El museo exhibe dos centenas de piezas obtenidas en diferentes temporadas de exploración en el centro ceremonial, en el espacio denominado como la Gran Plataforma, así como en otros sitios arqueológicos de Ihuatzio.

Destacan piezas de cerámica conocidas como patojos, vasijas trípodes, vasijas de asa de estribo y vertedera, todas ellas características de la cultura purépecha; hachas, hachuelas, agujas, cascabeles y ornamentos elaborados en bronce (aleación de cobre y estaño); besotes, orejeras de obsidiana pulida, algunas con incrustaciones de turquesa; puntas, cuchillos y otros artefactos líticos y algunos petrograbados.

Pretende ser un complemento a lo que el visitante puede ver en la zona arqueológica.

Al entrar se observa una maqueta de la cuenca del lago de Pátzcuaro, donde se señalan los principales asentamientos o lugares mencionados en La Relación de Michoacán, cuando se refiere a la migración de los purépechas.

Los materiales que se exhiben, permiten tener una visión general de la cultura material de los estratos más altos de la sociedad purépecha; su combinación con diversas láminas de La Relación de Michoacán permite apreciarlos como objetos de la vida cotidiana, utilizados en actividades domésticas, rituales, religiosas o productivas.

Los purépechas o tarascos destacaron por lo sofisticado de su alfarería, su orfebrería, metalurgia y pulido en piedra. En cada una de las vitrinas del museo están representadas estas actividades.

Finalmente, en el museo se toca el final del imperio y la llegada de los españoles, mostrándonos objetos pertenecientes a ese periodo y dando cuenta de la parte del siglo XVI, cuando ambos grupos habitaron este espacio.

Horarios de visita

Acceso: Partiendo de la ciudad de Morelia se llega al sitio a través de la carretera federal número 120, con dirección a Quiroga, punto donde es necesario tomar la desviación hacia el sur que conduce a Tzintzuntzan.

El acceso a la zona arqueológica se encuentra justo a la entrada del área urbana, hacia el norte, a un costado del cementerio del poblado.

Para acceder al sitio por medio de transporte público, es posible tomar autobuses que parten de Pátzcuaro y que trasladan hasta el poblado de Tzintzuntzan.

Servicios disponibles en la zona: Taquilla, estacionamiento, unidad de servicios y Museo de Sitio.

Horario: Lunes a domingo de 10:00 h a 16:00 h.

Último acceso a las 15:00 h.

Entrada general: 85 pesos.

Recomendaciones: Se recomienda realizar visitar el cercano sitio arqueológico de Ihuatzio, ubicado en el municipio de Tzintzuntzan, otra importante capital tarasca, así como realizar un recorrido por las islas y el lago de Pátzcuaro.

También podría interesarte:

Destinos de invierno, los mejores en México

San Miguel de Allende: el mejor plan para un finde