El proceso electoral extraordinario en Puebla

El proceso electoral extraordinario en Puebla

Puebla estuvo en una época de mucha oscuridad; en los últimos 30 días sucedieron cosas inesperadas, terribles y lamentables que nos hicieron entrar en un letargo, en inestabilidad y en una polarización.

Después de la designación de Guillermo Pacheco Pulido como gobernador interino de Puebla, nuestro estado entró en la neutralidad, en la certidumbre, dejando de lado las discusiones estériles que a nada nos llevaban. Entramos en un proceso de organización y de participación que demandan las circunstancias.

Ahora, el nuevo reto es la elección extraordinaria para elegir gobernador. Al respecto, diputados locales perfilaron el 2 de junio de 2019 como fecha para las votaciones y así, el 1 de agosto sea la toma de protesta del nuevo mandatario.

Como se sabe, esta elección debe estar a cargo del Instituto Electoral Estatal, con la participación y corresponsabilidad de la ciudadanía, partidos políticos y el Congreso del Estado, conforme a las disposiciones y procedimientos establecidos en la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Puebla y el Código de Instituciones y Procesos Electorales del Estado de Puebla; sin embargo, tomando en cuenta los antecedentes en su actuar, el Congreso del Estado ha tomado cartas en el asunto para pedir que no sea esa institución la que convoque las votaciones.

Los diputados presentaron un punto de acuerdo para exhortar que las elecciones sean organizadas por el Instituto Nacional Electoral para garantizar que el proceso sea de manera libre, equitativa y confiable.

Este exhorto ha sido aprobado por unanimidad, por los 10 partidos políticos representados en el Congreso, y por ello, el INE ya comenzó el trámite y la solicitud tiene como premisa el “contexto de polarización social y tensión política que se vive en la entidad”.