Día Internacional del Beso Robado ¿De qué va?

beso robado

En estos tiempos difíciles después del el distanciamiento social por la pandemia de Covid-19, no está por demás recordar el Día Internacional del Beso Robado, que si bien toman un contexto distinto, nos traen un poco de felicidad.

La situación actual en donde todavía no salimos de la pandemia, nos han dejado una forma de vida totalmente distinta lo que veníamos conociendo.

Día Internacional del Beso Robado

El 6 de julio se celebra el Día Internacional del Beso Robado, una celebración de origen impreciso.

Cuenta la historia popular que la celebración del Día Internacional del Beso Robado inició en Gran Bretaña en el siglo XIX, aunque con el paso de los años se fue masificando a nivel mundial.

Es así que mucho tiempo después, en 2006, se estableció el 6 de julio como la fecha para festejar esta singular acción.

Es importante mencionar que se trata de una celebración distinta al Día Internacional del Beso. ¿De qué se trata? Hoy te explicamos de qué va.

Mientras que el Día Internacional del Beso se conmemora el 13 de abril, debido al beso más largo de la historia, el 6 de julio pone bajo los reflectores a los que roban besos, a esos aventureros del amor, que viven el día a día con el riesgo de ser rechazados.

Mientras en español nos referimos como día del beso robado, en inglés se le conoce como Kissing Day y a través de este día se busca resaltar los beneficios de besar (sin importar si el beso es robado o no).

Aunque no se conoce el verdadero origen de la celebración, sí se sabe que el beso robado más famoso de la historia, es el representado en la famosa fotografía de Alfred Eisenstaedt.

En dicha imagen que ha dado la vuelta al mundo, se aprecia a un marinero dándole un apasionado beso a una enfermera en el Times Square, el 14 de agosto de 1945, fecha en la que se declaró la victoria estadounidense ante Japón en el contexto de la Segunda Guerra Mundial.

fotografía de Alfred Eisenstaedt

En realidad, este día sirve de excusa para que muchas personas tomen valor y decidan declararse o hacer un avance con la persona que les atrae, siempre respetando lo que la otra persona sienta, es una buena oportunidad de saber si somos correspondidos o no.

Y claro, besar trae muchos beneficios, además de los evidentes.

A continuación te contamos las bondades del beso para la salud y por qué deberías besar más seguido:

Fortalece el amor de pareja. Además de la atracción hacia otra persona (en caso de a quién beses no es tú pareja).

Mejora la salud bucal. Sí, es cierto, a saliva se genera en mayores cantidades cuando nos besamos y, en consecuencia, disminuyen los riesgos de tener caries, gingivitis y otros problemas dentales.

Quema calorías. Este es más obvio, aunque claro, no es comparable con hacer ejercicio físico, pero una sesión de besos apasionados puede quemar de 8 a 16 calorías por cada uno.

Reduce el dolor. Los besos mejoran la salud porque generan endorfinas en nuestro cuerpo. Éstas tienen la propiedad de actuar como reductora del dolor. Entre estos se cuentan los causados por enfermedades inflamatorias, fatiga crónica, problemas musculares, y sobretodo dolores de cabeza.

Los besos además son un antidepresivo natural, capaces de combatir momentos de estrés, tristeza o ansiedad, sin necesidad de tomar medicamentos. Además, mejoran la autoestima.

Sin importar el tipo de beso estos también traen beneficios como:

  • Reducen la presión arterial.
  • Ayudan a disminuir el colesterol en sangre
  • Queman calorías
  • Alivian el estrés
  • Disparan la endorfina en nuestro organismo.

En realidad, este día sirve de excusa para que muchas personas tomen valor y decidan darle un enorme beso a la persona que han deseado desde hace tiempo, pero que no han tenido el suficiente coraje para declararse. Siempre con su consentimiento, por supuesto.

También podría interesarte:

Curiosidades del beso

Día Internacional del Beso, tipos de besos y curiosidades

Con información de El Universal.

Artículo anteriorCocina pollo frito
Artículo siguienteRebasa por la izquierda Sergio Salomón