sábado, julio 13, 2024
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

OTROS ARTÍCULOS

¿Adiós Body Positive? hola ¿Body Neutrality?

En un mundo donde la presión por alcanzar estándares de belleza inalcanzables es abrumadora, surge una luz de esperanza: los movimientos de Body Positive y Body Neutrality. Estas corrientes, aunque diferentes, comparten un objetivo común: liberar a las personas, especialmente a las mujeres, de la tiranía de los ideales corporales impuestos por la sociedad.

El Body positive tiene sus raíces en Estados Unidos a finales de los años 60, cuando comenzó como una campaña contra la discriminación pública hacia las personas obesas. Su versión más moderna, nacida en 2007, se alza como respuesta al body shaming, una práctica cruel que avergüenza a quienes no cumplen con los cánones de belleza tradicionales.

Antonia Larraín, comunicadora y activista destacada, define el Body Positive como un movimiento digital que busca la aceptación, normalización y visibilización de todos los tipos de cuerpos:

«Exponer que todos los cuerpos son igual de válidos y merecen el mismo respeto»,

Este movimiento es un canto a la diversidad y a la belleza inherente en cada individuo, instando a las personas a amar y celebrar sus cuerpos tal como son.

Sin embargo, Larraín también enfatiza que el Body Positive no solo se trata de belleza:

¿Adiós Body Positive? hola ¿Body Neutrality?

«Para mí, el mensaje central del Body Positive es también hacer parte a las inseguridades de esto. Es normal tener inseguridades. Tener buenos y malos días es parte del proceso. El amor propio es un ejercicio de todos los días, sobre todo cuando el medio te dice que estás mal».

Este enfoque honesto y realista invita a cuestionar de dónde provienen nuestras inseguridades y a evitar juzgar a los demás.

Por otro lado, emerge el movimiento de Body Neutrality, que ofrece una perspectiva diferente sobre la relación con nuestros cuerpos. Mientras que el Body Positive celebra la belleza en todas sus formas, el Body Neutrality promueve una visión neutral del cuerpo. La idea es aceptar y valorar el cuerpo como una parte integral de nuestra existencia, sin enfocar la atención en lo físico.

«Mi apariencia no tiene relación en cómo me siento conmigo misma«

es el mantra del Body Neutrality. Este enfoque destaca que es normal tener días en los que somos más críticas con nosotras mismas y nos anima a apreciar lo que nuestros cuerpos pueden hacer por nosotras. En vez de centrarnos en la apariencia, se nos invita a considerar cómo nuestros cuerpos nos permiten movernos, experimentar y vivir nuestras vidas.

La elección entre Body Positive y Body Neutrality no es una competencia, sino una cuestión de encontrar lo que más resuene con nuestra personalidad y necesidades emocionales. Si te sientes más alineada con el Body Neutrality, comienza preguntándote cómo tu cuerpo te ayuda en tu vida diaria y por qué le quieres agradecer. Si el Body Positive es tu camino, celebra lo que hace a tu cuerpo hermoso y cómo el amor propio enriquece tu vida.

Ambos movimientos nos recuerdan que el viaje hacia el amor propio es único y personal. Ya sea que elijas celebrar tu belleza o apreciar tu cuerpo por lo que te permite hacer, lo importante es encontrar una relación con tu cuerpo que te haga sentir plena y en paz contigo misma.

Tengamos en cuenta que el amor propio y la aceptación corporal son prácticas diarias que requieren paciencia y compasión. En un mundo que constantemente nos dicta cómo deberíamos lucir, los movimientos de Body Positive y Body Neutrality nos ofrecen caminos alternativos para cultivar una relación saludable y amorosa con nuestros cuerpos. La elección está en nuestras manos: ¿celebraremos nuestra belleza única o valoraremos nuestro cuerpo por todo lo que nos permite hacer? La respuesta, como siempre, reside en lo que nos haga sentir más auténticas y felices.


Mira también

Miriam Makeba «Mamá África»: legado musical y promotora de los derechos humanos

Las modelos ‘midsize’: ¿triunfará la talla media en las pasarelas?

ÚLTIMOS ARTÍCULOS