Con esta entrega, demostraré lo que todos sabemos: Que la mayoría de las y los diputados de Puebla no tienen la menor idea de dónde están parados.

Son, como de media tabla.

¡Lástima!

Veamos:

1.- La Ley Seca es obsoleta y afecta a la economía y al turismo. Nos la pasamos promoviendo a Puebla como el gran destino para visitar y llegan los turistas y se enfrentan a la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas de consumo moderado.

Ninguna cámara empresarial, legisladora/o, ningún alcalde, menos aun prestador de servicios del ramo, se han propuesto abolir esta ley absurda y retrasada.

2.- El fin, el objetivo, “la tirada” pues, de los partidos políticos es la búsqueda del poder a través de procesos electorales democráticos. Los partidos reciben recursos públicos que les permite promover candidatos para ganar en la competencia. Pero en Puebla no es obligatorio participar en las elecciones.

Entonces: Reciben financiamiento público; los dirigentes se gastan el dinero; tienen autos, gastos de representación y viajes, gasolina, oficinas, ayudantes, internet, telefonía y pueden hacer lo que quieran con ese dinero.

Sin embargo, deciden no participar en las elecciones. Así fue en 2016 con Movimiento Ciudadano y así es en 2019 con los Partidos, Social de Integración, Compromiso por Puebla y Nueva Alianza Puebla.

Pero el Legislativo poblano nada hace, para modificar la ley electoral que obligue a los partidos a participar en lo que es su obligación: las elecciones.

Y si no quieren, pues que les quiten el dinero y ya ¿A verdad?

3.- Para poder asumir un cargo de dirección en el Congreso del Estado: Secretario General, Director Jurídico o de Servicios Legislativos, Contraloría, etc., es obligatorio para los aspirantes contar con título de licenciatura con 5 años como mínimo de expedición.

Pero, en contra sentido, el requisito para ser diputado es: saber leer y escribir.

Bueno, pues nadie se atreve a proponer que aquellos que van a representar a 6 millones de poblanos, cuenten al menos con grado de licenciatura.

Obliguemos pues a los próximos legisladores a tener un poco de instrucción. Digo ¿No?

Pero nada va a cambiar al menos, en estos tres aspectos.

Porque ni interés y menos, mucho menos, sentido común.

Punto.

He dicho y he escrito.

Ni Obama

Había pasado apenas una semana de su triunfo como gobernador del Estado en el 2004 y Mario Marín se reunió en Atlixco con la estructura del PRI en lo que fue llamada “la comida del triunfo”. En su discurso, dijo “ya ganamos Puebla, ahora vamos por la Presidencia…”. Un año después, nuestro personaje se convirtió en “El Precioso” y ahora en prófugo de la justicia ¡Vaya historia! Que no se la creería ni Obama.

El Verdugo.

En su afán de ser “transparente” y protagonista, el diputado Gerardo Islas le dio ideas a sus opositores para investigar la inexplicable fortuna de 54 millones de pesos que logró en menos de lo que duró el sexenio de Moreno Valle. Y es que los políticos son imprudentes ¿Qué necesidad de “ponerse de pechito” ante MORENA. Ahora ya no hay que investigar cuánto se robó, eso ya se sabe. El Verdugo dice: Ahora hay que ver cómo lo devuelve.

Es todo por hoy.

cmaciaspalma@yahoo.com.mx

cmaciaspalma0105@gmail.com

@cmaciaspalma

FB: Carlos Macías Palma

Miércoles: 17 a 18 horas en Carlos Macías-Radio (radioenredes.com)