Los integrantes de la Asamblea Social del Agua, quienes realizaron una manifestación a las puertas del Congreso, que acudieron a expresar su rechazo a la reforma a la Ley del Agua que impida la empresa el corte de servicio de agua aunque tenga adeudo.

Sin embargo, cuando se les permitió acceso para recibir a una Comisión, ya dentro exigieron entrar a la sesión que se desarrolla en el salón de plenos, los integrantes fueron encerrados y apareció entonces el diputado Héctor Alonso Granados, quien exigió a gritos los guardias de seguridad que cuidaban las puertas, dejar pasar a los manifestantes.

Una vez que, ingresaron a las galerías, Héctor Alonso regresó hecho una furia al pleno y comenzó a aventar papeles y atropello a su paso una tableta y objetos de otros diputados y remato con una palmada al hombro del diputado Gabriel Biestro que no se oye que le dijo, pero puso en alerta a las diputadas Nora Merino y María del Carmen Camacho que optaron por moverse y poner de pue a todos diputados.

La presidenta de la mesa directiva Josefina Hernández, llamó con campanilla en mano al orden y a la compostura, finalmente salieron los integrantes de la ASA y entregaron su documento a la Oficilía de partes, donde Marìa Eugenia Ochoa, presidenta de la citada Asamblea, señaló su solicitud de oponerse a limitar a 300 litros de agua, para impedir el corte, debido a que hay familias numerosas que no pueden consumir solamente 300 litros.

Adentro de la sala de plenos, los diputados seguían en la discusión por el comportamiento del diputado Héctor Alonso- A la defensa salieron los diputados Emilio Maurer y Arturo de Rosas.