La fiesta de San Felipe de Jesús es una de las tradiciones que se tienen en Puebla, el templo se ubica en la calle 5 de febrero número 1, en la Junta Auxiliar de San Felipe Hueyotlipan, en la ciudad de Puebla, es una fiesta en la que los habitantes del lugar hacen el tradicional mole para todos los invitados que llegan a este lugar, no pueden faltar los juegos mecánicos, además de los antojitos mexicanos, entre otras atracciones.

Pero quién es San Felipe de Jesús, es el primer santo y mártir mexicano. Nació en la Ciudad de México en 1572, cuentan que fue un niño muy inquieto y travieso. Hay una leyenda que cuenta que en casa de sus padres había una higuera marchita y en cierta ocasión su nana quien harta de sus travesuras le dijo: “Ay Felipe; esta higuera reverdecerá el día que tú seas santo”. Y el día de su muerte, la higuera reverdeció, por esta razón uno de los atributos es el higo.

Muy joven entró al noviciado franciscano, el cual abandonó y se dedicó al oficio de platero, su padre lo envió a Manila en Filipinas, para que se dedicara al comercio. Allí encontró una vida mundana que los deslumbró, pero al poco tiempo reconsideró su vocación, sus amigos lo abandonaron cuando se quedó sin dinero y regresó con los franciscanos de Manila. Ante el ofrecimiento de terminar sus estudios en México para ordenarse sacerdote, Felipe se embarcó con otros frailes, pero una tormenta desvió el barco hacia Japón, donde los franciscanos se dedicaron a hacer misión, la cual al principio tuvo éxito, pero al poco tiempo se desencadenó la persecución de Toyotomi Hideyoshi Taikósama contra los cristianos, ya que temía que los señores feudales se enriquecieran al comerciar con los extranjeros, amenazando su creciente poder. Felipe, que no había sido ordenado sacerdote hasta ese momento, pudo haber evitado los tormentos y la prisión pero optó libremente por la misma suerte que corrieron los misioneros.

Fueron 27 mártires que fueron llevados en procesión por varias ciudad de Kioto a Nagasaki, para ser objeto de burla, les cortaron una oreja a cada uno y finalmente, en la colina Nishizaka 6 franciscanos de la primera y tercera orden, 3 jesuitas y 17 laicos japoneses fueron colgados en cruces; al ver los soldados japoneses que Felipe de Jesús se ahogaba por la argolla que tenía en el cuello, lo atravesaron con dos lanzas en los costados, una de esta le atravesó su corazón. Murió el 5 de febrero de 1597.

Felipe fue beatificado junto con sus compañeros el 14 de septiembre de 1627 y posteriormente canonizado el 8 de junio de 1862 con lo que se convirtió en el primer santo mexicano durante muchos años.